CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Crisis EE.UU. - Irán

Los ataques de Irán parecen destinados a evitar la muerte de estadounidenses. Tres explicaciones de por qué esto podría ser así

Por Nick Paton Walsh

Beirut, Líbano (CNN) — Es quizás el ataque más descarado que Irán ha lanzado contra Estados Unidos en cuatro décadas de conflicto encubierto y abierto.

El momento. El objetivo. Las amenazas de fuertes represalias ya están «cargadas y apuntando», como lo habría hecho el presidente Donald Trump.

Sin embargo, los ataques con misiles del miércoles por la mañana contra la base aérea de al-Asad y el aeropuerto de Erbil, que albergan a las tropas estadounidenses, claramente no fueron un acto diseñado para matar a la mayor cantidad de estadounidenses posible.

Irán habrá sabido que las tropas están normalmente dormidas en las primeras horas de la mañana. La elección de atacar probablemente redujo al mínimo la cantidad de personal que deambula por la base y que podría morir o quedar herida.

También habrá sabido que Estados Unidos tiene un fuerte sistema de defensa aérea que habría estado en alerta máxima. Teherán debería tener una idea de cuán bien les iría a sus misiles contra dicha tecnología.

Los ataques con misiles no tienen sentido si el objetivo de Teherán era herir realmente a las tropas estadounidenses en grandes cantidades, como algunos habían prometido hacer.

Sin embargo, tienen sentido si se las ve como la ejecución de la del líder supremo Ali Khamenei de contraatacar abiertamente, de ejército a ejército.

Las instrucciones de Khamenei fueron confusas cuando se informó por primera vez, dado que Estados Unidos seguramente prevalecería en un conflicto militar directo. Entonces ¿estaba el líder supremo ordenando una demostración de fuerza vacía?

Los ataques del miércoles enviaron un mensaje de que Irán violaría las líneas rojas de Estados Unidos y se involucraría en una guerra directa, pero no mataron a nadie.

Lo único que pudo haber resultado herido es el orgullo militar iraní pues en un momento en el que dieron tanto bombo, no hirieron a su adversario.

Tres posibles explicaciones

Las aguas aún están bajando, e incluso en el mejor de los casos, las motivaciones de Irán se opaquen, pero hay tres posibles explicaciones para este ataque militar.

Primero, que Khamenei, el octogenario líder supremo de Irán, no esté en contacto con lo que su ejército puede lograr y haya sobreestimado la efectividad de los ataques, que luego fracasaron.

Tal error de cálculo sería sorprendente, dada su supuesta participación y conocimiento de los asuntos militares iraníes.

En segundo lugar, ganó la moderación, y esta señal en gran parte vacía (atacar objetivos militares en la oscuridad de la noche con una pequeña cantidad de misiles) proporciona la rampa de salida que ambas partes podrían haber estado buscando.

Esto sería lógico, dado que ni Teherán ni Washington tienen mucho que ganar con una lucha prolongada.

En tercer lugar, podría ser una apuesta de Irán para calmar a Estados Unidos en una falsa sensación de seguridad de que Irán es militarmente débil y que ha hecho lo peor, mientras se trama una respuesta asimétrica y más desagradable.

Eso requeriría mucha perspicacia estratégica de una división gubernamental entre las alas de línea dura y moderada, y significaría que Teherán estaba relativamente seguro de que ningún estadounidense resultaría herido en este ataque con misiles.

Es posible que Irán haya permitido que se hiciera una advertencia a Estados Unidos. La oficina del primer ministro iraquí dijo que recibió una notificación verbal de Teherán justo antes del ataque. Es difícil ver cómo Estados Unidos no aprenderían de eso de alguna manera.

El riesgo de nuevas acciones

Si los ataques en Iraq son de hecho el alcance total de la respuesta de Irán, conllevan otro riesgo: que la administración Trump piense que su destartalado desempeño durante la semana pasada ha valido la pena, e Irán ha sido vencido.

Esto correría el riesgo de una acción irracional adicional de Washington, quizás no solo contra Irán sino también contra otros enemigos. También haría que Irán parezca débil, lo que podría envalentonar a otros adversarios regionales de Teherán.

Mucho dependerá del estado de ánimo de Donald Trump cuando se despierte. Sobre lo que dice Fox News. Y sobre si se siente menospreciado por la retórica de Irán.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, ha enviado el claro mensaje de que Irán no quiere la guerra. Es notable que su voz moderada de habla inglesa se haya escuchado claramente durante esta mañana volátil, en un momento en que se podría considerar que la moderación pasó a segundo plano.

Trump puede tomar esa rampa de salida. Teherán y Washington tienen una cosa en común: su falta de apetito por un conflicto abierto y prolongado con el otro. Irán tiene una economía débil y disidencia interna. Trump quiere la reelección y no otro episodio de «arena y muerte».

Irán ha dado una respuesta ruidosa, pública y ardiente a la muerte sorprendentemente abierta del principal comandante del país. Sus aliados pueden aprovechar este coraje e incluso optar por creer en las falsas afirmaciones iraníes de que hubo bajas estadounidenses.

Esto puede hacer que, probablemente, se anuncie una represalia más lenta contra otros objetivos más suaves —por apoderados o fuerzas encubiertas—, es decir, la represalia que esperaban la mayoría de los analistas.

Pero esta no es una razón para estar alegre. Sí, ambas partes pueden haberse alejado deliberadamente de un conflicto largo y desordenado, sin embargo, ambos han aprendido que pueden atacarse directamente.

Estados Unidos e Irán han hecho cosas que quizás eran impensables hace una semana. Esas no son buenas noticias. Puede que el tono de esta mañana sea directo, pero Washington y Teherán tuvieron que llegar a un lugar mucho más oscuro de lo que han visto en décadas y elegir la calma.