CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Género

Igualdad de género global tardará otros 100 años en alcanzarse, según un estudio

Por Jessie Yeung

Hong Kong (CNN Business) — La mayoría de nosotros no viviremos para ver la igualdad de género lograda en todo el mundo, según un nuevo estudio, que predice que el hito está a casi 100 años de distancia.

El Informe anual sobre la brecha global de género del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) clasificó a Islandia como el país con mayor igualdad de género por undécimo año consecutivo, seguido de sus vecinos nórdicos, Noruega, Finlandia y Suecia.

Siria, Pakistán, Irak y Yemen obtuvieron el puntaje más bajo.

El informe analizó 153 países en su progreso hacia la paridad de género, enfocándose en cuatro temas principales: participación económica, logro educativo, salud y supervivencia, y empoderamiento político.

“El informe de este año destaca la creciente urgencia para la acción”, dice el informe. “Al ritmo actual de cambio, llevará casi un siglo lograr la paridad, una línea de tiempo que simplemente no podemos aceptar en el mundo globalizado de hoy, especialmente entre las generaciones más jóvenes que tienen puntos de vista cada vez más progresistas sobre la igualdad de género”.

Algunos de los cuatro temas muestran progreso. Por ejemplo: 35 países ya han logrado la igualdad de género materia educativa, y se espera que todos los países lo logren dentro de 12 años, progreso que se debe en gran medida a los recientes avances en los países en desarrollo, según el informe.

La salud y la supervivencia de las mujeres también están mejorando: 48 países encuestados han alcanzado una igualdad casi total en este tema.

Algunas otras áreas tomarán mucho más tiempo, sin embargo. La participación económica y las oportunidades de las mujeres retrocedieron este año: “solo un puñado de países” se están acercando a la igualdad, y el mundo necesitará 257 años más para lograrlo por completo. En promedio, poco más de la mitad de todas las mujeres adultas están en el mercado laboral, en comparación con el 78% de los hombres, dijeron los autores del informe.

La brecha de género en la representación política también está rezagada: ningún país ha cerrado completamente esta brecha y, a nivel mundial, se necesitarán aproximadamente 95 años para alcanzar la igualdad.

Calculando las cuatro áreas juntas, en todos los países con una amplia gama de actitudes hacia la igualdad de género, el informe pronostica que tomará 99,5 años lograr la igualdad de género en todas partes.

América Latina y el Caribe

En América Latina y El Caribe se ha cerrado en un 72,1% la brecha de género, por lo que el WEF pronostica que la región tardaría 59 años en alcanzar la igualdad de género.

Entre los 24 países que cubre el reporte, Nicaragua es el mejor, ocupando el puesto 5 en la clasificación mundial, detrás de los países nórdicos.

Le siguen Costa Rica (13), Colombia (22), Trinidad y Tobago (24) y México (25). Los países peor clasificados en equidad de género según el reporte son Brasil (92), Paraguay (100), Belice (110) y Guatemala (113).

Así está la clasificación en esta región:

Baja igualdad de género en Asia

Las clasificaciones reflejan mayores tendencias regionales; Europa occidental tiene la brecha de género más pequeña, seguida de América del Norte, América Latina y el Caribe, Europa del Este y Asia Central. Las regiones que tuvieron un peor desempeño son Asia-Pacífico, Medio Oriente y África.

La tasa de desarrollo de un país no equivale necesariamente a una clasificación alta para la igualdad de género, especialmente en Asia oriental, donde Japón ocupó el puesto 144 de los 153 países, con Corea del Sur en 127 y China en el 106.

Aunque estos países obtienen puntajes altos en áreas como el logro educativo, lo que se refleja en un fuerte énfasis cultural en el rendimiento en la escuela, a menudo tienen puntajes bajos en otras áreas de igualdad, como el empoderamiento político y económico.

Por ejemplo, las mujeres en Japón pasan cuatro veces más tiempo que los hombres haciendo trabajo no remunerado, como el trabajo doméstico y la administración del hogar, según el informe. Este es tiempo, esfuerzo y recursos que se desvían de su participación en la fuerza laboral o en la política.

“En ningún país del mundo la cantidad de tiempo que los hombres dedican al trabajo no remunerado (principalmente trabajo doméstico y voluntario) es igual al de las mujeres”, dice el informe. Para abordar este problema, sugirió que los países asiáticos implementen políticas que empoderen a las mujeres, como los servicios de cuidado infantil en los lugares de trabajo o la licencia de paternidad para que los hombres puedan compartir más de la carga.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha estado trabajando durante años en una iniciativa de “womenomics”, dirigida a aumentar el número de mujeres en el lugar de trabajo. Si bien se ha encontrado con cierto éxito (el porcentaje de mujeres trabajadoras ha aumentado) también ha golpeado paredes, ya que estas mujeres a menudo luchan para avanzar a puestos de alto nivel.

La igualdad de género también ha sido un tema candente en Corea del Sur en los últimos años. Decenas de miles de mujeres se unieron a las protestas en 2018 y 2019 contra una serie de casos de filmación ilegal. Las mujeres han sido grabadas en sus hogares, se les tomaron fotos debajo de la falda en las calles y fueron atrapadas en cámaras espía escondidas en baños y vestuarios. El material de archivo a menudo se comparte ampliamente en línea, se carga en sitios de transmisión y se comparte en foros de voyeur.

Mientras tanto, la brecha económica de género sigue siendo particularmente profunda en países del sur de Asia como India, que ocupa el puesto 112 en la escala global. Solo alrededor del 25% de las mujeres indias están en la fuerza laboral, en comparación con el 82% de los hombres, una de las tasas más bajas del mundo. Incluso cuando trabajan, su ingreso estimado es solo alrededor de una quinta parte del ingreso de los hombres.

Estas brechas en el trabajo y la remuneración probablemente provienen de una variedad de factores, tanto institucionales como sociales. Según el informe, no se ofrecen suficientes oportunidades iguales a las mujeres y los recursos invertidos en la igualdad, y siguen existiendo normas y creencias culturales fuertes que dictan el papel de la mujer en el hogar y en la sociedad.

También hay amenazas más básicas: India ocupa el puesto 150 en la categoría de salud y supervivencia, debido a la violencia generalizada, el matrimonio forzado y la discriminación. En los últimos años se ha visto una crisis de violación en curso en el país, que ha provocado protestas pero trajo pocos cambios sistemáticos.