CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Crisis EE.UU. - Irán

Estados Unidos intentó atacar a otro militar iraní el mismo día de la operación contra Soleimani

Por Barbara Starr, Zachary Cohen, Ryan Browne

(CNN) – La misma noche en que el Ejército de Estados Unidos realizó la operación en la que murió el comandante iraní Qasem Soleimani, también se atacó sin éxito a otro alto oficial de Irán en Yemen, según señalan un funcionario estadounidense con conocimiento de los hechos y otra fuente familiar.

Las fuentes, sin embargo, no entregaron ningún detalle de la misión o de cómo EE.UU. intentó ejecutarla. El funcionario estadounidense señaló que, de acuerdo a lo que conoce, no existe en este momento una operación más amplia para decapitar el liderazgo en la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

En un comunicado enviado a CNN, la portavoz del Pentágono Rebecca Rebarich reconoció haber visto el informe del operativo, pero se negó a proporcionar información adicional.

“Hemos visto el informe de un ataque aéreo el 2 de enero en Yemen, que desde hace mucho tiempo se considera como un espacio seguro para terroristas y otros adversarios de Estados Unidos. El Departamento de Defensa no discute presuntas operaciones en la región”, dijo Rebarich en el pronunciamiento.

A pesar de la afirmación del Pentágono, el Departamento de Defensa y el Comando Central de Estados Unidos han emitido habitualmente declaraciones oficiales sobre los ataques estadounidenses en Yemen.

publicidad

El diario The Washington Post fue el primero en reportar que la operación en Yemen tuvo lugar.

Según The Washington Post, el objetivo iraní era Abdul Reza Shahlai, un financiero y comandante clave de la Fuerza Quds de Irán, un ala de élite del Ejército de ese país que opera en todo Medio Oriente.

  • Así podría ser una guerra entre Irán y Estados Unidos

En diciembre, el representante especial del Departamento de Estado para Irán, Brian Hook, anunció que el gobierno estaba ofreciendo “hasta 15 millones de dólares por información sobre actividades financieras, redes y socios de Abdul Reza Shahlai”.

La noticia de esta operación adicional ocurre mientras los altos funcionarios de seguridad nacional de EE.UU. siguen defendiendo la afirmación de la administración Trump de que se ejecutó el ataque contra Soleimani como respuesta a una amenaza inminente para las vidas estadounidenses, pero la falta de evidencia proporcionada a los legisladores y al público ha alimentado el escepticismo persistente sobre si la medida estaba justificada.

Legisladores exigen respuestas

Este nuevo desarrollo en la noticia ya está planteando más preguntas frente a la explicación del gobierno para ejecutar el operativo contra Soleimani.

“El Congreso necesita respuestas. ¿Cuál fue el alcance total de los planes de la administración Trump para asesinar a oficiales iraníes? ¿Cómo está relacionado el intento de asesinato en Yemen con una amenaza inminente?”, publicó en Twitter este viernes el representante demócrata Ro Khanna de California como reacción a la noticia.

El Pentágono ha culpado a Soleimani y a la Fuerza Quds de los ataques contra las bases de la coalición en Iraq durante los últimos meses, incluida la ofensiva del 27 de diciembre en la que murieron un contratista estadounidense y personal iraquí. También se responsabilizó a Soleimani por el ataque a la embajada de Estados Unidos el 31 de diciembre en Bagdad, y el Ejército de EE.UU. sostuvo que fue responsable de asesinar a cientos de personas y herir a otras miles en su tiempo como comandante.

“Atrapamos un monstruo total. Lo sacamos. Y eso debería haber sucedido hace mucho tiempo. Lo hicimos porque estaban buscando hacer explotar nuestra embajada”, dijo el presidente Donald Trump a los periodistas este jueves.

“También lo hicimos por otras razones que fueron muy obvias. Alguien murió… personas resultaron gravemente heridas solo una semana antes. Y lo hicimos. Tuvimos una oportunidad… ese fue el final de un monstruo”, agregó Trump refiriéndose a un reciente ataque con cohetes en Iraq por parte de un grupo de milicias respaldado por Irán, el Khatib Hezbollah. En los hechos falleció un contratista estadounidense y resultaron heridos varios miembros del personal militar del país.

Trump afirmó en una entrevista con Fox News este viernes que Soleimani tenía como objetivo cuatro embajadas antes de que muriera en el ataque.

Los comentarios del presidente se produjeron luego de que dos importantes republicanos del Senado y demócratas del Congreso criticaran este miércoles la sesión informativa del gobierno sobre el razonamiento del ataque luego de las declaraciones del secretario de Estado Mike Pompeo y del secretario de Defensa Mark Esper.

  • MIRA: Dudas por las explicaciones de Trump sobre el ataque a Soleimani 

Múltiples legisladores aseguraron que no vieron inteligencia específica sobre una amenaza inminente por parte de Soleimani que justificara el ataque.

Conflicto en Yemen

El ejército de Estados Unidos ha realizado ataques aéreos contra los grupos afiliados de Al Qaeda e ISIS en Yemen y, a veces, también ha desplegado pequeños equipos antiterroristas en el terreno para atacar a esas organizaciones terroristas.

Estados Unidos también proporciona un apoyo muy limitado y sin combate a la coalición liderada por Arabia Saudita que apoya al gobierno yemení en su lucha con los hutíes, quienes reciben asistencia de Irán.

Aunque Estados Unidos terminó desde el año su práctica de reabastecimiento de combustible aéreo para aviones sauditas y emiratíes, aún continúa compartiendo inteligencia centrada en contrarrestar los ataques hutíes con misiles y drones, así como ofreciendo asesorías sobre procesos y procedimientos destinados a evitar víctimas civiles.

Estados Unidos ha acusado durante mucho tiempo a Irán de suministrarles a los hutíes misiles y otras armas sofisticadas que han utilizado en esos ataques.

El conflicto en Yemen comenzó a principios de 2015 cuando los rebeldes hutíes, un grupo minoritario chiita del norte del país, expulsaron al gobierno respaldado por Estados Unidos y se apoderaron de la capital, Sanaa.

La crisis rápidamente escaló a una guerra multidimensional, con el vecino Arabia Saudita liderando una coalición de estados del Golfo contra los rebeldes hutíes.

Un informe del proyecto Armed Conflict Location & Event Datal, publicado en junio pasado, encontró que más de 91.000 personas han muerto en el conflicto desde 2015. También registró que la coalición liderada por Arabia Saudita y sus aliados había sido responsables de más de 8.000 de los aproximadamente 11.700 muertes relacionadas con la focalización directa de civiles en el conflicto.

  • MIRA: Pese a la actual calma, no se descartan acciones militares de Irán

El año pasado, en un raro momento de bipartidismo, tanto la Cámara como el Senado aprobaron una resolución (la SR7) que pedía al gobierno de Trump poner fin a todas las hostilidades en Yemen que no fueran expresamente autorizadas por el Congreso. El presidente Donald Trump vetó la resolución en abril y aún continúa el apoyo al esfuerzo liderado por Arabia Saudita en Yemen.

La administración Trump ha insistido en que el trabajo del mandatario es promulgar la política exterior de Estados Unidos y que cualquier intento de limitar su autoridad es inapropiado. En su mensaje de veto en respuesta al SR7, el presidente argumentó que el Congreso fue el que sobrepasó sus límites.

“Esta resolución es un intento innecesario y peligroso de debilitar mis autoridades constitucionales, poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos estadounidenses y los valientes miembros del servicio, tanto ahora como en el futuro”, escribió Trump.

Jennifer Hansler de CNN contribuyó a este informe.