CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Irán

El alboroto y las consecuencias aumentan para Trump después de la muerte de Soleimani

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El gobierno del presidente Donald Trump ya está en peligro de perder el control de la rápida reacción en cadena y la tormenta política desatada por la muerte del principal general de Irán, Qasem Soleimani.

La afirmación del presidente Donald Trump de que el ataque con aviones no tripulados la semana pasada hace que los estadounidenses ahora estén más seguros está siendo desafiada por eventos en cascada que parecen dejar a Estados Unidos más vulnerable y aislado.

El argumento administración para llevar a cabo el ataque también quedó bajo una nueva sospecha después de que el secretario de Estado Mike Pompeo le dijo a CNN que no era «relevante» para él revelar cuán inminentes eran los ataques contra los intereses estadounidenses que según Trump, Soleimani estaba planeando.

Ante la proliferación de señales de la profundización de la crisis, Irán anunció el domingo que ya no cumpliría con las restricciones a su enriquecimiento de uranio que tenía con el acuerdo nuclear de la era Obama. El Parlamento de Iraq votó para expulsar a las tropas estadounidenses. Una salida de Estados Unidos podría poner en peligro su lucha contra el extremismo y consolidar la influencia iraní en Bagdad. Una disidencia surgió dentro del gobierno sobre la promesa del presidente de atacar sitios culturales —u objetivos civiles— si Irán organiza ataques en represalia. La administración afirma que la eliminación de Soleimani, el jefe terrorista de Irán en Oriente Medio, llevó a la celebración de los ritos funerarios de Soleimani para lanzar una campaña de propaganda para sanar las divisiones nacionales.

Mientras tanto, los aliados europeos de Washington se distanciaron del asalto de Trump. La coalición anti ISIS dirigida por Estados Unidos detuvo temporalmente las acciones contra el grupo terrorista para proteger las bases iraquíes de las milicias respaldadas por Irán. Y en una nueva señal de brechas cada vez mayores entre Iraq y Estados Unidos, el primer ministro Adil Abdul Mahdi dijo que tenía previsto reunirse con Soleimani el día en que murió para discutir una iniciativa para aliviar las tensiones entre Irán y Arabia Saudita.

En Kenya, tres estadounidenses fueron asesinados en un ataque a una base militar por Al-Shabaab, un grupo yihadista. El grupo sigue una línea sunita del Islam, mientras que Irán tiene una mayoría musulmana chiíta y no hubo un vínculo inmediato con la muerte de Soleimani. Pero el ataque fue un recordatorio tanto de la vulnerabilidad del personal estadounidense a los ataques terroristas como una señal de que otros adversarios estadounidenses podrían tratar de aprovechar el alboroto para sus propios fines.

El creciente alboroto internacional coincidió con un empeoramiento de la confrontación en casa de demócratas y republicanos del Capitolio, cada vez más distanciados por el juicio político del presidente, un drama que se desencadenó por el manejo de Trump de otro tema de política exterior: Ucrania, y los esfuerzos de Trump para usar su poder para forzar chismes políticos de sus oponentes domésticos.

La estrategia de Trump está bajo escrutinio

La profundización de las consecuencias sobre Irán renovó los cuestionamientos sobre el estilo de liderazgo de Trump y la cuestión de cuán cuidadosamente había considerado las consecuencias del ataque.

La administración se resiste a rendir cuentas públicas de la labor de inteligencia que lo llevó a atacar a Soleimani. Los demócratas en el Congreso, que dijeron que no fueron consultados de antemano y que la Casa Blanca solo ofreció una explicación clasificada de su acción, pidieron a Trump que desclasifique la notificación formal dada al Congreso sobre el ataque.

«Es fundamental que los asuntos de seguridad nacional de tal importancia se compartan con el pueblo estadounidense de manera oportuna», dice la carta emitida por el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer y el senador Bob Menendez, el principal demócrata en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. «Una notificación completamente clasificada simplemente no es apropiada en una sociedad democrática, y parece que no hay justificación legítima para clasificar esta notificación».

Tampoco hay señales evidentes de una estrategia a largo plazo para evitar las represalias iraníes, aparte de los tuits cada vez más beligerantes de Trump.

«Estas publicaciones en los medios servirán como notificación al Congreso de Estados Unidos de que si Irán ataca a cualquier persona u objetivo de Estados Unidos, Estados Unidos responderá rápida y completamente, y tal vez de manera desproporcionada», escribió Trump el domingo.

Pero hubo consternación dentro de la administración por la amenaza anterior de Trump de atacar sitios «culturales» en Irán si el régimen de Teherán llegara a perseguir estadounidenses para vengar a Soleimani. Un ataque a sitios culturales como un monumento religioso o histórico podría poner en peligro a civiles, violar varios tratados internacionales y probablemente se consideraría un crimen de guerra.

«Nada une tanto a la gente como la destrucción deliberada de sitios culturales queridos», dijo un funcionario al periodista Jim Sciutto de CNN.

Pero Trump reiteró su amenaza a los periodistas en el Air Force One cuando voló de regreso a Washington de sus vacaciones en Florida.

«Se les permite matar a nuestra gente, se les permite torturar y mutilar a nuestra gente, se les permite usar artefactos explosivos improvisados y hacer estallar a nuestra gente, y no se nos permite tocar sus sitios culturales? No funciona de esa manera», dijo el presidente según un reporte de los periodistas.

Trump también amenazó con imponer sanciones estrictas a Iraq si las tropas estadounidenses se veían obligadas a irse.

Pompeo, que fue entrevistado en el programa State of the Union de CNN, insistió en que la muerte de Soleimani hizo el mundo más seguro, a pesar de que Estados Unidos le dijo a sus ciudadanos que abandonaran Iraq.

«El Medio Oriente era inestable. Estamos creando un lugar y una oportunidad para esa estabilidad», dijo Pompeo.

«Sé que el riesgo para Estados Unidos a largo plazo se ha reducido mucho como resultado de las acciones que el presidente Trump y nuestra administración han tomado en estos últimos tres años», dijo.

El secretario de Estado también afirmó de manera sorprendente que la administración Obama «inició» una guerra con Irán con su acuerdo, el cual congeló la actividad de enriquecimiento de Irán y detuvo lo que Estados Unidos dice fue una marcha hacia una bomba nuclear.

«Les dijo a los iraníes que tenían rienda suelta para desarrollar una media luna chiíta que se extendía desde Yemen pasando por Iraq, Siria y el Líbano, rodeando a nuestro aliado Israel y amenazando también la vida de los estadounidenses», dijo Pompeo. El gobierno Trump argumenta que el acuerdo nuclear fue demasiado limitado y no restringió el apoyo de Irán a los grupos extremistas en el Medio Oriente o la amenaza del programa de misiles de la República Islámica.

Los críticos advirtieron que si bien Soleimani era una fuerza maligna, como defensor de los poderes terroristas de Irán, y era responsable del armamento avanzado que mató a cientos de soldados estadounidenses en Iraq, los costos de matarlo pueden ser mayores que los beneficios.

«No sé cuál es la motivación del presidente aquí, pero creo que fue una decisión imprudente que aumentó el riesgo para los estadounidenses en todo el mundo, no lo disminuyó», dijo a CNN el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff.

A última hora de la tarde del domingo, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la Cámara presentaría una «Resolución de poderes de guerra para limitar las acciones militares del presidente con respecto a Irán», y dijo que la primera responsabilidad del Congreso es «mantener al pueblo estadounidense a salvo».

«La semana pasada, la administración Trump realizó un ataque aéreo militar provocativo y desproporcionado dirigido a oficiales militares iraníes de alto nivel. Esta acción puso en peligro a nuestros miembros del servicio, diplomáticos y otros al arriesgarse a una grave escalada de tensiones con Irán», escribió Pelosi en una carta a los demócratas de la Cámara de Representantes anunciando la resolución.

Pero uno de los principales aliados del Congreso de Trump, el senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, respaldó el bombardeo y dijo que Irán es el «cáncer del Medio Oriente» en una entrevista con Fox News.

La administración insiste en que no quiere la guerra con Irán. Pero sus afirmaciones de que no está buscando un cambio de régimen fueron socavadas con la muerte de Soleimani, el líder iraní más poderoso después del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei.

El temor ahora es que una respuesta militar a la muerte de Soleimani por parte de Irán desencadene un ciclo de escalada que podría llevar a las dos partes a la cúspide de una guerra desastrosa.

La crisis de Irán en el extranjero y un embrollo de destitución en casa

Los eventos de los últimos días han parecido inevitables dada la política de línea dura de Trump hacia Irán, y la falta de una salida diplomática realista que pueda aliviar las tensiones.

Cuando Trump asumió el cargo, el programa de enriquecimiento de uranio de Irán se congeló. La decisión del presidente de abandonar el acuerdo nuclear y la campaña de «máxima presión» puso de rodillas a la economía iraní. Lejos de detener lo que Estados Unidos dice que es la actividad regional maliciosa de Teherán, la política estadounidense parece haberla exacerbado, lo que llevó a ataques iraníes contra el transporte marítimo en el Estrecho de Ormuz, una refinería de petróleo saudita y un ataque de la milicia que mató a un contratista estadounidense en Iraq y provocó que Trump eliminara a Soleimani.

El enfrentamiento con Irán se está profundizando a medida que lo hace otra crisis causada por las decisiones disruptivas de Trump: su juicio político por pedirle favores políticos a Ucrania pone a prueba la unidad nacional en casa.

Los días recientes han visto una creciente disputa entre la Cámara y el Senado sobre la forma del juicio político de Trump y las nuevas revelaciones dañinas que fortalecen el caso de que el presidente abusó de su poder.

Ambas crisis reflejan las tendencias que impulsan la presidencia de Trump, incluidos estándares cuestionables de confianza, transparencia y verdad de la administración, un enfoque hiperpolítico de la política exterior y la personalidad impulsiva de un comandante en jefe que actúa por instinto y acepta pocos limita su poder.

La candidata demócrata a la presidencia, la senadora de Massachussetts, Elizabeth Warren, cuestionó el momento del ataque contra Soleimani.

Cuando se le preguntó en programa «State of the Union» si cree que Trump está tratando de distraerse de su juicio político en el Congreso, Warren respondió: «Creo que es una pregunta razonable, especialmente cuando la administración, inmediatamente después de haber tomado esta decisión, ofrece un montón de explicaciones contradictorias de lo que está sucediendo».

Uno de los rivales de Warren para la nominación demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, advirtió que los tuits y amenazas del presidente reflejan su incapacidad para ser comandante en jefe. Y dijo que él era el candidato más adecuado para reemplazarlo.

«Necesitamos proporcionar un liderazgo estable, estable y experimentado. Con el debido respeto, creo que estoy mejor preparado que cualquiera que se postule para presidente en este momento», dijo Biden en un evento en Des Moines, Iowa.

Sus comentarios mostraron cómo la repentina escalada de la crisis con Irán, junto con las tensiones que probablemente no disminuyan rápidamente, podría surgir como un problema importante en la carrera primaria demócrata y proporcionar una oportunidad para el eventual candidato presidencial del partido.