CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

12 niños muertos en el “día más sangriento” en el noroeste de Siria

Por Kareem Khadder, Mohammad Eyad Kourdi, Eliza Mackintosh

(CNN) — Tres ataques separados se dirigieron a mercados muy concurridos en el noroeste de Siria, produciendo un brutal número de muertos el lunes en el área devastada por la guerra, según grupos locales de voluntarios y de derechos. Al menos 19 personas fueron asesinadas, 12 de ellas eran niños.

En la provincia de Idlib, el último bastión opositor principal de Siria, los ataques aéreos arrasaron dos mercados, matando al menos a nueve personas en Maarat al-Numan y la cercana Saraqeb, dijo un grupo de rescate voluntario conocido como los Cascos Blancos.

Al menos cuatro de los muertos en el ataque a Maarat al-Numan eran niños, según la Sociedad Médica Sirio Americana.

Las imágenes publicadas por los Cascos Blancos muestran a miembros sacando cuerpos de la escena en la ciudad de Maarat al-Numan, donde la lechuga y la cebolla estaban esparcidas por el suelo manchado de sangre.

MIRA: Un enemigo silencioso: las minas enterradas que amenazan a los civiles en Siria

Otro video de la misma ciudad compartido por los Cascos Blancos mostraba a una niña, con el rostro cubierto de sangre, llorando junto a su hermano y llamando a su padre. “Por favor, dime que mi papá todavía está vivo, por favor, papá sigue vivo”, dice ella.

CNN no pudo verificar independientemente la autenticidad de estos videos.

El grupo de rescate de los Cascos Blancos culpó del ataque al presidente sirio, Bashar al-Assad, que habitualmente realiza ataques aéreos en la zona con la ayuda de Rusia. En el pasado, el Gobierno sirio ha dicho que están atacando a terroristas en Idlib, donde sus fuerzas están presionando para recuperar los pocos grupos de resistencia que quedan en el país.

Horas después, otro ataque

Horas después de los ataques en Idlib, un ataque separado mató a ocho niños más y a otros dos en otro mercado en la ciudad de Tal Rifaat en la provincia vecina, según las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por los kurdos. Al menos ocho niños más resultaron heridos, según UNICEF.

La agencia infantil de la ONU dijo que estaba “conmocionada y entristecida” por las muertes reportadas. Los ataques del lunes elevaron el número de niños asesinados en el norte de Siria a al menos 34 en las últimas cuatro semanas, dijo UNICEF.

Hassan Hassan, residente de Tal Rifaat, dijo a CNN que el ataque del lunes golpeó un mercado local donde los niños habían estado jugando. Dijo que muchos de los muertos y heridos eran kurdos desplazados de Afrin después del asalto de Turquía allí en 2018.

MIRA: Israel lanza ataque contra decenas objetivos en Siria y se registran al menos dos muertos

E Ibrahim Sheikho, portavoz de un grupo local de derechos humanos llamado Human Rights of Afrin, le dijo a CNN que los ocho niños muertos en el ataque tenían entre tres y 15 años. Dijo que esperaba que el número de muertos aumentara debido a la gravedad de las lesiones.

El SDF culpó a las fuerzas turcas y a las ‘milicias respaldadas por Turquía’ por el ataque, que dijeron lanzaron artillería y morteros contra la ciudad. Kurdos sirios y funcionarios estadounidenses dijeron a principios de este mes que grupos respaldados por Turquía continuaron realizando ataques en el área, a pesar de un alto el fuego negociado el mes pasado.

Ni Turquía ni el Ejército Sirio Libre respaldado por Turquía o la FSA (también llamado Ejército Nacional Sirio) han respondido a las acusaciones del ataque del lunes contra Tal Rifat. CNN se ha comunicado con ambos para obtener comentarios.

Según Sheikho, la ciudad de Tal Rifaat tiene más de 22.000 desplazados internos, en su mayoría kurdos, que son de Afrin.

Describió el área como controlada por el gobierno sirio, pero dijo que solo se ven fuerzas rusas dentro de la ciudad.

La guerra civil de ocho años en Siria ha matado a unas 400.000 personas y desplazado a millones desde que comenzó en 2011.