CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Petróleo

El mundo tiene su primera compañía de US$ 2 billones, ¿pero por cuánto tiempo?

Por Charles Riley

(CNN Business) — Las acciones de Saudi Aramco se dispararon al alza el jueves, convirtiendo al gran productor estatal de petróleo en la primera compañía de US$ 2 billones del mundo y logrando la valuación buscada por el Príncipe heredero Mohammed bin Salman.

La acción ganó 10% por segundo día consecutivo, alcanzando 38,70 riales (US$ 10,32) por acción antes de dejar algunas de sus ganancias.

Saudi Aramco ha ganado aproximadamente US$ 300.000 millones en valor desde que sus acciones debutaron en la bolsa de valores de Riad el lunes, en la mayor oferta pública inicial registrada. Es, por mucho, la compañía más valiosa del mundo, empequeñeciendo a Apple, que vale alrededor de US$ 1,2 billones.

La gran mayoría de los compradores de acciones están en Arabia Saudita. Samba Capital, que gestionó la salida a bolsa, dijo el martes que el 97% de los inversores minoristas que recibieron acciones eran del país. Y más del 75% de las acciones vendidas a inversores institucionales se destinaron a empresas sauditas, fondos e instituciones gubernamentales.

La valoración de US$ 2 billones fue una prioridad para el príncipe heredero desde que promocionó por primera vez la privatización parcial en 2016, pero muchos analistas consideraron que la cifra era exagerada a pesar del monopolio de Aramco sobre la producción de petróleo en Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de crudo.

publicidad

Los analistas de Bernstein Research dijeron el jueves que la valoración de US$ 2 billones fue «demasiado, demasiado pronto» dado el débil crecimiento esperado de las ganancias y poco alza para los precios mundiales del petróleo. La compañía luce costosa, dijeron, en comparación con algunos sus pares como Exxon y Royal Dutch Shell.

«Aramco debería negociar con un descuento en lugar de una prima para las grandes petroleras internacionales», dijeron los analistas. Anotaron que más del 98% de la compañía todavía es propiedad del reino, lo que sugiere que los inversores deberían preocuparse por el gobierno corporativo. Bernstein reconoce que la compañía vale como mínimo US$ 1,4 billones.

«Aramco podría negociar una liga propia por algún tiempo, pero el mercado de valores es una máquina de pesaje a largo plazo y las leyes de la gravedad económica eventualmente se aplicarán», dijeron los analistas de Bernstein. Recomendaron que los inversores vendan las acciones de Aramco ahora.

El largo camino hacia una OPV

El escepticismo internacional sobre la valoración, combinado con los bajos precios del petróleo, la crisis climática y el riesgo geopolítico, obligó a Arabia Saudita a reducir sus ambiciones iniciales para obtener una oferta pública de venta (OPV).

Pero el acuerdo se vio obstaculizado por las preocupaciones sobre la valoración y las posibles complicaciones legales en Estados Unidos. Fue archivado después de que el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en un consulado saudí en Turquía provocó un escalofrío a través de lazos comerciales con el reino.

Sin embargo, la cotización se revivió a principios de este año, y Aramco siguió adelante a pesar de recibir un interés moderado de los inversores internacionales. Aramco finalmente recaudó US$ 25.600 millones vendiendo el 1,5% de la compañía a una valoración de US$ 1,7 billones.

Gianna Bern, experta en energía que enseña en el Colegio de Negocios Mendoza de la Universidad de Notre Dame, dijo que la oferta local pudo atraer a una «audiencia amigable» de ciudadanos sauditas. Los inversores internacionales observarán cómo la empresa maneja los requisitos de divulgación y reglamentarios antes de considerar si comprar en una posible lista internacional futura.

«La prueba real será una oferta global, en otra jurisdicción, como Londres o Asia, con requisitos regulatorios más estrictos», dijo Bern, quien también es el director fundador de la consultora de energía Brookshire Advisory and Research.