CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

Malasia devolvió toneladas de desechos plásticos a países ricos: “No seremos el basurero del mundo”

Por Rob Picheta

(CNN) – Malasia devolvió 150 contenedores de desechos plásticos a países ricos, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Canadá, insistiendo en que no será el “basurero” del mundo.

El país ha sido inundado con envíos de desechos plásticos ilegales desde 2018, cuando China tomó medidas estrictas contra una gran industria de reciclaje.

Como resultado, Malasia se convirtió en uno de los principales destinos del tráfico ilegal de residuos, pero su gobierno ha intentado luchar contra esa reputación y ha devuelto los desechos en ocasiones anteriores.

Este lunes, la ministra de Medio Ambiente del país, Yeo Bee Yin, aseguró que ordenó que se devolvieran 3.737 toneladas métricas de basura a 13 países.

De los 150 contenedores, 43 fueron enviados de regreso a Francia, 42 a Gran Bretaña, 17 a Estados Unidos recibirá y 11 a Canadá.

El gobierno buscará garantizar que “Malasia no se convierta en el basurero del mundo”, agregó Yeo en una extensa publicación en Facebook.

Los países desde donde se originaron los desechos y las compañías navieras cubrieron el costo de las devoluciones, agregó la funcionaria.

  • MIRA: Hallan basura humana en el punto más profundo del océano

China prohibió las importaciones de desechos plásticos hace dos años, como parte de una iniciativa para limpiar su medio ambiente. Esta decisión provocó un efecto dominó en las cadenas de suministro mundiales, ya que los intermediarios buscaron nuevos destinos para su basura, incluida Malasia.

Un informe reciente de Greenpeace registró que durante los primeros siete meses de 2018, los desechos plásticos exportados de EE.UU. a Malasia aumentaron más del doble en comparación con el año anterior.

El fenómeno también se está desarrollando en Filipinas, que se enfrentó a Canadá por toneladas de basura plástica el año pasado.

En mayo de 2019, los gobiernos de 187 países, incluido Malasia, acordaron incluir el plástico en la Convención de Basilea, un tratado que regula el movimiento de materiales peligrosos de un país a otro, para combatir los efectos de la contaminación plástica en todo el mundo. Estados Unidos no se encontraba entre ellos.