CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Iraq

Manifestantes asedian la embajada de Estados Unidos en Bagdad tras los ataques aéreos

Por Kareem Khadder, Arwa Damon, Angela Dewan

(CNN) — Manifestantes agredieron el martes la embajada de Estados Unidos en Bagdad, escalaron los muros y forzaron las puertas del complejo, mientras cientos protestaban contra los ataques aéreos estadounidenses contra un grupo de milicias respaldado por Irán en Iraq.

Dos fuentes en la manifestación presenciaron el intento de entrar en las instalaciones y dijeron que el personal de seguridad disparó gases lacrimógenos para repeler el ataque. Imágenes de video muestran a los manifestantes rompiendo ventanas, quemando objetos afuera y arrojando piedras sobre las paredes.

La embajada, en la zona verde de Bagdad, fue cerrada, pero los manifestantes no han podido violar el complejo, dijo a CNN un portavoz de la delegación.

(Photo by AHMAD AL-RUBAYE/AFP via Getty Images)

El embajador de Estados Unidos en Iraq, Matthew Tueller, ha estado de vacaciones por más de una semana, agregó el vocero.

No está claro cuántas personas hay dentro de la embajada, pero es la misión diplomática más grande de Estados Unidos en el mundo, con alrededor de 16.000 empleados. El compuesto cubre alrededor de 40,5 hectáreas, aproximadamente el mismo tamaño que la Ciudad del Vaticano.

Los manifestantes pro iraníes eran en su mayoría de las Unidades de Movilización Popular (PMU) de Iraq, una coalición de milicias predominantemente chiítas. Tres líderes de poderosos grupos de milicias también fueron vistos en la protesta, incluido Abu Mahdi al-Muhandis, quien encabeza el grupo Kataib Hezbollah respaldado por Irán, atacado el domingo por los ataques estadounidenses.

Los ataques y protestas se producen en un momento de alta tensión entre Estados Unidos e Irán, y han avivado los temores de una nueva guerra subsidiaria en el Medio Oriente.

Estados Unidos llevó a cabo cinco ataques aéreos en Iraq y Siria contra instalaciones controladas por Kataib Hezbollah, matando al menos a 25 personas e hiriendo a 51, en la primera respuesta militar estadounidense significativa a las semanas de ataques con cohetes mortales de Kataib Hezbollah contra objetivos estadounidenses e iraquíes.

Funcionarios estadounidenses dijeron que los ataques se llevaron a cabo con aviones de combate F-15 Strike Eagle contra instalaciones de almacenamiento de armas y lugares de comando y control utilizados por Kataib Hezbollah. El Pentágono dijo que los lugares habían sido utilizados “para planificar y ejecutar ataques” contra fuerzas conjuntas de Estados Unidos e Iraq.

Trump culpa a Irán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó el martes que los ataques aéreos fueron una respuesta a un ataque reciente que mató a un contratista estadounidense. Culpó a Irán tanto por la muerte del contratista como por el ataque del martes a la embajada.

(Photo by Murtadha Sudani/Anadolu Agency via Getty Images)

“Irán mató a un contratista estadounidense, hiriendo a muchos. Respondimos enérgicamente y siempre lo haremos. Ahora Irán está organizando un ataque contra la Embajada de Estados Unidos en Iraq. Serán completamente responsables. Además, esperamos que Iraq use sus fuerzas para proteger la Embajada, y así lo notificamos”, tuiteó Trump.

Washington ha reforzado la presión económica sobre Teherán este año a través de su campaña de “máxima presión”, mientras que Irán ha respondido con lo que llama “máxima resistencia”, incluida la reducción de su cumplimiento del acuerdo nuclear internacional. La administración Trump retiró a Estados Unidos de ese acuerdo en mayo de 2018, lo que provocó una campaña de provocación entre las dos naciones.

Los operativos aéreos y el ataque a la embajada también han creado nuevas tensiones entre los aliados Washington y Bagdad, con la policía y los soldados iraquíes entre los muertos y heridos. Llegan en un momento de inquietud cuando protestas masivas en todo Iraq desafían al gobierno precario de la nación.

Bagdad advirtió el lunes que sus relaciones con Estados Unidos estaban en riesgo luego de los ataques. También se han planteado preguntas sobre si las fuerzas iraquíes permitieron a los manifestantes llegar a la Embajada de Estados Unidos, un edificio altamente fortificado en un área que generalmente está restringida.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, habló el martes con el asediado primer ministro de Iraq, Adil Abdul-Mahdi, y con el presidente Barham Salih, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

“El secretario dejó en claro que Estados Unidos protegerá y defenderá a su gente, que está allí para apoyar a un Iraq soberano e independiente. Tanto Abdul-Mahdi como Salih le aseguraron al secretario que asumen seriamente su responsabilidad y que garantizarían la seguridad del personal y la propiedad de Estados Unidos”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

Abdul-Mahdi pidió anteriormente a los manifestantes que abandonaran el área alrededor de la embajada, advirtiéndoles contra los actos de agresión.

“Pedimos a todos que abandonen inmediatamente estos sitios y recordamos que cualquier agresión o acoso a embajadas y representaciones extranjeras es un acto estrictamente prohibido por las fuerzas de seguridad y será castigado por la ley con las penas más severas”, dijo Abdul Mahdi en un comunicado.

Pero también describió a los muertos en los ataques aéreos de Estados Unidos como “mártires” y apoyó un funeral para ellos en las calles de la capital.

Gul Tuysuz y Radina Gigova de CNN contribuyeron a este informe.