CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medicina

Ingrediente de ‘hongos mágicos’ podría usarse para tratar la depresión, según estudio

Por Jessie Yeung

(CNN) — Los “hongos mágicos” pueden haber dado un paso más para convertirse en un tratamiento para la depresión.

El ingrediente activo en los hongos alucinógenos se llama psilocibina y un nuevo estudio británico sugiere que podría usarse de manera segura para tratar la depresión cuando otras drogas han fallado, ofreciendo esperanza a millones de pacientes en todo el mundo.

El estudio, realizado por King’s College London y la compañía de salud mental Compass Pathways, administró psilocibina a 89 voluntarios adultos sanos.

'hongo mágico' podría usarse para tratar la depresión

El estudio comparó los efectos de dosis de 10 mg y 25 mg de psilocibina y un placebo.

“No hubo eventos adversos graves” y “no hubo efectos negativos” sobre la función cognitiva y emocional entre los voluntarios que tomaron psilocibina, según un comunicado de prensa de Compass Pathways. En cambio, los voluntarios experimentaron “cambios en la percepción sensorial y alteración positiva del estado de ánimo”, efectos típicos de las drogas alucinógenas.

“Los resultados del estudio son clínicamente tranquilizadores y respaldan un mayor desarrollo de la psilocibina como tratamiento para pacientes con problemas de salud mental que no han mejorado con la terapia convencional, como la depresión resistente al tratamiento”, dijo James Rucker, uno de los investigadores principales del King’s College London, en el comunicado de prensa.

LEE: Denver es la primera ciudad de EE.UU. que despenaliza los hongos alucinógenos

Esta es solo la primera de dos fases en sus pruebas: la segunda fase del ensayo involucrará a más de 200 pacientes con depresión en Europa y América del Norte.

Más de 264 millones de personas en todo el mundo están afectadas por la depresión, según la Organización Mundial de la Salud. El tratamiento farmacéutico más común es tomar antidepresivos como Prozac, que aumentan los niveles de serotonina en el cerebro para mejorar el estado de ánimo.

Pero este tipo de antidepresivo no funciona para todos, y generalmente se prescribe como un tratamiento a largo plazo para mantener la efectividad.

Por el contrario, las drogas alucinógenas alteran rápidamente nuestra función cerebral y, por lo tanto, podrían tratar a los pacientes en solo unas pocas dosis cuando se combinan con la terapia, sugirieron los investigadores. Aunque la investigación permanece en las primeras etapas, dicho tratamiento podría enfocarse en una variedad de afecciones de salud mental, incluida la ansiedad, la adicción y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Así es como funciona: teóricamente, la psilocibina ayuda a “aflojar” los patrones profundamente arraigados de pensamiento y comportamiento detrás de muchos de estos trastornos mentales, según el King’s College London. Podría “relajar” las partes de nuestro cerebro que controlan estos comportamientos, permitiendo así que los viejos patrones cambien o se desvanezcan. Los pacientes que recibieron psilocibina describieron haber regresado con “nuevas ideas” y cambiaron las perspectivas sobre sus dificultades, dijo la universidad.

Un estudio de 2014 del Imperial College de Londres respalda esta teoría. Después de que se inyectó psilocibina a los voluntarios, las partes de su cerebro asociadas con el pensamiento emocional se volvieron más activas, mientras que la parte introspectiva y consciente de su cerebro se volvió menos activa.

LEE: Una dieta saludable ayuda contra la depresión en adultos jóvenes, según un estudio

Pero la psilocibina y otros alucinógenos todavía tienen un largo camino para ser aprobados, desarrollados y desplegados como tratamientos. Recientemente, ciudades estadounidenses como Denver y Oakland tomaron decisiones para despenalizar la psilocibina; en todo el país, todavía figura como una sustancia controlada de la Lista 1, lo que significa que no tiene propiedades medicinales según la política federal oficial de EE. UU.