CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Santos y Timochenko se reencuentran a tres años de firmar el proceso de paz en Colombia: ¿qué se dijeron?

Por CNN Español

(CNN Español) – Fue una imagen que recorrió el mundo en septiembre 2016 y selló el nuevo capítulo de un país que llevaba más de medio siglo de guerra: el entonces presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el líder de la hoy desmovilizada guerrilla de las FARC Rodrigo Londoño, quien todavía es ampliamente conocido por su alias Timochenko, firmando el histórico acuerdo de paz para terminar el conflicto armado. Juntos. Dándose la mano. Sonriendo. Y luego, dos meses después, en noviembre, repitiendo la escena con un acuerdo modificado, tras la derrota del plebiscito.

A tres años de ese momento, mientras el país vive intensas jornadas de manifestaciones contra el gobierno de Iván Duque, Santos y Londoño volvieron a encontrarse para conversar con la periodista Carmen Aristegui, de CNN Español. Uno al lado del otro hablaron sobre la convulsión que atraviesa Colombia, el acuerdo por el que apostaron y el narcotráfico como estrategia de financiamiento de las FARC siendo un grupo guerrillero. ¿Qué se dijeron? Aquí los momentos más destacados de la entrevista, cuya segunda parte se emitirá este jueves 5 de diciembre a las 11:00 p.m., hora del este.

Santos: «50 años de guerra son demasiados»

Santos, quien terminó su segundo mandato el 7 de agosto de 2018, explicó cómo fueron los inicios del conflicto armado en Colombia en un pueblo llamado Marquetalia, donde surgen inicialmente las autodefensas campesinas que luego se convertirían en las Fuerzas Revolucionarias de Colombia, FARC. «Eso fue en 1964, en medio del mundo en una Guerra Fría y la Guerra Fría en cierta forma también se trajo a Colombia», señaló Santos. Y a renglón seguido aseguró que «50 años  de guerra  son demasiados  años  y por eso  nosotros teníamos que  encontrar la solución a ese conflicto armado, estábamos perdiendo nuestra capacidad de sentir compasión». Agregó que una sociedad que «pierde su capacidad» de sentir compasión «queda sin futuro  por eso nos empeñamos en buscar esa solución negociada».

Londoño señaló que con el acuerdo se firmaron las bases «mínimas para una solución política al conflicto interno que estaba viviendo Colombia». Pero a partir de ahí, acotó el ahora líder del partido FARC, fue necesario también empezar con «las transformaciones también mínimas que necesita el Estado colombiano para iniciar la erradicación de las causas que generaron el conflicto a lo largo de todos estos años». Por eso destacó la importancia de que se cumpla integralmente lo acordado.

De hecho, el cumplimiento y la implementación de los acuerdo de paz de La Habana es una de las razones por las que los manifestantes en Colombia han salido a las calles a protestar contra el gobierno de Iván Duque. Algo que Santos relaciona con que la gente se siente «más libre» que antes. Al explicar que parte de lo pactado buscaba enfrentar problemas que afectaban a toda la población, como el desarrollo del campo, el narcotráfico y la modernización de la democracia. «El tema de la reforma política, de modernizar nuestra democracia,  de fortalecerla. Las protestas de hoy, que estamos viendo en Colombia en cierta forma tienen que ver con que la gente hoy se siente  mucho más libre de lo que se sentía antes», sostuvo el expresidente.

publicidad

En este sentido, Santos aseguró que «la gente se dio cuenta que todas las mentiras que estaban diciendo sobre el proceso de paz no eran verdad y que el proceso marchaba con dificultades, pero marchaba en la dirección correcta». Añadió que «una parte importantísima de las razones para las protestas» se debe a que «el gobierno no ha mostrado la suficiente voluntad para la implementación de los acuerdos de paz».

Por su parte, Londoño señaló que más del 95% «de los exguerrilleros, de los que militábamos en las FARC antes de la firma del acuerdo se mantiene». Destacó que una parte de esos excombatientes está en las principales ciudades del país «tratando de sobrevivir y vinculándose en actividades productivas», debido a que «desafortunadamente los proyectos que soñamos de gran envergadura aún no arrancan».

Timochenko: «Una cosa es ser revolucionario y otra cosa es ser narcotraficante»

Ante la pregunta sobre el narcotráfico como manera de financiamiento, Londoño quiso explicar que se trató de un fenómeno que apareció en los años 80, posterior a la formación de las FARC como guerrilla. «Lo vimos como una posibilidad financiera  para recoger finanzas  en función del proyecto político, como lo hacíamos con otras actividades ilegales o legales que se daban en las regiones para recoger las finanzas en función de sacar adelante el proyecto», dijo. Y luego agregó que el narcotráfico nunca los «permeó» como organización: «Si nos hubiéramos  dejado  absorber por el narcotráfico hoy no hubiéramos necesitado ese acuerdo,  hubiéramos desaparecido  sin necesidad de ningún acuerdo porque una  cosa es ser revolucionario  y otra cosa es ser narcotraficante».

También aclaró que durante el proceso de desmovilización y desarme, su organización no habla de «entrega de armas» sino de «dejación» porque no fueron derrotados: «No estábamos ante una derrota militar». Luego añadió «nos reincorporamos a la vida civil, a la vida legal, al cumplimiento de las leyes y la Constitución».

No te pierdas la segunda parte de la entrevista con Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño en Aristegui este jueves 5 de diciembre a las 11:00 p.m., hora del este.