CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Un sobreviviente del ataque en Nueva York en Janucá golpeó con una mesa al atacante en la cara. Y eso no es todo

Por Holly Yan

(CNN) — Cuando un hombre con un “gran machete” irrumpió en la casa de un rabino y apuñaló a las víctimas mientras celebraban Janucá, Josef Gluck escapó del peligro.

Luego regresó para enfrentarlo.

Era sábado por la noche, y decenas de personas se habían reunido en la casa del rabino Chaim Rottenberg en Monsey, Nueva York.

Los congregantes abarcaban distintas generaciones, con personas desde los 2 meses hasta los 80 años de edad. Alrededor de 20 de los jóvenes eran nietos del propio rabino, dijo Gluck al “New Day” de CNN el lunes.

Josef Gluck

Cuando el rabino estaba terminando la ceremonia de encender velas, “el atacante entró… con su gran machete”, dijo Gluck.

“Comencé a salir corriendo por una puerta lateral, junto con la gente (en) el comedor”.

Pero no se sentía bien al escapar, especialmente si otros aún necesitaban ayuda.

Entonces “corrí hacia la puerta principal para ver si podía ayudar a alguien del otro lado”, dijo Gluck.

Vio que una víctima tenía una herida grave en la cabeza.

“Dije: ‘Vámonos… El atacante todavía está en la cocina'”, recordó Gluck. Pero la víctima dijo que estaba sangrando demasiado para moverse.

Al darse cuenta de que el ataque del atacante no había terminado, Gluck dijo que agarró una mesa de café, fue tras el asaltante y “lo golpeé en la cara”.

Josef Gluck dijo que usó esta mesa para golpear en la cara al hombre que empuñaba un machete.

“Y ahí fue cuando regresó… detrás de mí”, dijo Gluck. “Él me dijo, ‘¡Oye tú! ¡Te atraparé!’ Y comenzó a caminar hacia mí”.

Pero Gluck siguió gritando “¡Él viene!” y advirtió a todos los demás que huyeran.

Finalmente, el asaltante decidió irse. Pero Gluck no iba a dejar que se fuera tras apuñalar a cinco personas, dejando al menos a uno herido de gravedad.

Entonces Gluck siguió lentamente al atacante afuera.

“Se sentó en su automóvil. Miré su número de placa (de licencia), llamé 911”, dijo Gluck.

La policía rastreó al sospechoso Grafton Thomas aproximadamente una hora después del ataque cuando un lector de matrículas capturó la etiqueta de su Nissan Sentra cuando cruzaba un puente hacia la ciudad de Nueva York, dijeron las autoridades.

Thomas se declaró inocente de cinco cargos de intento de asesinato y un cargo de robo. La fianza se fijó el domingo en US$ 5 millones.

El pensamiento rápido de Gluck ayudó a conducir a un arresto y puede haber salvado vidas. Pero él dice que no es un héroe.

“No me siento como un héroe”, dijo. “Siento que Dios es un héroe. Me envió al lugar correcto en el momento correcto, y me dio el estado mental correcto”.