CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Jefe de presupuesto de la Casa Blanca le dijo al Pentágono que la orden de retener la ayuda de Ucrania provino de Trump, según reporte de sitio de seguridad nacional

Por Zachary Cohen, Sara Murray, Ryan Browne

Washington (CNN) — Ante las advertencias del Pentágono de que la retención de la ayuda militar a Ucrania podría ser ilegal, un funcionario de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB por sus siglas en inglés) dejó en claro que la orden de retener los fondos provino directamente del presidente Donald Trump, según documentos no editados revisados por Just Security.

Los documentos, que incluyen correos electrónicos de los funcionarios del Departamento de Defensa y de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) que fueron publicados el mes pasado por orden judicial pero que fueron parcial o completamente editados, ofrecen nuevos detalles sobre las tensiones entre las dos agencias encargadas de llevar a cabo la inexplicable retención de Trump de la ayuda a Ucrania.

También plantean serias preguntas sobre por qué los contenidos recientemente revelados fueron editados por la administración Trump en primer lugar en medio de los esfuerzos de supervisión del Congreso y las órdenes judiciales en el litigio de la Ley de Libertad de Información.

“Los textos editados generan al menos sorpresa. Las categorías que la Ley de Libertad de Información permite que el gobierno edite son lo suficientemente vagas que es difícil decir si la edición del documento es realmente una violación de la ley”, dijo Josh Geltzer, director ejecutivo y profesor visitante de derecho en el Instituto de Defensa y Protección Constitucional del Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown.

“Pero parece sospechoso dada la naturaleza condenatoria de lo que se retuvo y la motivación obvia del gobierno actual para retenerlo”, dijo a CNN.

‘Fue una instrucción clara de POTUS’

Entre los documentos vistos por Just Security, un sitio web centrado en la presentación de informes y el análisis de las leyes y políticas de seguridad nacional, había un correo electrónico del 30 de agosto de Michael Duffey, director asociado de programas de seguridad nacional de la OMB a Elaine McCusker, contralora interina del Pentágono, en el que decía que el congelamiento de la ayuda a Ucrania continuaría bajo la instrucción explícita del presidente a pesar de las crecientes preocupaciones legales dentro del Pentágono y las crecientes preguntas externas provocadas por la noticia de que la retención se haría pública solo unos días antes.

“[Hay] Instrucción clara de POTUS para continuar reteniendo”, escribió Duffey en ese correo electrónico, que hasta ahora solo estaba disponible en forma editada y no se entregó a los investigadores de la Cámara que realizan la investigación de juicio político al presidente, según Just Security.

El correo electrónico del 30 de agosto se envió el mismo día que el secretario de Defensa Mark Esper y el secretario de Estado Mike Pompeo se reunieron con Trump para discutir la retención del dinero, que ya había estado en vigor durante aproximadamente dos meses.

Los correos electrónicos adicionales vistos por Just Security muestran que McCusker planteó por primera vez preocupaciones sobre la legalidad de la retención el 25 de julio, el mismo día de la polémica llamada de Trump con su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky, en el que Trump presionó a Zelensky para obtener un impulso político.

El Departamento de Defensa emitió advertencias adicionales a la OMB y a la Casa Blanca sobre la legalidad de la retención a medida que se extendía hasta agosto. Específicamente, los funcionarios del Pentágono dejaron en claro que estaban cada vez más preocupados por la capacidad del Departamento de Defensa de gastar los fondos de Ucrania en la fecha límite legal del 30 de septiembre.

Si el dinero no se gastara antes de la fecha límite, sería devuelto al Departamento del Tesoro en lo que se conoce como “embargo”.

“Siempre nos preocuparon las ramificaciones de mantener la asistencia militar a Ucrania”, dijo a CNN un funcionario del Departamento de Defensa.

“Esto se debe al hecho de que fue apropiado por el Congreso y ya había sido notificado al Congreso antes de que se colocara la suspensión y la necesidad de obligar el dinero al final del año fiscal, algo que la suspensión había evitado. Estas preocupaciones fueron ‘planteadas varias veces a la OMB’ a través de múltiples canales”, agregaron.

Los documentos también destacan las preocupaciones de McCusker de que la OMB no estaba representando con precisión las preocupaciones del Pentágono.

“Reconociendo la importancia del espacio de decisión, pero esta situación es realmente inviable, se hace particularmente difícil porque los abogados de la OMB continúan caracterizando constantemente el proceso y la información que hemos proporcionado. Siguen repitiendo que esta pausa no afectará la capacidad del Departamento de Defensa para ejecutar a tiempo”, escribió McCusker al jefe de gabinete del Secretario de Defensa, Mark Esper, el 27 de agosto en respuesta a una consulta sobre la retención de un contratista de defensa.

Juego de la culpa

En un correo electrónico del 9 de septiembre a McCusker, Duffey sugirió que el Pentágono, no la OMB, sería el culpable si el dinero no se entregaba.

“Si no puede garantizar los fondos, habrá sido la decisión del Departamento de Defensa la que causó cualquier embargo de fondos”, escribió.

McCusker respondió: “No puedes hablar en serio. Estoy sin palabras”.

Un segundo funcionario, que habló con CNN bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el asunto, dijo que el Pentágono le dejó claro a la OMB que no iba a ser legalmente responsable ni sufriría las consecuencias de la retención y el desconocimiento de las preocupaciones del Departamento de Defensa.

El funcionario dijo que el Departamento de Defensa le dijo a la OMB que debería asumir la responsabilidad.

Los funcionarios del Pentágono estaban preocupados por la aparente apatía de la OMB en torno a sus preocupaciones legales y la falta de comprensión de las limitaciones legales que el Departamento de Defensa tenía con respecto a la ayuda, dijo el funcionario, y agregó que creen que la apatía de la OMB se debe al hecho de que recibió orientación del presidente para ejecutar la suspensión.

Sin embargo, un portavoz de la OMB minimizó la idea de que había algún conflicto entre las dos agencias.

“Hubo un acuerdo en cada paso del camino entre los abogados del Departamento de Defensa y de la OMB, quienes fueron responsables de resolver los detalles de la retención, de acuerdo con las prioridades del presidente”, le dijo a CNN.

Un alto funcionario del Gobierno dijo que los funcionarios de la OMB creían que McCusker estaba exagerando las cifras sobre el dinero que el Pentágono no podría gastar si no se levantara la retención.

Según Just Security, McCusker envió un correo electrónico a los funcionarios de la OMB el 9 de agosto y dijo: “Como discutimos, a partir del 12 de agosto no creo que podamos estar de acuerdo en que ‘la pausa no impediría la ejecución oportuna’. Esperamos que no y que haga todo lo posible para ejecutarlo una vez que se tome la decisión política, pero ya no podemos hacer esa declaración”.

El alto funcionario de la administración insistió en que los funcionarios de la OMB creían que estaba exagerando las preocupaciones sobre cuánto dinero podría quedar sin gastar. Este funcionario afirmó que había otros altos funcionarios del Departamento de Defensa que no estaban de acuerdo con las conclusiones de McCusker.

Finalmente, los 35 millones de dólares en asistencia para Ucrania no salieron por la puerta al final del año fiscal, sin embargo, el Congreso aprobó una Resolución Continua que aseguraba que el resto del dinero podría gastarse.

Los demócratas responden

Los demócratas han aprovechado las nuevas revelaciones sobre la suspensión de la ayuda a Ucrania, argumentando que los documentos refuerzan la necesidad de que testigos declaren en un juicio político del Senado y produzcan materiales adicionales.

“Senador McConnell: esta nueva evidencia plantea preguntas que solo pueden responderse haciendo que los funcionarios clave de la administración de Trump —Mick Mulvaney, John Bolton, Michael Duffey y Robert Blair— testifiquen bajo juramento en un juicio en el Senado”, tuiteó el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, el jueves.

El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, dijo en un comunicado que “estos documentos incriminatorios refuerzan la necesidad de que se produzcan todos estos materiales, y que no podría haber un juicio justo en el Senado sin ellos”.

“Como parte de nuestra investigación de juicio político, la Cámara citó estos mismos documentos. Por su carácter profundamente incriminatorio, ahora podemos ver por qué estaban ocultos: corroboran directamente a los testigos que testificaron que la ayuda militar a Ucrania fue retenida por orden del presidente y que se informó a la Casa Blanca que hacerlo podría violar la ley. La administración no quería que el Congreso descubriera por qué”, agregó.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también intervino.

“Trump participó en una obstrucción total y sin precedentes del Congreso, ocultando estos correos electrónicos, todos los demás documentos y sus principales asesores del pueblo estadounidense. Su excusa fue una queja falsa sobre el proceso de la Cámara. ¿Cuál es la excusa ahora? ¿Por qué Trump y McConnell no permitirán un juicio justo?”, tuiteó Pelosi.