CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Israel

Líderes mundiales se reúnen en Jerusalén para conmemorar el aniversario de Auschwitz; el presidente de Polonia no estará allí

Por Oren Liebermann, Andrew Carey

Jerusalén (CNN) — Es una lista de invitados que cualquier anfitrión estaría orgulloso de reunir. Se conmemora el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz esta semana y más de 40 presidentes y primeros ministros, reyes, príncipes y duques vendrán a Jerusalén para asistir al Quinto Foro Mundial del Holocausto, titulado «Recordando el Holocausto, combatiendo el antisemitismo».

Con preocupación por el aumento del antisemitismo en todo el mundo —con ataques desde Pittsburgh, San Diego, Monsey y Jersey City, hasta una declaración de la ciudad alemana de Dresde de una emergencia en torno al resurgimiento de la ideología nazi— este problema es frontal y central, por lo que hay una sensación de que se deben de tomar algunas medidas concretas.

Funcionarios israelíes dicen que será un paso importante que tantos líderes mundiales hablen con una sola voz en un solo lugar denunciando el racismo y el antisemitismo. Y expresan la esperanza de que más países acepten la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), una definición de 11 puntos adoptada por 19 países de todo el mundo.

Pero mientras los funcionarios israelíes dicen que será el mayor evento político internacional en la historia del país, y señalan la asistencia de Vladimir Putin, Emmanuel Macron y el príncipe Carlos, entre muchos otros, para apoyar esa afirmación, dos líderes mundiales en particular, serán notables por su ausencia.

Uno es el presidente de Polonia, Andrzej Duda, quien rechazó su invitación después de que le dijeron que no podía pronunciar un discurso en el evento principal del foro, que se celebrará el jueves en Yad Vashem, el sitio nacional de recordación del Holocausto de Israel. Dado que Auschwitz se encontraba en la Polonia ocupada por los nazis y que más judíos polacos que judíos de cualquier otra nación, fueron asesinados en el Holocausto, Duda sintió que debía hablar.

«La incapacidad de hablar sobre este asunto va en contra de los intereses [de Polonia]», dijo Duda en un discurso televisado a principios de este mes.

Andrzej Duda, presidente de Polonia. (Crédito: JANEK SKARZYNSKI/AFP/Getty Images)

Los organizadores del evento dicen que solo planearon escuchar a líderes de Israel, Alemania y las cuatro potencias aliadas en tiempos de guerra: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Rusia. Muchos otros líderes mundiales pidieron hacer un discurso, pero también fueron rechazados, agregan funcionarios israelíes.

Que el presidente ruso Vladimir Putin pueda hablar, y Duda no, solo agrega sal a las heridas del líder polaco, ya que los dos hombres están encerrados en una disputa furiosa por la responsabilidad del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Duda ha acusado a Putin de reescribir la historia al minimizar el significado completo del pacto nazi-soviético de 1939, que incluyó un acuerdo sobre la división de Polonia.

Por su parte, Putin ha dicho que el antisemitismo en Polonia ha sido pasado por alto como una causa de la guerra.

El otro líder mundial cuya ausencia se sentirá es Donald Trump. En el papel, esta sería una victoria fácil para el presidente de Estados Unidos. En un momento de creciente preocupación por el antisemitismo en Estados Unidos y más allá, Trump podría encabezar la conferencia más importante del mundo sobre el tema.

Trump solo estuvo aquí una vez como líder mundial (visitó en mayo de 2017), y esta sería la oportunidad perfecta para aumentar sus credenciales pro-Israel ya bruñidas en un año electoral. Todo lo cual hace que su ausencia sea mucho más desconcertante. En cambio, el representante del Gobierno estadounidense en la conferencia será el vicepresidente Mike Pence. Ciertamente, Pence no es nadie para descontar, pero para Israel, y para Netanyahu, Trump es la verdadera estrella.

Al tope de la lista, junto a Pence, al menos desde el punto de vista de Israel, estará Putin. Junto a Netanyahu, el líder ruso revelará un monumento a las 800.000 víctimas del asedio de Leningrado. Los dos hombres también celebrarán una importante reunión bilateral, con la presencia de Irán en Siria probablemente encabezando la agenda, como suele suceder cuando estos dos se encuentran. Sin embargo, esta reunión será la primera desde el asesinato en Estados Unidos del principal comandante iraní Qassem Soleimani. Netanyahu probablemente elegirá sus palabras con cuidado, dadas las estrechas relaciones entre Moscú y Teherán.

  • Mira: Aumenta el antisemitismo en Alemania, ¿cuál será el futuro de los judíos?

Lejos de la geopolítica, habrá otro tema importante en discusión en su reunión. Naama Issachar, una estadounidense-israelí encarcelada en Rusia por tener 9,5 gramos de marihuana en su equipaje facturado, ha sido una historia importante en Israel. Ella niega haber tratado de introducir drogas en Rusia, pero fue sentenciada a siete años y medio de prisión. Si Netanyahu puede obtener el perdón de Putin, una de las pocas opciones para sacarla de la cárcel antes de tiempo, sería una gran victoria política para el líder más antiguo de Israel. Hablando el domingo, Netanyahu parecía optimista de que sus conversaciones con Putin pudieran conducir a su libertad, diciendo que esperaba «escuchar buenas noticias pronto».

Una oportunidad para Netanyahu

Para Netanyahu, la presencia del Foro Mundial del Holocausto en Israel ofrece la oportunidad de recordarle a su audiencia nacional su posición internacional, así como tratar de convencerlos de su papel singular en el mantenimiento de la seguridad de Israel.

«En estos 75 años, desde la liberación de Auschwitz, nuestro pueblo ha hecho un viaje muy largo. Salimos de los pozos de la muerte y fundamos nuestro estado. Lo hemos llevado a la mejor década de su historia, y lo estamos llevando a un camino de logros sin precedentes. Sin embargo, por supuesto, en este largo viaje, nunca olvidaremos a nuestros hermanos y hermanas que perecieron en los incendios del Holocausto. Es en su nombre y en su memoria estamos trabajando para garantizar la continuidad de Israel», le dijo a su gabinete el domingo.

Pero al acecho en el fondo de cada aparición bilateral y pública por parte del primer ministro de Israel será el hecho de que enfrenta acusaciones por cargos de corrupción en tres casos penales. No solo eso, el país no ha tenido un gobierno en pleno funcionamiento en más de un año y está sumido en su tercer ciclo electoral consecutivo, con pocas esperanzas de que el próximo en marzo se rompa el estancamiento político.

Incapaz de formar un gobierno en las dos elecciones anteriores, Netanyahu está buscando cualquier ventaja, y organizar el Foro Mundial del Holocausto lo pondrá en el escenario internacional. Para los asistentes, se trata de derrotar el antisemitismo; para Netanyahu, esto será casi tanto como derrotar a sus adversarios políticos.