CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Las cosas han cambiado para Venezuela. Pero no como lo que esperaba Juan Guaidó

Por Nick Paton Walsh

(CNN) — ¿Qué pasa con un agente de cambio que no cambia mucho?

Esa es la pregunta que persigue a Juan Guaidó mientras se embarca en otra gira mundial, un espejo incómodo del viaje casi triunfante que realizó en febrero del año pasado en las semanas después de declararse el legítimo presidente interino de Venezuela.

En aquel entonces, burló de una prohibición de salir de su país y se metió a Colombia para asistir a un concierto organizado por el multimillonario británico Richard Branson. Estrechó las ansiosas manos presidenciales tanto allí como en América del Sur antes de lanzar una atrevida apuesta para regresar a Venezuela, desconcertando a sus oponentes al regresar sigilosamente al aeropuerto principal de Caracas en un avión comercial.

Guaidó hace un llamado a una Operación Libertad Sindical

En ese entonces Guaidó era la estrella en su propia historia meteórica, reforzada por la administración Trump y los vecinos de Venezuela: que él era el único líder legítimo de su país y que Nicolas Maduro estaba acabado.

Ahora, cuando hace otro viaje al extranjero esta semana, el poder de las estrellas, el magnetismo y la esperanza, se han evaporado en gran parte. Guaidó se reunió el lunes con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en una conferencia antinarcóticos en Colombia, antes de partir hacia Europa, donde podría no encontrar al presidente Donald Trump si llega a Davos en Suiza.

Es probable que no haya cambios a raíz de Guaidó, y sus millas aéreas son más un intento de resucitarse en el escenario internacional que una oportunidad para que los capitales extranjeros se hiperventilen sobre su presidencia interina.

Entonces, ¿qué ha cambiado, si Guaido no trajo ningún cambio?

Primero fue Trump. Si bien el combustible para el ascenso de Guaidó fue el colapso ardiente e inexorable de Venezuela, la chispa fue una Casa Blanca convencida de que era posible una victoria fácil. El despedido asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, quien le dijo a Maduro que debería buscar propiedades en la playa para su jubilación, también puede estar pensando en escribir sus explosivas memorias desde un lugar con vista a la arena. Los funcionarios de Trump todavía golpean el tambor de las sanciones, pero Venezuela ahora rara vez está en boca del presidente. A menos que Trump piense que una campaña revivida para expulsar a Maduro puede ayudar a sus posibilidades de reelección, tal vez en Florida, es poco probable que la intensifique pronto. Y dado lo arraigado que está el gobierno de Maduro, Estados Unidos necesitaría considerar el uso de la fuerza.

Segundo, Guaidó falló. Su equipo era nuevo en la despiadada política, encantadoramente deslumbrado por su repentino ascenso de la noche a la mañana, y alternaba entre ser sorprendentemente experto y sorprendentemente ingenuo. El intento fallido de derrocar a Maduro el 30 de abril fue un momento decisivo cuando Guaidó y sus seguidores envalentonados, incluidos algunos soldados en las calles de la capital con brazaletes azules, no cambiaron el rumbo. Guaidó falló en lo único que todos sabían que necesitaba romper: las fuerzas de seguridad y su control sobre las armas, las drogas, el dinero y las fronteras.

Lo que lleva al tercer cambio, en el propio Maduro. Él ha sido pragmático, pero también despiadado. En una entrevista reciente con The Washington Post, Maduro ofreció conversaciones directas con la administración Trump e incluso oportunidades comerciales a los gigantes petroleros estadounidenses. Hacer ofertas de negocios a Trump mientras la Casa Blanca está ocupada en ridiculizarlo con sanciones que limita con el ridículo y no es algo que Maduro haría a menos que esté bastante relajado.

Maduro también se ha vuelto desagradable (ok, más desagradable). Mientras que hace un año las fuerzas de seguridad parecían a veces reticentes a recurrir a la violencia, y tal vez incluso temían una mayor ira popular si sacaban sangre venezolana, ahora se han quitado los guantes. Trabajadores de derechos humanos han documentado una extensa campaña de tortura, destinada a eliminar cualquier sentimiento de deslealtad de los militares. Operarios cubanos acechan en centros de detención donde se alega violencia y violación sistemática de derechos humanos. Los opositores civiles han sido ejecutados por unidades policiales especiales, dicen trabajadores de derechos humanos y la ONU. El gobierno de Maduro ha rechazado estas acusaciones.

Incluso los colegas legisladores opositores de Guaidó, junto con periodistas y transeúntes, fueron atacados físicamente fuera de la Asamblea Nacional este mes por personal leal a Maduro. Siempre ha habido matones, pero la tortura se ha vuelto sistemática y los objetivos en la calle son más amplios ahora.

Maduro también ha sido lo suficientemente inteligente como para permitir pequeñas reformas. La sede del poder, Caracas, es extrañamente tranquila. Un amigo allí me dice que informalmente se permite pagar bienes con dólares, eliminando una queja detrás de las protestas y reduciendo el impacto de la hiperinflación del bolívar local. Si tienes dólares, puedes comer, incluso si la ciudad es aún menos segura. La disminución de las ventas al por mayor ha continuado en las zonas rurales, donde el trueque ahora es común, así como la escasez de alimentos. Pero si la capital se las está arreglando, el control de Maduro puede mantener el control sobre sus palancas de poder.

Es difícil no ver la mano de Moscú en algunas de estas opciones. Pequeñas reformas económicas y la brutalidad dirigida vienen directamente del libro de jugadas del Kremlin. La firma petrolera estatal rusa Rosneft también está acusada de comerciar petróleo venezolano con India y China para evitar las sanciones. (Rusia y sus compañías han negado cualquier irregularidad o participación en acuerdos que supuestamente infringen el derecho internacional). Nuevamente, mientras la capacidad de atención de la Casa Blanca para la revolución exige resultados de la noche a la mañana, Moscú se sienta con sus aliados a largo plazo.

Sin embargo, ninguno de los fracasos de Guaidó altera la crisis subyacente en el corazón de Venezuela: que su cleptocracia y su mala gestión todavía la están desangrando, con cientos de miles de refugiados todavía en la región. Pero marca el ascenso de otro líder de la oposición y luego la desaceleración.

Puede que Guaidó no esté derrotado todavía. La nueva inclinación de Maduro por las tácticas de mano dura podría ver a su rival arrestado. Eso podría provocar furia interna o una acción externa significativa. Los desertores militares en el exilio pueden reunir suficiente apoyo extranjero para afectar algún tipo de cambio. La administración Trump puede tener un plan de respaldo.

Pero la observación más sorprendente, un año desde que Guaidó se presentó ante una multitud de miles de simpatizantes en Caracas y declaró que era el presidente legítimo de toda la nación, es cuán suavemente Maduro ha salido de la tormenta.