CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Londres ha gastado miles de millones de libras, pero nadie puede escapar del cambio climático

Por Mick Krever, Phil Black

(CNN) — La cruda realidad del cambio climático muestra que incluso las ciudades que parecen estar mejor defendidas contra el aumento del nivel del mar enfrentan el potencial de inundaciones catastróficas.

Toma como ejemplo a Londres, capital del Reino Unido.

Está en una posición sólida: es una ciudad rica, con un gobierno que reconoce el peligro del cambio climático y un río que, por ahora, puede ser cerrado por mareas peligrosas y mareas de tormenta.

Y, sin embargo, ninguna ciudad o persona es inmune al cambio climático.

Al menos 1 millón de londinenses viven en la llanura de inundación natural del estuario y se considera que el 16% de las propiedades de la ciudad, 84.000, están en «riesgo significativo o moderado».

Los humanos ya han puesto tanto gas de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra que es inevitable una cierta cantidad de aumento del nivel del mar.

«Incluso si reducimos nuestras emisiones a negativas ahora, veremos al menos un metro de aumento del nivel del mar», dijo a CNN el oceanógrafo Ivan Haigh.

Claramente, detener todas las emisiones de inmediato está fuera de consideración.

Entonces, ¿cuándo tendremos un metro de aumento del nivel del mar? ¿Y cuánto más alto irá?

‘Lo más alto que he visto’

Esa es una pregunta que Haigh, profesor asociado de la Universidad del Reino Unido de Southampton, ha dedicado gran parte de su carrera académica.

CNN habló con él en noviembre en un día lluvioso a lo largo del Támesis, a pocos pasos de las Casas del Parlamento. La marea alta se acercaba.

«Tengo que admitir que vengo bastante a Londres, y este es uno de los más altos que he visto (el río)», dijo Haigh.

Es fácil pasar el día en esta ciudad y no notar el río. Pero solo tomó cruzar un pequeño malecón que corre a lo largo del paseo marítimo para que el agua corriera sobre nuestros pies.

Los londinenses han sido conscientes de la amenaza del agua que les trajo tanta riqueza a medida que la ciudad creció alrededor del Támesis.

Después de años de deliberación, se construyó un gigantesco sistema de defensa contra inundaciones al otro lado del río, completado en 1982.

Abarcando 520 metros (1.706 pies) a través del Támesis, la barrera utiliza 10 enormes compuertas de acero para cerrar la ciudad de la marea. Cada xompuerta, que gira en posición, tiene más de cinco pisos de altura.

Se puede usar para proteger contra inundaciones de marea y contra la lluvia «fluvial» que inunda el río.

La Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido, que opera la barrera, dice que a medida que el cambio climático requiera más cierres, su uso «deberá conservarse para la gestión del riesgo de inundación de las mareas, el propósito para el cual fue diseñado».

Con solo 30 años de uso de barreras, los años anómalos ahogan las tendencias claras. En 2013-14, se cerró 50 veces, principalmente por inundación de ríos, mucho más que cualquier otro año anterior o posterior.

«El aumento del nivel del mar es un proceso relativamente lento», dijo Haigh. «Pero está comenzando a acelerarse. Entonces, aunque no vemos una tendencia ahora, con los niveles del mar acelerándose después de 2050, o incluso antes, esa tendencia debería hacerse evidente».

El oceanógrafo Ivan Haigh habla con CNN junto al Támesis

La última semana de noviembre en la que conocimos a Haigh vimos una marea inusualmente alta.

Aquellos que corrieron la barrera dijeron que era una decisión difícil cerrarla ese día. La marea llegó a unos 40 centímetros (16 pulgadas) del punto de activación, un cálculo complejo que depende del tipo y la ubicación de la marea alta.

La barrera, dijo Haigh, brinda una sensación de protección «artificial».

«Muchas personas que viven en las llanuras de inundación no se dan cuenta de que viven en las llanuras de inundación».

Analizando los números

Jonathan Bamber, profesor de geografía física en la Universidad de Bristol, resumió los números.

Utilizando su propia investigación, Bamber proporcionó a CNN proyecciones para el aumento del nivel del mar en el estuario del Támesis cada década hasta el 2300.

Áreas en el Támesis en riesgo. Predicción 2100 (sin barrera)

Si seguimos aumentando las emisiones en el futuro —el escenario de que sigan las cosas «como siempre»— es casi seguro que las temperaturas aumenten más de dos grados por encima del nivel preindustrial.

Ese es el objetivo máximo establecido por los Acuerdos Climáticos de París para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático.

LEE: Termina la COP25 sobre cambio climático sin una respuesta contundente

Eso significa que probablemente veremos un aumento del metro del nivel del mar para 2100, a partir de una combinación de agua más cálida, que se expande, y el derretimiento de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida.

Solo se espera que la barrera del Támesis dure hasta 2070.

«El punto de quiebre en realidad no es tanto la altura del aumento del nivel del mar, sino cuántas veces hay que cerrar la barrera», dijo Haigh. «Si llegamos a un punto en el que estamos cerrando demasiado, entonces los costos no se acumulan y necesitaremos un nuevo sistema».

La matemática es simple: cuanto más se use la barrera del Támesis, más rápido envejecerá y mayor será la necesidad de un reemplazo.

La Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido ha desarrollado un plan detallado para abordar la realidad de que las defensas colectivas contra inundaciones de Londres «requerirán reemplazo o reparación importante a un costo de varios miles de millones de libras».

La agencia ya prevé gastar £ 300 millones (US$ 395 millones) entre 2010 y 2034 para proteger la llanura de inundación de Londres.

Áreas en el Támesis en riesgo. Predicción 2300 (sin barrera)

Entre los principales candidatos a largo plazo, cuando la Barrera del Támesis ya no se pueda utilizar, está la construcción de una barrera completamente nueva, mucho más abajo, hacia el mar, cerca de la ciudad de Dartford en Kent.

Pero ese metro de subida del mar es el mejor de los casos.

Los números de Bamber predicen que para 2300, es probable que el nivel del mar en el estuario del Támesis alcance más de tres metros, y podría aumentar aún más, si las emisiones y las temperaturas continúan aumentando sin cesar.

«Tenemos varios miles de millones de libras de infraestructura de defensa costera», dijo Haigh. «Otros lugares del mundo no estarán tan preparados».

¿Qué tan malo será?

«Eso depende en gran medida de si seguimos el Acuerdo de París o no», agregó.

Acerca de los autores

Mick Krever
Phil Black