CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Bolivia

Cinco momentos de Evo Morales en México en un mes de asilo

Por CNN Español

(CNN Español) — En la madrugada del 12 de noviembre, horas después de renunciar a su cargo, el ahora expresidente de Bolivia Evo Morales llegó en un avión del Gobierno mexicano a ciudad de México donde fue recibido en calidad de asilado político.

Un mes después Morales salió del país y llegó a Argentina, solo dos días después de que el nuevo presidente Alberto Fernández, se posesionara en el cargo.

Estos son cinco momentos clave en un mes de Morales fuera de su país.

1. Su llegada como asilado a México

Después de casi un mes de protestas en las calles y tras 13 años, 9 meses y 18 días en el poder, el hasta entonces presidente de Bolivia Evo Morales renunció a su cargo y el 11 de noviembre en la noche salió de su país con rumbo a México. Un avión de la Fuerza Aérea mexicana, volando a través de Perú, llegó a La Paz para sacarlo del país.

Pero no pudo devolverse por la misma ruta, pues no podían volver por Perú para recargar combustible. Así que el canciller de México, Marcelo Ebrad, estableció contacto con las autoridades de Paraguay para que el avión hiciera una parada técnica en Asunción, y luego gestionó permisos para usar el espacio aéreo de Brasil, Ecuador y Perú. A las 2 de la madrugada de ese 12 de noviembre, el avión despegó de la capital paraguaya rumbo a México.

“Es como un viaje por la política latinoamericana y cómo se toman las decisiones”, dijo Ebrad al detallar la odisea de Morales.

A su llegada a Ciudad de México, Morales agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por “salvarle” la vida.

Un mes después, Morales dijo que a su llegada a México estaba “triste y destrozado” y agradeció a México por su apoyo y solidaridad.

Morales estaba en México como refugiado y asilado político.

2. Fue declarado visitante distinguido de Ciudad de México

En su segundo día en México tras recibir asilo político, la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum le otorgó el título de “huésped distinguido”, en medio de vítores de quienes lo llamaron “presidente”.

Sheinbaum apoyó la postura de AMLO de que en Bolivia hubo “claramente y sin titubeos desde el primer momento un golpe de Estado contra el presidente Evo Morales”.

La secretaria de Gobierno resaltó “la vocación pacifista, solidaria, hospitalaria y de asilo” del país.

“Con la convicción de que representó a un pueblo solidario y libertario, le decimos bienvenido Evo Morales a la ciudad de México”, dijo Sheinbaum en Ciudad de México.

Morales agradeció a México por su solidaridad y dijo estar dispuesto a regresar a su país si sus simpatizantes se lo piden.

3. Morales fue abucheado en México cuando daba un discurso

La llegada de Morales a México fue polémica. Solo dos semanas después de llegar asilado, seguidores y opositores del expresidente tuvieron una confrontación cuando Morales daba un discurso en una actividad de la UNAM en Ciudad de México el pasado 26 de noviembre.

Algunos manifestantes que estaban en la sala alzaron pancartas en su contra y empezaron a proferirle algunos abucheos que impidieron que el exmandatario pudieran avanzar con su discurso. Una vez que retiraron a quienes se pronunciaron en contra del exmandatario de Bolivia, Morales pudo continuar y se refirió a lo sucedido.

“Esta clase de problemas vivimos cada día que vienen de la derecha fascista y racista, para que sepan los hermanos de México. Eso no nos asusta. Hemos soportado, el movimiento indígena, más de 500 años esta clase de agresiones y provocaciones”, aseguró.

4. Lo que ha pasado durante su estancia en México

En el mes que pasó en México, la actividad política de Morales no ha cesado. Ha concedido entrevistas, hablado en repetidas ocasiones sobre la crisis política y social de su país y ha hecho llamados en varias oportunidades a un diálogo nacional para pacificar el país.

Entre tanto en Bolivia, se han concretado acuerdos políticos, que incluyen a la bancada del Movimiento Al Socialismo, el partido de Morales, en la asamblea legislativa que permitieron la promulgación de una ley de convocatoria a nuevas elecciones presidenciales en el país con un nuevo tribunal electoral. 

Un mes después de la partida de Morales, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos concluyó que hubo graves violaciones a los derechos humanos durante la crisis política y social que desató informes de fraude electoral durante las elecciones generales de octubre y la renuncia del expresidente Evo Morales en noviembre.

“La violencia socio política generalizada que se desencadenó en los períodos previo y posterior a las elecciones generales, caracterizada por la polarización, la hostilidad y el odio en las relaciones sociales, fundados en la discriminación, la intolerancia y el racismo, se ha registrado una serie de graves violaciones de derechos humanos de amplio espectro y lamentables consecuencias, mucho más allá del contexto de la protesta social, al nivel más estructural y fundamental de la sociedad boliviana, con profundas repercusiones sobre la vida cotidiana del país”, dijo la CIDH en el reporte.

Durante su visita, la delegación de la CIDH constató que durante las protestas que iniciaron en octubre murieron más de 30 personas, más de 800 resultaron heridas y al menos 360 fueron detenidas. La comisión destaca y condena incidentes ocurridos en las ciudades de Sacaba y de Senkata que califica de “masacres” luego de que se registrara la muerte de 18 personas en enfrentamientos entre seguidores, opositores de Morales y las fuerzas del orden.

Según el informe de la comisión, se recibieron reiteradas denuncias sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y de las Fuerzas Armadas, golpes, disparos, o por la utilización indiscriminada de gases lacrimógenos u otros objetos.

5. Salió de México rumbo a Argentina

Un mes después de llegar a México, el Morales llegó a Argentina en calidad de asilado, confirmó el canciller argentino Felipe Solá.

Solá detalló que concedió asilo a cinco ciudadanos bolivianos la noche del jueves entre ellos el expresidente Morales, su ex vicepresidente Álvaro García Linera, el excanciller Diego Pary y la exministra de Salud Gabriela Montaño.

Morales y sus acompañantes solicitarán que se les conceda refugio político que según adelantó Solá, será aprobado este mismo jueves por el Ministerio del Interior. El exmandatario boliviano no podrá inmiscuirse en la política boliviana, dijo Solá, como parte de su compromiso como refugiado.

Una semana antes, el 7 de diciembre, había salido en un “viaje temporal” de México rumbo a Cuba, según informó la Secretaría de Relaciones Exteriores en ese momento.

Según dijo Solá este jueves, el proceso para recibir a Morales luego de su renuncia a la presidencia de Bolivia empezó hace un mes, cuando el exmandatario anunció su decisión de abandonar Bolivia. Solá dijo que en ese momento Morales solicitó asilo en Argentina que fue negado por el entonces presidente Mauricio Macri.

Dos hijos de Morales se encuentran en Argentina como estudiantes universitarios.

A su salida de México, Morales volvió a agradecer al presidente López Obrador por “salvarme la vida y por cobijarme” durante un mes. Morales dijo que llegó a Argentina “para seguir luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande” y dijo que se siente “fuerte y animado”.