CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

La esperanza de vida en EE. UU. sube por primera vez en 4 años a medida que disminuyen la sobredosis de drogas y las muertes por cáncer

Por Jacqueline Howard

(CNN) — La esperanza de vida en Estados Unidos aumentó por primera vez en cuatro años a medida que disminuyeron el número de sobredosis fatales de drogas y seis de las diez principales causas de muerte, según dos nuevos informes gubernamentales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y del Centro Nacional para Estadísticas de la Salud (NCHS, por sus siglas en inglés).

La esperanza de vida en Estados Unidos en 2018 fue de 78,7 años, un aumento de 0,1 años en comparación con la esperanza de vida de 78,6 años en 2017, informó el NCHS en un estudio publicado el jueves. La estimación de 2018 sigue siendo inferior al pico de 78,9 años en 2014.

Al mismo tiempo, el número de muertes por sobredosis de drogas disminuyó de 70.237 en 2017 a 67.367 en 2018, una caída del 4,1%, y la primera disminución de ese tipo en décadas. En 2018, la tasa de muertes por sobredosis en Estados Unidos fue 4,6% más baja que en 2017.

«Tratamos de determinar por qué aumentó la esperanza de vida y, en realidad, podemos desglosarla por las causas de muerte que más contribuyeron al aumento», dijo el autor del estudio Kenneth Kochanek, investigador del NCHS en Hyattsville, Maryland.

«Esa disminución en la mortalidad por sobredosis de drogas definitivamente contribuyó al aumento de la esperanza de vida», dijo, y agregó: «No fue el principal contribuyente. El principal contribuyente fue el cáncer. El cáncer realmente contribuyó más a ese aumento en la esperanza de vida. La sobredosis de drogas sería la segunda».

¿Qué está matando a la gente en Estados Unidos?

El nuevo informe de mortalidad, basado en datos de certificados de defunción del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, encontró que las diez causas principales de muerte en 2017 seguían siendo las mismas en 2018:

publicidad
  1. Enfermedad cardíaca
  2. Cáncer
  3. Lesiones no intencionales, como sobredosis de drogas y accidentes automovilísticos
  4. Enfermedades crónicas del tracto respiratorio inferior
  5. Accidente cerebrovascular
  6. Enfermedad de Alzheimer
  7. Diabetes
  8. Influenza y neumonía
  9. Enfermedad de los riñones
  10. Suicidio

Las 10 principales causas de muerte representaron el 73,8% de todas las muertes en Estados Unidos en 2018, el año más reciente del que se disponía de datos.

De 2017 a 2018, las tasas de mortalidad disminuyeron para seis de las principales causas de muerte, cayendo en un 0,8% para enfermedades cardíacas, 2,2% para cáncer, 2,8% para lesiones no intencionales, 2,9% para enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, 1,3% para accidentes cerebrovasculares y 1,6% para la enfermedad de Alzheimer, según el nuevo informe.

LEE: China aprueba medicamento contra el alzhéimer a base de algas marinas. Es el primero en 17 años

El informe también encontró que, entre 2017 a 2018, las tasas de mortalidad aumentaron por dos causas de muerte, aumentando en un 4,2% para la influenza y la neumonía y en un 1,4% para el suicidio. Las tasas de diabetes y enfermedad renal no cambiaron significativamente, según el informe.

Las nuevas estadísticas también revelaron diferencias en las tasas de mortalidad según la edad.

Entre 2017 y 2018, las tasas de mortalidad disminuyeron 5,1% para las personas entre las edades de 15 y 24; 3% para edades de 25 a 34; 1,4% para edades de 45 a 54; 0,4% para edades de 65 a 74; 1,9% para las edades de 75 a 84 y 0,9% para las edades de 85 y más, según el nuevo informe.

Los datos mostraron que las tasas de mortalidad para las edades de 35 a 44 y de 55 a 64 no cambiaron significativamente.

Entre los bebés, el informe encontró que la tasa de mortalidad infantil en Estados Unidos disminuyó un 2,3% de aproximadamente 579 bebés que mueren por cada 100.000 nacidos vivos en 2017 a aproximadamente 566 muertes por cada 100.000 en 2018.

«Ese es otro aspecto positivo», dijo Kochanek.

«Tenemos un aumento en la esperanza de vida. Tenemos seis de las 10 causas principales de muerte que muestran disminuciones, el informe de sobredosis muestra una disminución en las muertes por sobredosis de drogas y la mortalidad infantil también disminuye», dijo. «Estamos dando noticias positivas en este momento».

Los estados con las tasas más altas de mortalidad por sobredosis de drogas

El nuevo informe sobre muertes por sobredosis de drogas, también basado en datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, encontró que el número de muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos se redujo de alrededor de 22 muertes por cada 100.000 personas en 2017 a una tasa de aproximadamente 21 por 100.000 en 2018.

Al examinar los datos por estado, el informe encontró que los estados con las tasas más altas de muertes por sobredosis de drogas en 2018 fueron:

  1. Virginia Occidental, con aproximadamente 52 muertes por cada 100.000 personas
  2. Delaware, con aproximadamente 44 muertes por cada 100.000 personas
  3. Maryland, aproximadamente 37 muertes por cada 100.000 personas
  4. Pensilvania, aproximadamente 36 muertes por cada 100.000 personas
  5. Ohio, aproximadamente 36 muertes por cada 100.000 personas
  6. New Hampshire, aproximadamente 36 muertes por cada 100.000 personas

Según el informe, los estados con las tasas más bajas de mortalidad por sobredosis de drogas en 2018 fueron:

  1. Texas, con aproximadamente 10 muertes por cada 100.000 personas
  2. Dakota del Norte, aproximadamente 10 muertes por cada 100.000 personas
  3. Iowa, aproximadamente 10 muertes por cada 100.000 personas
  4. Nebraska, aproximadamente 7 muertes por cada 100.000 personas
  5. Dakota del Sur, aproximadamente 7 muertes por cada 100.000 personas

Factores que conducen a la disminución de las muertes

Una disminución de las muertes por sobredosis de drogas en 2018 probablemente fue «una gran parte» del aumento en la esperanza de vida ese año, «pero también se unió al hecho de que tuvimos mejoras en las muertes por cáncer y, en particular, la mortalidad cardiovascular, que ha estado disminuyendo», dijo el Dr. Georges Benjamin, director ejecutivo de la American Public Health Association en Washington. Benjamin no participó en los nuevos informes de mortalidad.

Agregó que, de alguna manera, esas causas principales de muerte están interrelacionadas.

«En particular, el tabaco provoca enfermedades cardiovasculares y cáncer, y la obesidad también es un factor determinante», dijo Benjamin, y agregó que si las tendencias de esperanza de vida continúan mejorando, sugiere que parte del trabajo que se está haciendo para abordar las principales causas de muerte de la nación, como enfermedades cardíacas y cáncer, está demostrando ser exitoso.

«Lo que sí vemos es casi una mejora general en la mortalidad», dijo. «Soy cautelosamente optimista, pero después de haber tenido cuatro años de disminución en la esperanza de vida, me preocupa si esto es solo fuera una anomalía».

Después de décadas de aumentos, la esperanza de vida en Estados Unidos se estancó después de 2010, luego comenzó a caer en 2014 y había estado disminuyendo desde entonces, y algunos expertos señalan las muertes por sobredosis de drogas y los suicidios como impulsores del descenso.

Ahora, «después de años de estancamiento y disminución de la esperanza de vida en Estados Unidos, este aumento de un año es ciertamente una buena noticia. Sin embargo, necesitamos una evaluación mucho más detallada a lo largo del tiempo para juzgar si las tendencias decrecientes se están revertiendo de manera sostenida», dijo el Dr. Howard Koh, profesor de liderazgo en salud pública en la Harvard TH Chan School of Public Health y la Harvard Kennedy School en Boston, que no participó en los nuevos informes de mortalidad.

Específicamente, dijo que se necesita más investigación para determinar si la mejora de la esperanza de vida en Estados Unidos afecta a amplias poblaciones de todo el país o datos demográficos específicos.

La disminución general de las muertes por sobredosis de drogas «es notable y debe continuar», dijo Koh.

Agregó que la disminución refleja el impacto de varios factores, incluida la creciente disponibilidad del medicamento naloxona, que puede revertir una sobredosis de opioides, y la mayor atención al tratamiento y la atención como parte de la salud pública.

LEE: Las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos disminuyeron ligeramente en 2018

«Sin embargo, el aumento de las muertes por opioides sintéticos, así como por la cocaína y la metanfetamina, representa la próxima ola perturbadora del desafío actual del uso de sustancias en la nación», dijo Koh.

Las tasas de mortalidad por sobredosis de opioides como heroína, oxicodona y metadona disminuyeron de 2017 a 2018 en Estados Unidos. Pero la tasa de muertes por sobredosis con opioides sintéticos distintos de la metadona, medicamentos como el fentanilo y el tramadol, aumentó un 10% entre 2017 y 2018, según el informe. La tasa de muertes por sobredosis con cocaína se triplicó con creces entre 2012 y 2018, y la tasa de muertes con psicoestimulantes como la metanfetamina aumentó un 30% por año entre 2012 y 2018, señala el informe.

‘El progreso en la salud es muy posible’

Los nuevos datos representan algo «importante» para el Dr. Joshua Sharfstein, director de la Iniciativa de Salud Americana de Bloomberg en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Baltimore, que no participó en el nuevos informes de mortalidad.

«Esto muestra que el progreso en la salud es muy posible», dijo.

Cuando se trata de la disminución de las muertes por sobredosis de drogas, «desde 2014, la mayoría de los estados han ampliado su programa de Medicaid, permitiendo a millones de personas acceder al tratamiento de adicciones. En 2016, el gobierno federal comenzó a enviar fondos adicionales a los estados para una amplia gama de servicios», dijo Sharfstein.

«Estas inversiones están comenzando a mostrar algunos resultados en algunas áreas, pero las tasas de mortalidad siguen siendo mucho más altas que hace unos años», dijo. «La mayoría de las personas con adicción a los opioides aún no tienen acceso a los servicios de reducción de daños o las formas más efectivas de tratamiento. Nuestra actitud debería ser que recién estamos comenzando esta lucha, tenemos mucho más que hacer y no nos detendremos hasta que la epidemia haya retrocedido «.