CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Los océanos se calientan a la misma tasa que si 5 bombas de Hiroshima se arrojaran cada segundo

Por Ivana Kottasová

(CNN) – Los océanos del mundo se están calentando ahora a la misma velocidad que si cinco bombas atómicas de Hiroshima fueran arrojadas al agua cada segundo, según científicos.

Un nuevo estudio publicado este lunes indica que 2019 fue otro año récord para el calentamiento oceánico, con niveles en la temperatura del agua nunca antes registrados.

Un equipo internacional de 14 científicos examinó datos que se remontan a la década de 1950 y observó las temperaturas desde la superficie del océano hasta los 2.000 metros de profundidad. La investigación, que fue publicada en la revista Advances in Atmospheric Sciences, también reveló que los océanos se están calentando a una velocidad cada vez mayor.

Aunque en la última década se produjeron las temperaturas oceánicas mundiales más calientes, los cinco años más calurosos jamás registrados fueron justamente en el último quinquenio.

  • MIRA: 5 llamadas de alerta que nos dio el planeta en este 2019

“La tendencia ascendente es implacable, por lo que podemos decir con confianza que la mayor parte del calentamiento corresponde al cambio climático provocado por el hombre”, aseguró Kevin Trenberth, reconocido científico senior en la Sección de Análisis del Clima del Centro Nacional de Investigación Atmosférica.

El estudio muestra que, si bien los océanos se calentaron constantemente entre 1955 y 1986, el calentamiento se ha acelerado rápidamente en las últimas décadas. Entre 1987-2019, las temperaturas del océano fueron un 450% mayor que durante el período anterior.

Unidades en julios

Lijing Cheng, autor principal del artículo y profesor asociado del Centro Internacional de Ciencias para el Clima y el Medio Ambiente de la Academia de Ciencias de China, dijo que la temperatura del océano en 2019 fue de 0,075 grados centígrados por encima del promedio registrado entre 1981 y 2010.

“No hay alternativas razonables aparte de las emisiones humanas de gases que atrapan el calor para explicar este calentamiento”, sostuvo Cheng, y agregó que para alcanzar esta temperatura, el océano habría absorbido 228.000.000.000.000.000.000.000 –o 228.000 trillones– julios de calor.

“La bomba atómica de Hiroshima explotó con una energía de aproximadamente 63.000.000.000.000 julios”, dijo Cheng. “Hice un cálculo… la cantidad de calor que hemos puesto en los océanos del mundo en los últimos 25 años equivale a 3.600 millones de explosiones de bombas atómicas de Hiroshima”, agregó.

Y eso equivale a lanzar aproximadamente cuatro bombas de Hiroshima a los océanos cada segundo durante el último cuarto de siglo. Pero, como el calentamiento se está acelerando, la velocidad a la que lanzamos estas bombas imaginarias se está volviendo más rápida que nunca

“Ahora estamos entre cinco y seis bombas de Hiroshima por segundo en calor”, dijo John Abraham, uno de los autores del estudio y profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de St. Thomas en Minnesota.

Se cree que algunas partes de las Maldivas han perdido hasta el 90% de sus corales debido a las condiciones cambiantes, incluido el aumento de la temperatura.

Los océanos son un buen indicador del impacto real que tiene cambio climático. Cubriendo casi tres cuartos de la superficie de la Tierra, absorben la gran mayoría del calor del mundo. Desde 1970, más del 90% del exceso de calor del planeta terminó en los océanos, mientras que menos del 4% fue absorbido por la atmósfera y la tierra, según el estudio.

Pero solo porque las personas vivan sobre tierra no significa que sean inmunes a los efectos del calentamiento en el agua. El calentamiento del océano tiene un profundo impacto en todo el mundo.

“Si quieres entender el calentamiento global, debes medir el calentamiento del océano”, dijo Abraham.

Por ejemplo, tanto el huracán Harvey –que mató al menos a 68 personas en 2017– como el huracán Florence –cuyas lluvias torrenciales inundaron gran parte de la costa este de EE.UU.– fueron influenciados por temperaturas anormalmente altas.

  • MIRA: Nuevo virus que surge por el calentamiento global mata a especies marinas

Si bien los científicos dicen que el cambio climático provocado por el hombre no es el único responsable de las tormentas tropicales, los estudios han demostrado que las altas temperaturas pueden hacerlas más húmedas y más dañinas.

El aumento de las temperaturas también significa que las aguas oceánicas tienen menos oxígeno y se están volviendo más ácidas, lo que tiene un gran impacto en los nutrientes que alimentan la vida marina. Por ejemplo, cuando una ola de calor del océano golpeó las aguas de Australia Occidental en 2011, los científicos notaron que había menos nacimientos de delfines y la tasa de supervivencia del animal disminuyó.

El calentamiento también está cambiando las corrientes y alterando los sistemas climáticos a una velocidad que la vida silvestre no puede seguir.

“Es crítico comprender cuán rápido están cambiando las cosas”, agregó Abraham.

Los científicos dijeron que si bien el daño causado a los océanos es irreversible en muchos sentidos, aún hay esperanza para el futuro.

“Veremos un aumento continuo en el contenido de calor de los océanos en este siglo, incluso si podemos mantener el aumento de la temperatura media global de la superficie muy por debajo de los 2 grados centígrados (el objetivo del Acuerdo de París)”, señaló Cheng.

Sin embargo, agregó que la velocidad del calentamiento depende completamente de las acciones del mundo sobre el cambio climático.

“Si podemos reducir las emisiones, podemos disminuir el nivel de calentamiento y luego reducir los riesgos y pérdidas asociados”, insistió.

Trenberth añadió que un aumento en el precio del carbono ayudaría a limitar el calentamiento.

“Si los líderes del mundo cambiaran de rumbo, una revolución podría tener lugar durante unos 15 años… esto requiere que los líderes de China, y de Estados Unidos en particular, junto con Europa, asuman un fuerte papel de liderazgo y preparen el escenario para que el resto del mundo pueda seguir “, dijo.