CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Comercio

La Cámara de Representantes aprueba el T-MEC, el acuerdo comercial de Trump con Canadá y México

Por Katie Lobosco, Haley Byrd

(CNN) — La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves el revisado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (conocido como T-MEC o USMCA), con lo que la principal prioridad legislativa del presidente Donald Trump fue enviada al Senado, solo un día después de que la Cámara votara para llevar a juicio político al mandatario.

Tras ser aprobado con un voto abrumadoramente bipartidista de 385-41, el acuerdo comercial promovido por Trump está un paso más cerca de la ratificación después de más de un año de negociaciones entre su administración y los demócratas de la Cámara.

Aproximadamente tres docenas de demócratas votaron en contra del acuerdo, junto con solo dos republicanos: los representantes Thomas Massie y Ted Yoho.

Se espera que el Senado controlado por los republicanos vote sobre el acuerdo a principios de 2020, solo después de que concluya el juicio político contra Trump.

El presidente, quien en repetidas ocasiones calificó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA) de 1994 como «el peor acuerdo comercial de nuestro país», hizo campaña en 2016 para renegociar el pacto y firmó el renovado Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá con sus homólogos canadiense y mexicano hace aproximadamente un año. Los demócratas del Congreso presionaron para que se agregaran estándares laborales adicionales.

(SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

El acuerdo en su mayor parte mantiene intacto el TLCAN. Ahora aborda el comercio digital, impone disposiciones laborales más estrictas y de cumplimiento ambiental, y también empuja a abrir el mercado lácteo canadiense a los granjeros estadounidenses. También requiere que se fabriquen más partes de un automóvil en América del Norte para permanecer libres de aranceles.

publicidad

Pero el impacto en la economía general probablemente será moderado, según un informe de abril de la Comisión de Comercio Internacional de EE. UU., una agencia del gobierno federal. Esta descubrió que la versión inicial del T-MEC crearía 176.000 empleos después de seis años y aumentaría el PIB en un 0,35%, un impacto que la agencia describió como «moderado». En aras de la comparación, Estados Unidos agregó 266.000 nuevos empleos solo en noviembre.

El informe estimó que que el acuerdo agregaría 28.000 empleos a la industria automotriz específicamente, un número que tanto la administración Trump como un grupo de la industria, que apoya el T-MEC, argumentaron que era demasiado bajo. El propio informe de la administración proyectó que el acuerdo crearía 76.000 empleos automotrices en cinco años. Eso significaría un aumento de más del 7% en el empleo sobre los actuales 990.000 trabajadores automotrices estadounidenses.

El impulso proviene de algunas reglas nuevas para el comercio de automóviles. El acuerdo exige que el 75% de las piezas de un vehículo se fabriquen en uno de los tres países, en comparación con la regla actual del 62,5%, para que permanezcan libres de aranceles. También requiere que más piezas de un vehículo sean fabricadas por empleados que ganen al menos US$ 16 por hora.

Antes de acordar adoptar la legislación de implementación del acuerdo, los demócratas del Congreso negociaron con el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, durante meses a puerta cerrada para que se agregaran estándares laborales y ambientales adicionales, así como mecanismos de aplicación más concretos. Los demócratas, liderados por el presidente de Ways and Means, Richard Neal, también lograron eliminar una disposición de protección de patentes de medicamentos biológicos que, según argumentaron, ponían los intereses de las compañías farmacéuticas sobre el de los consumidores.

El proyecto de ley fue aprobado el martes por la comisión de Neal.

«El acuerdo que se envió originalmente al Congreso estaba a años luz de lo que estamos considerando hoy», dijo en la audiencia de la comisión del martes, el representante demócrata Mike Thompson de California, quien estuvo involucrado en las conversaciones del grupo de trabajo con Lighthizer.

Muchos demócratas argumentaron que con los nuevos cambios, el T-MEC es mejor que el TLCAN original. Incluso el representante demócrata de Nueva Jersey, Bill Pascrell, quien votó en contra de retirar el acuerdo de la comisión, dijo que se habían hecho algunos «progresos».

Pero él estuvo en desacuerdo con el proceso y la noción de darle a Trump una victoria innecesaria.

«Al avanzar en la aprobación de un nuevo TLCAN en un apuro, la Cámara deja en claro que la solución estaba en el comienzo y está acelerando el camino para una fiesta de la victoria en la Casa Blanca», dijo Pascrell, uno de los opositores más vocales en el Congreso del acuerdo original. «Todos los involucrados en este proceso, más o menos, han trabajado duro para obtener un resultado positivo. Y nadie puede cuestionar que hemos avanzado en este documento, que es el resultado directo de nuestro gran esfuerzo».

Pero dijo: «No es lo suficientemente bueno».

Otros progresistas se consolaron con el hecho de que el acuerdo recibió un respaldo poco frecuente de la AFL-CIO, la mayor federación de sindicatos de Estados Unidos. Los grupos laborales aplaudieron los cambios que los demócratas lograron en el pacto, incluido un comité interinstitucional que supervisará la implementación de la reforma laboral de México y el cumplimiento de las obligaciones laborales. También, por primera vez en cualquier acuerdo comercial de EE. UU., permite que los paneles de «respuesta rápida» revisen si instalaciones específicas están violando los derechos de los trabajadores y apliquen aranceles o sanciones sobre productos fabricados en esas instalaciones.

Los demócratas también negociaron nuevas medidas que facilitarán la aplicación de las regulaciones ambientales al eliminar el requisito de demostrar que una violación afecta el comercio. El acuerdo proporciona US$ 600 millones para abordar los problemas ambientales en la región, como los derrames de aguas residuales de Tijuana que afectan a San Diego.

Los demócratas moderados, especialmente varios nuevos legisladores de los distritos que Trump ganó en 2016, habían instado a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, durante varios meses a presentar el acuerdo a votación para fin de año. Los demócratas esperan que la votación les dé a los legisladores un resultado político que sea tangible para muchos estadounidenses –y menos divisivo que el juicio político– sobre el cual hablar mientras están en sus distritos.