CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Conoce a Ron Mallett, el científico que intenta viajar en el tiempo

Por Francesca Street

(CNN) — El pasado, se ha dicho, es un lugar desconocido. Y a veces, un lugar que anhelamos visitar.

Pero obvio, no podemos hacerlo. Mientras que un viaje real está limitado solo por la cantidad de dinero que podamos ahorrar, los requisitos de visa y las cancelaciones de vuelos, viajar al pasado está limitado por las leyes frías y duras de la física.

O tal vez no.

Uniéndose a las filas de inventores de películas, como el ‘Doctor Emmet Brown’ de “Regreso al futuro” hay algunos científicos de la vida real que actualmente intentan cumplir el sueño de hacer retroceder el reloj para viajar al destino final.

Entre ellos está Ron Mallett, un astrofísico que ha dedicado gran parte de su vida adulta a la idea de que el viaje en el tiempo es posible. Se le ocurrieron las ecuaciones y principios científicos sobre los cuales dice que podría crearse una máquina del tiempo.

Si bien reconoce que es poco probable que sus teorías y diseños le permitan viajar en el tiempo en su vida, durante años ha estado trabajando en paralelo a una respetada carrera académica para cumplir su sueño de aventurarse en el tiempo para ver a su amado padre nuevamente.

Mallett tenía 10 años cuando su padre murió repentinamente, de un ataque al corazón, un evento que, según el científico, cambió la trayectoria de su vida para siempre.

“Para mí, el sol salió y se puso con él, él era el centro de las cosas”, le dijo a CNN Travel. “Incluso hoy, después de todos estos años, todavía hay una irrealidad para mí”.

El padre de Mallett, un reparador de televisores, inculcó en su hijo un amor por la lectura y alentó su pasión por la ciencia. Aproximadamente un año después de la muerte de su padre, un afligido Mallett se topó con una versión ilustrada de la clásica novela de ciencia ficción “The Time Machine”.

“El libro que cambió mi vida”, dice.

Gracias a la imaginación del autor, HG Wells, de repente Mallett sintió que la tragedia de su familia no presentaba un final, sino un comienzo.

Sesenta años después, Mallett, de 74 años, es profesor de física en la Universidad de Connecticut. Ha pasado su carrera investigando los agujeros negros y la relatividad general: las teorías del espacio, el tiempo y la gravedad, exploradas por Albert Einstein.

Mallett también ha estado teorizando sobre viajes en el tiempo, en el curso de los cuales se ha embarcado en su propio viaje personal: una búsqueda compleja y a menudo contenciosa para construir una máquina capaz de visitar el pasado.

Todavía está muy lejos de su destino —algunos dirían que nunca llegará allí— pero su viaje lo convierte en una historia conmovedora que se basa en el poder del amor, la potencia de los sueños de la infancia y el deseo humano de controlar el destino, en un universo desconocido.

Cómo convertirse en un viajero en el tiempo

Mallett ha estado motivado por la idea de volver a ver la cara de su padre, que murió cuando él tenía 10 años. (Ronald Mallett)

Mallett encontró por primera vez el concepto de viaje en el tiempo en la década de 1950.

“Ni siquiera habíamos ido al espacio”, recuerda. “Y la gente ni siquiera estaba segura de si podríamos”.

Al crecer en el vecindario Bronx en Nueva York, y más tarde en Pensilvania, la familia de Mallett luchaba por ganar dinero.

Malle se describe como un “adicto a los libros”, y así encontró formas de conseguir material de lectura, encontrando consuelo, después de la muerte de su padre, entre los estantes de la librería local del Ejército de Salvación.

Fue aquí donde Mallett encontró los escritos de Einstein, su próxima inspiración clave.

Continuó estudiando libros de ciencias durante su adolescencia y, después de dejar la escuela secundaria, se dirigió a la universidad a través del GI Bill, que apoya a los veteranos militares estadounidenses en su educación posterior al servicio.

Se enlistó en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, donde sirvió durante cuatro años, incluido el despliegue a Vietnam.

Eventualmente, Mallett llegó a la academia. Obtuvo una licenciatura en física, seguido de una maestría y un doctorado, especializándose en la teoría de Einstein.

Su primer trabajo fue con láseres en United Technologies, un fabricante de aviones, investigando cómo podrían usarse para perforar agujeros en las palas de las turbinas de los motores a reacción.

Después de un par de años aplicando teorías matemáticas en este entorno práctico, Mallet se unió a la Universidad de Connecticut (UCONN) como profesor asistente de física.

A pesar de todo esto, desde antes de Vietnam, Mallett estaba considerando en silencio la posibilidad de viajar en el tiempo.

Pero solo comenzó a hablar públicamente sobre sus ambiciones una vez que UCONN lo convirtió en profesor titular, un puesto académico abierto que otorga a los titulares la libertad de trabajar en gran parte sin temor al despido.

“Quería asegurarme de llegar a ese pináculo de la profesionalidad”, dice, “Incluso entonces era un poco reacio”.

Era consciente del estereotipo del “profesor chiflado”. Quería asegurarse de que sus ambiciones no fueran ridiculizadas y su trabajo amenazado.

Pero cuando Mallett comenzó a hablar abiertamente sobre sus ideas, descubrió que coincidía con muchos otros, algo que dice muestra la universalidad del deseo de volver a visitar el pasado. Todos tenemos, dice, remordimientos o decisiones pasadas de las que nos preguntamos, o personas que hemos perdido a quienes añoramos volver a ver.

“La gente comenzó a contactarme, literalmente de todo el mundo sobre la posibilidad de retroceder en el tiempo”, dice.

La ciencia detrás de todo

(Ron Mallett)

Hoy, las fotos de Mallett en el trabajo lo muestran rodeado de equipos en un laboratorio desordenado, demostrando sus principios en el trabajo a través de experimentos a pequeña escala, o de pie, radiante, frente a pizarras donde está grabado sus fórmulas.

El aspecto personal del trabajo de Mallett es profundamente conmovedor, pero ¿cuán plausible es la ciencia detrás de sus ideas?

Todo depende, dice Mallett, de la teoría especial de la relatividad de Einstein y la teoría general de la relatividad.

“Para resumirlo, Einstein dijo que el tiempo puede verse afectado por la velocidad”, dice Mallett.

Mallett da el ejemplo de los astronautas que atraviesan el espacio en un cohete que viaja cerca de la velocidad de la luz. El tiempo pasaría de manera diferente en la Tierra que para las personas en el cohete.

“En realidad, podrían volver descubriendo que solo son unos años mayores, pero que han pasado décadas aquí en la Tierra”, dice.

Mallett señala la película clásica de ciencia ficción de 1968 “Planet of the Apes”, al final de la cual [alerta de spoiler] un astronauta se da cuenta de que no ha viajado a un planeta distante gobernado por simios, sino que simplemente regresó a la Tierra en un futuro post-apocalíptico en el que la humanidad ha sido subyugada por simios.

“Esa es una representación precisa de la teoría especial de la relatividad de Einstein”, dice Mallet. “Entonces, el resultado es que, de acuerdo con la teoría especial de la relatividad, si viajas lo suficientemente rápido, respectivamente, estás viajando en el tiempo. Y efectivamente, eso sería una representación del viaje en el tiempo”.

Sin embargo, aquí se plantea la idea de avanzar, no de retroceder. Entonces, ¿cómo ayudaría esto a la búsqueda de Mallett de reunirse con su padre?

La teoría general de la relatividad de Einstein se basa en el concepto de gravedad y considera cómo la gravedad afecta el tiempo.

“Lo que Einstein quiso decir con eso es que entre más fuerte es la gravedad, disminuirá más el tiempo”, dice Mallett.

La teoría general de la relatividad de Einstein dice que lo que llamamos la fuerza de gravedad no es una fuerza en absoluto, en realidad es la flexión del espacio por un objeto masivo.

“Si puedes doblar el espacio, existe la posibilidad de que lo tuerzas”, dice Mallett.

“En la teoría de Einstein, lo que llamamos espacio también implica tiempo, por eso se llama tiempo espacial, lo que sea que hagas al espacio también le sucede al tiempo”.

Mallett postula que al girar el tiempo en un bucle, uno podría viajar desde el futuro de regreso al pasado, y luego de regreso al futuro. Y esta es la idea de un agujero de gusano, una especie de túnel con dos aberturas.

Mallett sugiere que la luz también podría usarse para afectar el tiempo a través de algo llamado anillo láser.

En ‘Regreso al futuro’ el doctor Emmet Brown construye una máquina del tiempo.

Ha creado un prototipo que ilustra cómo los láseres podrían usarse para crear un haz de luz circulante que retuerce el espacio y el tiempo, inspirado en su primer trabajo experimentando con el efecto de los láseres en los motores de los aviones a reacción.

“Resultó que mi comprensión sobre los láseres eventualmente me ayudó en mi avance al comprender cómo podría encontrar una forma completamente nueva para la base de una máquina del tiempo”, dice Mallett.

“Al estudiar el tipo de campo gravitacional producido por un láser de anillo, esto podría conducir a una nueva forma de ver la posibilidad de una máquina del tiempo basada en un haz de luz circulante”.

Mallett también tiene una ecuación teórica que, argumenta, demuestra que esto funcionaría.

“Eventualmente, un haz de luces láser en circulación podría actuar como una especie de máquina del tiempo y causar un giro en el tiempo que le permitiría regresar al pasado”, dice.

Sin embargo, hay un inconveniente, uno bastante grande.

“Puede enviar información de regreso, pero solo puede enviarla de vuelta al punto en el que encendiste la máquina”, dice Mallett.

Si bien su búsqueda para regresar a la década de 1950 no está más cerca de una realidad, sigue siendo optimista y sigue reflexionando sobre las posibilidades.

Realidades del viaje en el tiempo

Interestelar es una de las películas favoritas de Mallett.

Entonces, ¿podría haber un futuro no muy lejano en el que el viaje en el tiempo sea parte de nuestra realidad diaria? Después de todo, estamos entrando en una nueva década en la que conceptos fantasiosos como el turismo espacial y los trenes hyperloop están entrando en el reino de la posibilidad.

Tal vez, pero no todos piensan eso.

“El viaje en el tiempo al pasado está permitido, potencialmente, en nuestra teoría de la relatividad general, cómo entendemos la gravedad”, dice Paul Sutter, un astrofísico que presenta un podcast llamado “¡Pregúntale a un astronauta!”.

“Pero cada vez que tratamos de inventar un dispositivo teórico de viaje en el tiempo, algún otro elemento de física interrumpe y arruina la fiesta”.

Sutter dice que está al tanto del trabajo de Mallett y piensa que si bien es interesante, no necesariamente está en camino de entregar resultados.

“No creo que sea necesariamente fructífero, porque sí creo que hay defectos profundos en sus matemáticas y su teoría, por lo que un dispositivo práctico parece inalcanzable”.

En 2005, Ken D. Olum y Allen Everett, del Instituto de Cosmología, Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Tufts, expresaron serias críticas a la teoría de Mallett. Dijeron que habían encontrado agujeros en la ecuación de Mallett y la practicidad de su dispositivo propuesto.

El escritor científico británico Brian Clegg ve más favorablemente las ideas de Mallett, también describió al científico en su libro, “Cómo construir una máquina del tiempo”.

“Si bien no todos están de acuerdo en que su dispositivo planeado funcionaría, creo que es una propuesta lo suficientemente interesante como para realizar una prueba experimental”, dice Clegg.

“Si funcionó, debe enfatizarse que no es una máquina del tiempo práctica, simplemente produciría un efecto pequeño pero medible, lo que demostraría el principio”.

Mallett aclarara que sus ideas son teóricas.

Él dice que actualmente está tratando de obtener fondos para realizar experimentos de la vida real.

“No es como el cine”, dice Mallett. “No va a suceder al cabo de dos horas, a costa de lo que sea que pagues por el boleto de cine. Te costará”.

Las comparaciones de películas son un tema común de conversación con Mallett. Le encanta explicar conceptos sobre viajes en el tiempo a través de ejemplos cinematográficos.

Cuando se le preguntó acerca de las implicaciones éticas de volver al pasado, sugiere que habría una necesidad de regulación y vigilancia internacionales, y verifica la película de 1994 “Timecop: policía del futuro”, en la que Jean-Claude Van Damme interpreta a un oficial que trabaja para una agencia regulando el viaje en el tiempo.

Otro favorito, dice Mallett, es la película de 2014 Christopher Nolan “Interestelar”, que trata sobre ideas de cómo el tiempo impacta a las personas en el espacio de manera diferente a las personas en la Tierra.

Las credenciales científicas de esa película fueron impulsadas por la participación del físico teórico Kip Thorne, ganador del premio Nobel.

Pero Mallet también aprecia el núcleo emocional de la película: la historia de un padre y una hija que impulsa la trama: “Es hermoso”, dice.

La magia del cine

El papá de Mallet, en esta foto, reparaba televisores en la década de los 50. (Cortesía de Ronald Mallett)

Hollywood ha llamado a Mallett varias veces. Una adaptación propuesta de “The Time Traveler”, una autobiografía de la que fue coautor en 2008, fracasó a pesar de la participación del célebre director Spike Lee.

Mallett dice que una importante productora ahora ha comprado los derechos de su historia y hay otro proyecto cinematográfico en proceso.

Incluso después de pasar toda una vida investigando el viaje en el tiempo, Mallet nunca volverá físicamente a la década de 1950 en Nueva York.

Pero, gracias a la magia del cine, aún puede vislumbrar el pasado, ese “lugar desconocido” y, de alguna manera, conocer a su padre por última vez.

“La idea de que realmente pueda ver a mi padre en la pantalla grande, será casi como volver a la vida para mí”, dice Mallett, conmovedora.