CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Francia

Lo que debes saber sobre la huelga nacional en Francia contra la reforma al sistema de pensiones

Por Saskya Vandoorne, Melissa Bell

París, Francia (CNN) — La última vez que Francia buscó un sistema de pensiones universal, Jacques Chirac era presidente, Alain Juppé, su primer ministro y, como hoy, una ola de frío helado caía sobre el país.

Juppé, con la esperanza de equilibrar los libros del país antes del cambio al euro, anunció una serie de reformas a la seguridad social, incluida la armonización del variado sistema de pensiones de Francia y el fin de los llamados “regímenes especiales” que disfrutan los trabajadores del sector público.

French Prime Minister Alain Juppé during a weekly parliament question and answer session in November 1995.

Primer ministro francés Alain Juppé en sesión en el Parlamento en noviembre de 1995.

Después de que dos millones de personas salieron a las calles y casi tres semanas de una parálisis casi total, la reforma de las pensiones se retiró, y Juppé salvó su cargo de primer ministro. Pero no por mucho. Dos años más tarde, los políticos de centro derecha perdieron el poder legislativo que pasarían años luchando por recuperar. La reforma no se ha intentado desde entonces. Hasta ahora.

El presidente Emmanuel Macron ha anunciado reformas que pondrían fin a los 42 planes de jubilación actualmente en vigor en Francia.

La idea es que los esquemas, que incluyen disposiciones especiales para ciertas profesiones, como los trabajadores ferroviarios y los conductores de trenes que se benefician de la jubilación anticipada, se unificarían en un único sistema basado en puntos que otorgaría a todos los trabajadores los mismos derechos.

French President Emmanuel Macron during the NATO summit in the United Kingdom.

El presidente Emmanuel Macron en la cumbre de la OTAN en el Reino Unido.

Pero muchos temen que bajo el nuevo sistema de jubilación universal de Macron, tendrán que trabajar más tiempo por menos, a pesar de que la edad oficial de jubilación en Francia es de 62 años, una de las más bajas entre los 36 países que pertenecen a la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCDE).

Se ha descrito como el desafío de reforma más difícil del presidente, y mañana será su mayor prueba hasta el momento: se espera que los conductores de ambulancias, maestros, sindicatos policiales, trabajadores postales y trabajadores de hospitales se unan a la huelga. Y por primera vez, los chalecos amarillos se unirán a los sindicatos en sus protestas.

Solo en París, 300 de las 652 escuelas primarias de la capital estarán cerradas debido a la huelga.

6.000 policías serán desplegados en París por las manifestaciones en toda la ciudad, con prohibición de protestas en los Campos Elíseos, Matignon y estaciones de policía.

Y más allá del caos temido a lo largo de la ruta de las protestas, es probable que la interrupción se sienta mucho más allá con el 90% de los trenes y el 20% de los vuelos nacionales cancelados el jueves, 11 de las 16 líneas de metro de París estarán completamente cerradas, y el Eurostar espera que solo la mitad de sus trenes funcionen jueves y viernes. Además de la incertidumbre: la naturaleza ilimitada de la huelga que podría continuar durante días o incluso semanas.

Commuters walk inside Montparnasse train station in Paris on December 4, 2019, on the eve of a national strike over pension reforms.

Pasajeros en la estación de trenes de Montparnasse en París el 4 de diciembre, antes de la huelga nacional por la reforma de pensiones.

Con siete de cada 10 franceses diciendo que respaldan la huelga, y la popularidad de Macron en torno al 33%, según la encuestadora Ifop, después de un año de violentas protestas y disturbios de los chalecos amarillos, 1995 está en la mente de cualquier persona lo suficientemente mayor para recordarlo este jueves.

Entonces, como ahora, Francia se enfrenta a un frío invierno de descontento con un Gobierno que apuesta por la credibilidad de la reforma que considera necesaria, y pocos creen que sea posible.