CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Tendencias en “personal branding” de cara a una nueva década

Por Vanessa Marzán Toro

Nota del editor: Vanessa Marzán Toro es experta en comunicación estratégica, especialista en lenguaje no verbal, consultora y conferencista. Las opiniones expresadas en este artículo son propias de la autora.

(CNN Español) — El término “personal branding” o #marcapersonal se define como el conjunto de las estrategias que se utilizan para manejar la imagen de una persona y/o ejecutivo como si este fuera una marca comercial, con el propósito de añadirle valor en el mercado laboral y/o empresarial. El uso y manejo de la marca personal ha evolucionado a través del tiempo; incluso su relevancia se ha interpretado desde diversas perspectivas.

En los años 1800, la marca personal estaba ligada a la confianza y la credibilidad. Es por eso que si visitamos archivos históricos descubriremos que la mayoría parte de los pequeños y grandes negocios de la época llevaban el nombre o apellido de su propietario. Era la forma de comunicar a los clientes que había una transferencia de valores al nuevo producto o servicio.

Con la llegada de la industrialización, observamos una transición interesante, pues el valor de un trabajador o ejecutivo en el mercado o su estatus social estaba más bien ligado a la empresa para la que se trabajaba y la clasificación en su puesto. Esta nueva forma de entender y vivir la marca personal se distingue en la generación de los baby boomers, nacidos entre los 1946 y 1964. En los años 80 y 90, las marcas entienden que los logos y la publicidad tradicional no bastan son suficiente para conquistar consumidores. Por eso incorporan como embajadores de marca a figuras públicas, mayormente deportistas o artistas famosos, a los que les pagan para que utilicen y hablen de su producto (influencers). Ejemplifican esta tendencia el reconocido exjugador de baloncesto de la NBA Michael Jordan con la marca Nike y la cantante Britney Spears con Pepsi.

El nuevo milenio trajo consigo cambios radicales en las estrategias de marca personal. La honestidad y transparencia se convierten en los valores preferidos de los consumidores. Muchos compradores desean tener acceso a la mayor información sobre las marcas y las personas que las lideran antes de adquirir el producto. Por ejemplo: ¿es una marca comprometida socialmente? ¿Tienen valores enfocados en la promoción de la equidad y protección del medioambiente? En los sitios de Internet de las empresas vemos fotos y biografías de sus líderes redactadas con un estilo sencillo. Historias más orientadas a enfocadas en los valores y la visión de los ejecutivos, que en ganancias, números y galardones.

Como un comportamiento cíclico, en el 2020 el poder de la marca personal vuelve a recaer en el individuo y no en la empresa para la que trabaja. Los valores, la pasión, las ideas y el éxito que comunica a través de las diversas redes sociales y profesionales son los elementos que generan valor a una empresa o marca. Hoy, más que nunca, herramientas como Facebook Live, calidad de fotografía, mercadeo de contenido (content marketing), sitio de internet personal, redacción de blogs y podcast son herramientas esenciales para emprendedores y ejecutivos que deseen contar sus historias (storytelling) y disfrutar de una marca personal sólida que le genere valor en el mercado laboral y/o empresarial.