CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

El informe republicano alimenta la fantasía de Trump sobre Ucrania

Por Stephen Collinson

Washington (CNN) — Un nuevo informe destinado a defender a Donald Trump contra las alegaciones demócratas de abuso de poder representó una demostración notable del mayor logro político del presidente: la transformación del Partido Republicano a su semejanza.

El documento de 123 páginas escrito por miembros del Partido Republicano sobre tres comisiones de la Cámara formalizó el propio ciclo de distracción y negación del presidente que utilizó para superar el escándalo de Rusia. Está usando la misma táctica para salvar su trabajo ahora que se enfrenta a un juicio político por su presión política a Ucrania.

“Creo que es muy antipatriótico de parte de los demócratas”, dijo Trump sobre el proceso de juicio político el martes en Londres junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. “Creo que es algo malo para nuestro país. No se suponía que el juicio político se usara de esa manera”.

Trump no está esperando escuchar el caso formal en su contra porque no tiene que hacerlo. En última instancia, hará poca diferencia ya que su defensa hace mucho tiempo se alejó de los hechos y se basa en vender una narrativa desinformativa a sus seguidores que siembra confusión y devalúa la verdad para todos los demás.

LEE: La Casa Blanca no participará en la audiencia de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes este miércoles

El informe publicado por los aliados republicanos del presidente en la Cámara el lunes fue en efecto la refutación de un informe sobre la investigación de juicio político demócrata que el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, publicará el martes.

El mensaje del documento –no tanto una defensa de Trump sobre los motivos sino más bien un respaldo de sus negativas contrafácticas — era simple: nada de lo que Trump hizo cuando se trataba de Ucrania estaba mal. Su plan dirigido por el abogado personal Rudy Giuliani para obligar a Ucrania a investigar a un enemigo político, Joe Biden, estaba bien, según el documento partidista. Al contrario de lo que declararon los altos funcionarios, no hubo quid pro quo, afirman los republicanos de la Cámara. Y todo el drama de Ucrania equivale a un golpe de Estado por parte de sus enemigos del “Estado profundo”, a pesar de una avalancha de evidencia que muestra lo contrario.

El informe, que ignora el testimonio significativo e incriminatorio contra Trump, es una clara señal de confianza entre los republicanos de que la coalición conservadora pro Trump se mantendrá y que, a pesar de la aparente fortaleza del caso demócrata, no provocará un terremoto político en un nación tribalizada que podía ver al presidente expulsado.

La negativa del informe a reconocer incluso cualquier comportamiento inapropiado de Trump, frente a la evidencia directa, también ofrece un marcador de cómo los republicanos pueden abordar un eventual juicio de juicio político en el Senado.

El informe es tan abiertamente partidista que puede socavar su propia efectividad entre todos menos los partidarios más fuertes del presidente.

“Creo que jugaron de más su mano, cualquier mano que tuvieran”, dijo Ryan Goodman, ex asesor especial del Departamento de Defensa en “Erin Burnett OutFront”.

“Desafía lo que acabamos de saber en las últimas dos semanas en las audiencias públicas”, dijo, citando el testimonio de funcionarios designados por Trump alarmados por el comportamiento del presidente.

MIRA: Republicanos defienden a Trump ante el juicio político

En una evolución significativa de la defensa del presidente que pone a prueba la credibilidad del Partido Republicano, el informe argumentó que no había nada malo en la preocupación de Trump sobre las actividades comerciales del hijo de Biden, Hunter, en Ucrania, a pesar de que no hay evidencia de irregularidades y el presidente se puso de pie para ganar políticamente.

Un jurado que se ha decidido

La refutación de la Cámara de Representantes fue un ejemplo de lo que hacen los abogados: enmarcar una contra-narrativa del caso de la acusación utilizando evidencia selectiva para pintar a su cliente de manera favorable.

Encapsuló muchas quejas republicanas sobre el proceso demócrata transmitido durante las audiencias de juicio político televisadas el mes pasado.

“La evidencia presentada no prueba ninguna de estas acusaciones demócratas y ninguno de los testigos demócratas testificó haber tenido evidencia de soborno, extorsión o cualquier crimen o delito menor”, dijo el informe publicado el lunes.

Pero la función del informe era principalmente política. A diferencia de la apelación de un abogado defensor ante un jurado, esto se parecía más a un caso diseñado específicamente para personas que ya habían tomado una decisión: el público estadounidense que vota por Trump y que esperan que sea lo suficientemente grande como para salvar la presidencia.

Como tal, contará un cuento para la historia del momento político actual en el que el presidente apostó por gobernar por división en lugar de unir a la nación en una amplia coalición.

Es una maniobra política en la que Trump no cuestiona los hechos: pide categóricamente a los partidarios que ignoren la evidencia ante sus propios ojos y lanza humo para frustrar una comprensión más amplia.

Esto fue más claro cuando el informe del Partido Republicano abordó la llamada con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky el 25 de julio cuando pidió un “favor”: una investigación sobre la teoría de la conspiración de 2016 que Ucrania se entrometió en las elecciones y sugirió que Kiev también mirara en el actividad de los Biden.

LEE: The Washington Post: Giuliani cabildeó en el departamento de Justicia por un cliente venezolano que lo recibió en Madrid para una reunión con un funcionario de Ucrania

Sin embargo, el informe, apenas creíble, describe la transcripción aproximada de la llamada como reflejo de “risas, bromas y cordialidad”.

También toma la afirmación de Trump de que no hubo presión sobre Zelensky en la llamada como evidencia creíble de que no había ninguna. En esto, el informe contradice hechos claramente establecidos y el hábito de Trump de aplastar las limitaciones de su oficina a la vista del público.

Además de la evidencia de la llamada, el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo públicamente que los quid pro quos relacionados con la ayuda son una parte normal de la política exterior y les dijo a los periodistas que “lo superen”.

Trump dijo en la Casa Blanca el 3 de octubre que si Ucrania era “honesta”, investigaría a los Biden, en un posible abuso de su autoridad en la configuración de la política exterior para beneficio político personal.

Adoptando la visión de Trump de la presidencia, el informe mantuvo la fe en el mantra de Trump de nunca admitir una pizca de irregularidades. Dijo que Trump tenía una profunda sospecha de corrupción en Ucrania, aunque un testigo, el diplomático estadounidense David Holmes, dijo que el embajador estadounidense en Ucrania le dijo que a Trump solo le importaban “cosas gordas” como investigar a Biden.

LEE: Conclusiones de un día ajetreado en los tribunales sobre la investigación de juicio político

El ‘Estado profundo’ está de vuelta

El informe del Partido Republicano también desarrolló una narrativa de un golpe de “Estado profundo” frustrado dentro del Gobierno de EE. UU. y conspiraciones que Trump y aliados conservadores de los medios han estado difundiendo incluso antes de asumir el cargo como un pegamento para reafirmar su base de votación.

Aunque escrito en jerga legal, el informe a menudo parecía formalizar las publicaciones de Twitter del presidente y los monólogos de presentadores de programas de noticias conservadores que apoyan al presidente.

“Los demócratas están tratando de destituir a un presidente debidamente elegido sobre la base de las acusaciones de suposiciones de burócratas no elegidos que no estaban de acuerdo con las iniciativas y procesos de política del presidente Trump”, se lee en el informe. “Están tratando de destituir al presidente Trump porque algunos burócratas no electos se molestaron por el enfoque de la diplomacia de un presidente electo ‘fuera de la Casa Blanca'”.

Funcionarios actuales y anteriores declararon el mes pasado que estaban conmocionados por los esfuerzos de Trump por secuestrar políticas exteriores basadas en intereses entendidos desde hace mucho tiempo para su propio beneficio político.

Trump ha usado defensas similares de doblar los hechos durante años.

La reaparición en la escena este fin de semana, por ejemplo, de la ex agente del FBI Lisa Page, quien fue acusada de parcialidad política contra el presidente en la investigación de Rusia, le permitió revivir una teoría conspirativa infundada y familiar contra el FBI.

LEE: Rompe el silencio la exabogada del FBI que fue blanco de Trump

El presidente no tardó mucho en demostrar el juego político en el trabajo sobre el juicio político el lunes, enviando un tuit desde Gran Bretaña, donde acaba de aterrizar para una reunión de la OTAN.

Activando un ciclo mutuo de refuerzo con aliados del Partido Republicano, Trump elogió calurosamente a los aliados del Partido Republicano que lo escribieron y que confían en su apoyo para sus carreras.

“Leí el informe de los republicanos sobre el engaño de la acusación. ¡Gran trabajo! La izquierda radical NO TIENE CASO. Lean las transcripciones. Ni siquiera deberían permitírselo. ¿Podemos ir a la Corte Suprema para detenernos?”, tuiteó.

Trump utilizó la misma táctica de ataque para elogiar al senador John Kennedy, un republicano de Luisiana que nuevamente sugirió la equivalencia entre los comentarios críticos sobre Trump de algunos funcionarios ucranianos y una operación de espionaje rusa patrocinada por el Estado que apunta a las elecciones de 2016.

Y el ciclo diario de desinformación del presidente continuó con su cita selectiva de una entrevista con la revista Time y varios medios europeos en los que Zelensky negó haber discutido un quid pro quo con el presidente, pero pareció reprenderlo por retener la ayuda cuando su Gobierno está librando una guerra amarga con los separatistas pro-rusos.

“Gracias al presidente Zelensky. Caso cerrado. ¡Los demócratas que no hacen nada finalmente deberían volver a trabajar!”, escribió Trump.

Demócratas votarán sobre el informe

El lunes, los demócratas pusieron a disposición su informe que detalla el caso sobre Trump a los miembros para que lo vean. Se espera que la Comisión de Inteligencia de la Cámara entregue formalmente el caso a la Comisión Judicial de la Cámara el martes, antes de la primera audiencia de juicio político programada para el miércoles.

Los abogados de Trump han optado por no asistir a la reunión, una medida posiblemente diseñada para sugerir una consideración de los méritos del juicio político como ilegítima.

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara, Jerry Nadler, publicó el lunes la lista de testigos para la reunión.

MIRA: Trump y sus abogados declinan participar en la audiencia de juicio político esta semana

Los testigos son todos expertos en derecho constitucional: Noah Feldman, Pamela S. Karlan, Michael Gerhardt y Jonathan Turley, profesores, respectivamente, en las facultades de derecho de las universidades de Harvard, Stanford, Carolina del Norte y George Washington.

Betsy Klein de CNN contribuyó a este informe.