CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Trump ha sido acusado, pero sigue siendo presidente. ¿Qué sigue ahora?

Por Zachary B. Wolf, Paul LeBlanc

(CNN) — El presidente Donald Trump fue acusado por la Cámara de Representantes en una votación casi que de bancada el 18 de diciembre. Sin embargo, sigue siendo el presidente de Estados Unidos.

Lo que viene después es un juicio en el Senado a principios del próximo año que podría — probablemente no— costarle la Casa Blanca.

¿Qué pasa ahora?

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no se comprometió el miércoles por la noche a enviar los dos cargos de juicio político al Senado.

“Esa habría sido nuestra intención, pero veremos qué sucede allí”, señaló la demócrata de California en su conferencia de prensa.

Algunos progresistas han instado a los líderes demócratas a que retengan los cargos hasta que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, un republicano de Kentucky, acepte los procedimientos para el juicio que los demócratas han solicitado, y también acuerde traer testigos de primera mano como el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca Mick Mulvaney para testificar.

Pelosi dijo que los demócratas tomarán la decisión “como grupo” sobre cuándo enviar los cargos al Senado. No está claro qué ventajas puede haber en aferrarse a ellos.

Sin embargo había preocupaciones de procedimiento si no se enviaban los cargos el miércoles por la noche: el Senado tendría que retomarlos el jueves, y con eso se cerraría la acción, lo que podría interferir con un proyecto de ley de gasto obligatorio. La Cámara también debe nombrar gerentes de juicio político para el juicio.

“No podemos nombrar gerentes hasta que veamos cuál es el proceso del lado del Senado, y esperamos que sea pronto”, dijo Pelosi. “Hasta ahora no hemos visto nada que nos parezca justo, así que espero que sea justo”.

Cómo ocurrió el voto histórico

La Cámara ejerció su derecho constitucional de acusar a Trump de crímenes y delitos menores a través de votos sobre dos cargos de juicio político que, en este punto, son familiares para la mayoría de los estadounidenses y ahora se dirigen a los libros de historia:

Abuso de poder por su esfuerzo por retener el dinero de los contribuyentes a Ucrania y lograr que ese país investigue a su rival político, el exvicepresidente Joe Biden;

Obstrucción del Congreso por su negativa a cooperar con la investigación de supervisión.

Matemáticas de juicio político

El cargo sobre abuso de poder fue aprobado 230-197 con una legisladora, la representante de Hawai, Tulsi Gabbard, presente en la votación. Un independiente que apoyó el juicio político y dos demócratas se opusieron a ambos cargos de juicio político, junto con todos los republicanos. Un demócrata dividió los votos, apoyando el cargo sobre abuso de poder pero sin obstrucción del Congreso.

El cargo de obstrucción del Congreso pasó 229-198 con Gabbard como votante presente.

El “voto presente” es cuando un legislador no vota ni sí ni no, y se rehusa a tomar partido en la votación. Un voto “presente” no cuenta ni a favor ni en contra de la iniciativa que se vota, pero contribuye a que haya quórum.

La respuesta de Trump

Mientras se realizaba la votación, Trump estaba en un mitin de campaña de Navidad en Battle Creek, Michigan, que es el distrito representado por el representante Justin Amash, el exrepublicano convertido en independiente que votó para destituirlo. Trump retrasó su aparición para ver la votación.

“Después de tres años de siniestra cacería de brujas, engaños, estafas, los demócratas de la Cámara están tratando de anular los votos de decenas de millones de estadounidenses patrióticos”, dijo.

Trump está furioso

Antes de que Bill Clinton fuera acusado, el entonces presidente se disculpó por su comportamiento, que avergonzó y lastimó a su esposa e hija adolescente, así como a un sinnúmero de otros ciudadanos. Trump no ha mostrado contrición por las acciones que cree que no estuvieron mal en absoluto.

La acusación ha consumido el tiempo de Trump

La acusación ha consumido su tiempo, entre escribirle una iracunda carta a Pelosi, llamar a sus socios para desahogarse en la madrugada y planear su defensa en un juicio en el Senado, escribió Kevin Liptak de CNN. El presidente ha estado despotricando sobre la acusación de las llamadas telefónicas con miembros republicanos del Congreso durante los últimos días y noches, según múltiples fuentes republicanas.

Lo que dijo Trump sobre Obama

Sabemos que Trump se da cuenta de que la destitución es una mancha en su presidencia. KFile de CNN desenterró una aparición de Fox News 2014 en la que Trump explicó el daño que la acusación le haría a Obama.

“Sería un desastre. No estaría pensando en nada más que en eso. Sería un espectáculo de horror para él. Sería una vergüenza absoluta. Se quedaría en su registro de forma permanente”.

  • Mira: Pelosi: Trump es una amenaza continua para la seguridad nacional de EE.UU.

Los puntos de vista

Los demócratas intentan parecer sombríos y tristes

Cuando anunció que había pasado el primer artículo de juicio político, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, hizo un gesto con la mano, mientras sostenía su martillo, como para cortar la celebración.

Pelosi vestía de negro, como si estuviera de luto: un contrapunto al blanco que ella y otras mujeres demócratas usaron para el Discurso Estado de la Unión el año pasado. Y los demócratas se esforzaron por dejar en claro que no estaban contentos de estar acusando a Trump, sino que estaban tristes y tenían un deber sombrío.

Steny Hoyer, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, dijo que los demócratas tomaron lentamente la decisión de acusar a Trump e ignoraron otra conducta enjuiciable durante y después de la investigación de Rusia. No podían ignorar lo que Trump hizo en Ucrania, dijo.

Un día de debate y enfrentamientos

El representante Doug Collins, el republicano de más alto rango en la Comisión Judicial de la Cámara, lanzó dardos dirigidos a los demócratas e intentó desestimar el caso contra Trump durante el transcurso del día mientras el representante Adam Schiff , intercambió, defendiendo el proceso de juicio político y atacando el comportamiento del presidente.

¿Cuál es la voluntad de la gente?

Un republicano mantuvo un falso momento de silencio para los 63 millones de votantes cuya voz se estaba perdiendo porque, según dijo, los demócratas estaban ignorando su voluntad.

El republicano número dos de la Cámara, Steve Scalise, se burló cuando acusó a los demócratas de odiar a Trump y odiar a los 63 millones de votantes de Trump. Scalise dijo que el esfuerzo contra Trump es un “juicio político en busca de un delito”.

Los demócratas no respondieron con el argumento de que en la Constitución se supone que la Cámara es el cuerpo más cercano a la gente en el país, y hubo una elección intermedia en 2018 que les dio poder.

El caso para la historia

El representante John Lewis, el ícono demócrata y de derechos civiles de Georgia, pronunció un discurso conmovedor en el que dijo que la historia recordará este momento y los legisladores deben votar con eso en la mente.

“Cuando ves algo que no está bien, que no es justo, no es recto, tienes la obligación moral de decir algo, de hacer algo. Nuestros hijos y sus hijos nos preguntarán, ¿qué hiciste? ¿Qué hicieron? Para algunos, este voto puede ser difícil, pero tenemos una misión y un mandato para estar en el lado correcto de la historia”.

Conclusión: Trump sigue siendo el presidente

La historia puede ver la votación de una manera, pero como señaló el líder de la minoría Kevin McCarthy, en el futuro inmediato Trump seguirá siendo presidente después de que termine este esfuerzo y, casi seguramente, después de un juicio en el Senado.

Gabbard vota presente

La representante Tulsi Gabbard, demócrata de Hawai que se postula para presidente, dio un voto presente. Ella no ha apoyado el esfuerzo de juicio político en la campaña electoral. Sus puntos de vista únicos sobre política exterior la han convertido en una especie de solitaria en el partido demócrata recientemente.

Nota: Gabbard no calificó para el debate demócrata que del 19 de diciembre por la noche.

No se tolera disentir, en ninguno de los lados

Las excepciones a la votación de la línea del partido demostraron cuán partidista se hizo la destitución de Trump.

El representante Justin Amash, el exrepublicano de un distrito indeciso en Michigan, que fue esencialmente expulsado del Partido Republicano por sus críticas a Trump, habló en la Cámara desde el lado demócrata sobre su apoyo a la acusación, arraigado en el deber constitucional.

El representante Jeff Van Drew, demócrata de un distrito indeciso en Nueva Jersey, vio a sus asesores renunciar cuando se opuso a la acusación esta semana. Pronto se unirá al Partido Republicano, pero se opuso a la destitución como demócrata, junto con el moderado Collin Peterson de Minnesota.

Otro demócrata, el representante Collin Peterson de Minnesota, que no ha dicho si se postulará para la reelección, se opuso a ambos cargos de juicio político. El representante demócrata Jared Golden de Maine apoyó la destitución de Trump por abuso de poder, pero no por obstruir al Congreso.

‘Una herramienta política armada’

Si hubo un republicano que podría haber apoyado la destitución, fue Will Hurd, el moderado en retiro de Texas. Pero se puso en contra del esfuerzo, argumentando que si bien no estaba de acuerdo con las decisiones de política exterior de Trump, no había visto evidencia de delitos imputables y no estaba de acuerdo con la forma en que los demócratas actuaron en el proceso de destitución.

“Hoy se establecerá un precedente peligroso”, dijo. “La acusación se convierte en una herramienta política armada. Sabemos cómo funciona este partido partidista esta noche, pero ¿qué pasa mañana? ¿Puede esta cámara dejar sus espadas y volver a trabajar para el pueblo estadounidense?”.

“El presidente y sus hombres conspiran”

El representante Adam Schiff de California, quien dirigió el esfuerzo de juicio político en la Comisión de Inteligencia, argumentó que ahora es el momento de actuar contra Trump ya que, dijo, el comportamiento enjuiciable continúa.

“El presidente y sus hombres conspiran. El peligro persiste. El riesgo es real. Nuestra democracia está en peligro”, dijo Schiff. “Pero no estamos sin un remedio prescrito por los fundadores solo por estas circunstancias. Juicio político. La única pregunta es si lo usaremos o si hemos sido víctimas de otro mal que los fundadores advirtieron, el exceso de hechos, la elevación del partido sobre país”.

Lo que la destitución podría significar para los demócratas

Chris Cillizza de CNN argumenta que la línea de tendencia en las últimas semanas sugiere que el intenso enfoque en la destitución ha ayudado marginalmente, pero no ha perjudicado a Trump. El cambio en la opinión pública es leve, sí. Y bien puede ser temporal. Pero por el momento, es el tipo de cosas que tienen que poner a los demócratas un poco (y tal vez más que un poco) nerviosos por el camino que han elegido.

El primer defensor de juicio político tiene su opinión y no descartará otro juicio político

El representante Al Green de Texas estaba en la vanguardia de juicio político. Demócratas como Pelosi solían desestimarlo por eso. Ahora no. Pero su espíritu estaba en los discursos de los republicanos que decían que los demócratas habían estado planeando este juicio político desde el momento en que obtuvieron la mayoría.

Green dio un breve discurso en la Cámara.

“Si a este presidente se le permite frustrar los esfuerzos del congreso con una investigación legítima de destitución, el presidente no solo estará por encima de la ley, sino que estará más allá de la justicia. No podemos permitir que ninguna persona esté más allá de la justicia en este país”, dijo Green.

“Epítome de la locura” y más destituciones

Más tarde dijo que no descartaría otro o más esfuerzos de destitución si, como se esperaba, este falla en el Senado.

“El presidente dice que si sale y le dispara a alguien, mantendrá su base de apoyo. Si lo hace con malicia y previsión, puede ser acusado. Sería el epítome de la locura concluir que un presidente solo puede ser acusado una vez”, dijo Green.

Dado que Pelosi solo apoyó esto después de que estalló el escándalo de Ucrania, no es una buena apuesta que habrá más.

Desempolvan la propaganda rusa

Cuando el representante Louie Gohmert, el republicano de Texas, argumentó que Trump había respaldado a Ucrania, el representante Jerry Nadler, presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, dijo que estaba preocupado por cualquier miembro que “lanzara propaganda rusa en la Cámara”.

Gohmert se dio la vuelta y le gritó algo a Nadler mientras lo señalaba, reprimiéndole por hablar fuera de turno.

Trump, Jesús, el denunciante y una analogía seriamente defectuosa

El representante Barry Loudermilk, un republicano de Georgia, les recordó a todos que la Navidad está a una semana. E hizo un paralelo religioso tenso entre el juicio de Jesús y el juicio político de Trump y el anonimato continuo del denunciante.

“Cuando Jesús fue acusado falsamente de traición, Poncio Pilato le dio a Jesús la oportunidad de enfrentar a sus acusadores. Durante ese juicio simulado, Poncio Pilato le otorgó más derechos que los demócratas a este presidente y este proceso”, dijo Loudermilk.

Pero Loudermilk no mencionó que Trump realmente ha acusado al denunciante de traición, lo que arruina la metáfora.

Es diciembre, después de todo

Los demócratas se esforzaron mucho por ser solemnes y tristes en las instalaciones de la Cámara, pero Twitter tenía otras ideas. Así nació ‘Merry Impeachmas’ (un juego de palabras entre Feliz Navidad e ‘Impeachment’).

Pero la gente en Twitter no fue la única que invocó las festividades.

El representante Scott Perry, un republicano de Pensilvania, usó una corbata de ‘Ho Ho Ho’ para su discurso en la sala.

¿Qué estamos haciendo aquí?

El presidente ha invitado a potencias extranjeras a interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Los demócratas lo han acusado por ello. El siguiente es un juicio en el Senado para decidir si lo destituirá de su cargo. Es una encrucijada para el sistema de gobierno estadounidense cuando el presidente intenta cambiar lo que es aceptable para los políticos estadounidenses. Este boletín se centrará en este momento consecuente en la historia de los Estados Unidos.

— Haley Byrd, Manu Raju y Phil Mattingly de CNN contribuyeron a este informe.