CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Móvil

El hermano de Pablo Escobar lanzó un teléfono inteligente plegable que, según él, solo puede ser destruido por el fuego

Por Allen Kim

(CNN) — Durante años, el hermano de Pablo Escobar trabajó como contador en el brutal Cartel de Medellín mientras reinventaba el comercio mundial de cocaína.

Ahora, tiene los ojos puestos en un nuevo mercado: los teléfonos inteligentes.

Roberto Escobar, de 71 años, está lanzando un teléfono plegable a través de su compañía de inversión, Escobar Inc. Se llama Escobar Fold 1, y lleva el nombre de su hermano.

El CEO de Escobar Inc., Olof Gustafsson, dijo a CNN que la pantalla está hecha de un plástico patentado que «la hace casi irrompible», alegando que es la «pantalla de teléfono más duradera del mercado».

Los precios empiezan en US$ 349. El teléfono utiliza el sistema operativo Android de Google.

publicidad

«Nuestro teléfono ha pasado por pruebas rigurosas», dijo Gustafsson. «La única forma verdadera de romper nuestro teléfono es quemarlo, lo que me imagino que un usuario promedio no haría».

De la prisión a los teléfonos inteligentes

La compañía fue formada por Roberto Escobar en 1984 como una holding de «protección de activos y valores» para los hermanos Escobar, según su sitio web.

Había, en ese momento, bastantes hermanos.

Pablo Escobar fue responsable del tráfico del 80 % de la cocaína del mundo a fines de los años setenta y principios de los ochenta, según dice la empresa. Forbes incluyó a Pablo Escobar en su lista de multimillonarios del mundo desde 1987 hasta 1993. Escobar fue asesinado a tiros el 2 de diciembre en su ciudad natal de Medellín mientras se encontraba prófugo de las autoridades colombianas.

Roberto se entregó a la policía en 1992 durante una ofensiva contra el Cartel de Medellín, y pasó 10 años en prisión por delitos relacionados con drogas. Después de su liberación, organizó un recorrido por una de las casas de su hermano como negocio y una vez afirmó que descubrió un gran avance en la búsqueda de una cura para el sida.

Ahora, medio ciego y medio sordo por una carta bomba que estalló cerca de su cara en prisión en 1993, Roberto sueña con convertirse en un fabricante de teléfonos inteligentes siguiendo los pasos de Samsung con su Galaxy Fold.

«Queremos vencer a la competencia», dijo Gustafsson a CNN. «Descubrimos muy rápido que si hacemos un buen teléfono que se pliega por un precio razonable, podemos vender muchas unidades. Y eso es lo que está sucediendo ahora».