CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Una misteriosa ráfaga de radio rápida fue rastreada hasta una galaxia cercana

Por Ashley Strickland

(CNN) — Astrónomos rastrearon la señal de una enigmática ráfaga de radio rápida apenas por segunda ocasión, y esta se encuentra en una galaxia espiral similar a la nuestra, no muy lejana.

Las ráfagas de radio rápidas, o FRB, por sus siglas en inglés, son ráfagas de ondas de radio de milisegundos en el espacio. Las ráfagas de radio individuales se emiten una vez y no se repiten. Se sabe que la repetición de ráfagas de radio rápidas envía ondas de radio energéticas cortas varias veces.

Múltiples ráfagas de radio rápidas individuales han sido rastreadas en los últimos años hasta sus fuentes en otras galaxias, aunque aún no se conoce lo que las creó.

Pero esta FRB repetitiva recientemente descubierta tiene una fuente distinta de la primera que se encontró en 2019, lo que profundiza el misterio de cómo se crean estas ondas de radio.

La fuente de la nueva FRB repetitiva, conocida como 180916.J0158 + 65, fue observada mediante el esfuerzo global de ocho telescopios terrestres, que determinaron la ubicación en una galaxia a 500 millones de años luz de la Tierra. Si bien eso suena increíblemente distante, se encuentra siete veces más cerca que la otra ráfaga de radio repetida y más de 10 veces más cerca que las FRB no repetidas que se han rastreado.

“La FRB se encuentra entre las más cercanas que se han visto, e incluso especulamos que podría ser un objeto más convencional en las afueras de nuestra propia galaxia”, dijo Mohit Bhardwaj, coautor del estudio y estudiante de doctorado de la Universidad McGill. “Sin embargo, la observación demostró que se encuentra en una galaxia relativamente cercana, por lo que sigue siendo una FRB desconcertante, pero lo suficientemente cercana como para estudiarla ahora con muchos otros telescopios”.

El estudio publicado el lunes en la revista Nature y sus hallazgos fueron presentados en la 235 reunión anual de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Honolulu.

La primera ráfaga de radio rápida repetida rastreada, FRB 121102, fue vinculada a una pequeña galaxia enana que contiene estrellas y metales.

“Los múltiples destellos que presenciamos en la primera FRB repetida surgieron de condiciones muy particulares y extremas dentro de una muy pequeña galaxia [enana]”, dijo Benito Marcote, autor principal del estudio del Instituto Conjunto para VLBI en Europa, que convierte una red global de telescopios en un solo observatorio. “Este descubrimiento representó la primera pieza del rompecabezas, pero también planteó más preguntas de las que resolvió, como si existía una diferencia fundamental entre las FRB repetidas y no repetidas. Ahora, hemos localizado una segunda FRB repetida, que desafía nuestras ideas previas sobre cuál podría ser la fuente de estas explosiones”.

El 19 de junio de 2019, el instituto conjunto sintonizó la ráfaga de radio rápida y repetida, que fue descubierta inicialmente por el telescopio CHIME de Canadá en 2018. Durante cinco horas, los telescopios detectaron cuatro ráfagas que duraron menos de dos milésimas de segundo.

Utilizaron una técnica llamada Very Long Baseline Interferometry (Interferometría de muy larga base) para combinar el poder de los telescopios y usarlos como uno solo para determinar la ubicación de la FRB en una región que tenía siete años luz de diámetro. Los astrónomos compararon esa habilidad con alguien parado en la Tierra capaz de reconocer a alguien en la Luna.

Esta nueva ráfaga de radio rápida repetida no solo difiere de la otra repetida rastreada, sino de todas las ráfagas de radio rápidas que se hayan rastreado.

“Las diferencias entre ráfagas de radio rápidas repetidas y no repetidas son, por lo tanto, menos claras, y creemos que estos eventos pueden no estar vinculados a un tipo particular de galaxia o entorno”, dijo Kenzie Nimmo, coautora del estudio y estudiante de doctorado en la Universidad de Amsterdam. “Puede ser que las FRB se produzcan en un gran zoológico de ubicaciones en todo el universo y solo requieran algunas condiciones específicas para ser visibles”.

La ráfaga de radio rápida repetida fue rastreada hasta uno de los brazos espirales de una galaxia al estilo de la Vía Láctea. También estaba dentro de una región del brazo en formación de estrella, dijeron los investigadores.

Aprender más sobre la galaxia anfitriona de la ráfaga puede ofrecerle a los astrónomos información sobre el entorno del que se originan y, en última instancia, desentrañar el gran misterio de lo que las crea. Dado que esta se encuentra más cerca que loas demás, los astrónomos loa observarán más en el futuro.

Entender las ráfagas rápidas de radio también puede ayudar a los astrónomos a aprender más sobre el universo. Cuantas más ráfagas puedan rastrear, mejor podrán usar las señales para mapear cómo se distribuye la materia en todo el universo.