CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Accidentes

Estas tres características recomendadas no estaban en el helicóptero que transportaba a Kobe Bryant y a otras 8 personas

Por Holly Yan, Konstantin Toropin

(CNN) — Después de examinar los restos del accidente que mató a Kobe Bryant y otras ocho personas, los investigadores revelaron que el helicóptero carecía de una característica de seguridad recomendada hace 14 años.

La aeronave no tenía un sistema de información y alerta del terreno (TAWS, por sus siglas en inglés), dijo la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés). También carecía de una grabadora de voz de cabina y una grabadora de datos de vuelo, dijo un miembro de NTSB.

TAWS es una característica de seguridad que alerta a los pilotos cuando pueden tocar tierra. Las grabadoras pueden ayudar a las autoridades a investigar un accidente.

No está claro si TAWS habría ayudado a evitar que el helicóptero que transportaba a Bryant se estrellara en una ladera de California. Los investigadores están tratando de determinar la causa del accidente y si el piloto debería haber recibido un permiso especial para volar en condiciones de niebla.

Pero en 2006, la NTSB recomendó que todos los helicópteros con seis o más asientos de pasajeros estuvieran equipados con TAWS.

LEE: Esto es lo que sucedió en los minutos previos al accidente de helicóptero de Kobe Bryant

publicidad

El catalizador: un accidente de helicóptero en 2004 que mató a las 10 personas a bordo.

«Un sistema de advertencia del terreno habría dado a los pilotos el tiempo suficiente para detener su descenso y salvar la vida de todos a bordo», dijo el presidente interino de la NTSB, Mark Rosenker, en 2006.

Pero la NTSB no tiene la autoridad para establecer nuevas reglas basadas en recomendaciones. Eso depende de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), que nunca convirtió la recomendación en una nueva regla, dijo Jennifer Homendy, miembro de la NTSB.

Un portavoz de la FAA no respondió directamente el miércoles a la solicitud de CNN de una explicación de por qué la agencia no hizo que TAWS fuera obligatorio para todos los helicópteros con seis o más asientos de pasajeros.

En cambio, la FAA proporcionó una declaración escrita explicando por qué hizo que los TAWS fueran obligatorios para las ambulancias aéreas, aunque no para todos los helicópteros, incluido el utilizado por Bryant.

«Muchas operaciones de ambulancia aérea de helicópteros se realizan de noche y desde áreas de aterrizaje no mejoradas y desconocidas», dijo el comunicado. «Por el contrario, las operaciones a pedido tienden a ocurrir en áreas pobladas, dependiendo de una sólida red de rutas e instalaciones de aterrizaje».

La FAA debe considerar los análisis de costo-beneficio antes de hacer nuevas reglas, dijo Peter Goelz, ex director de la NTSB.

La FAA ha estimado que TAWS costaría «35.000 dólares por helicóptero para equipo e instalación, más 7.000 dólares por pérdida de ingresos por tiempo de inactividad del equipo», según un documento del gobierno de 2014.

Goelz dijo que él y otros expertos en aviación creen «cuando se trata de seguridad, el análisis de costo-beneficio nunca debe ser la decisión final».

Algunos pilotos de helicópteros podrían considerar que TAWS es una molestia, especialmente en buenas condiciones cuando el terreno es visible pero el sistema igual dispara alertas, dijo.

«Si tienes un dispositivo en un helicóptero, que a menudo vuela a baja altitud, a menudo (TAWS) se apagará y recibirás alertas y eso hará que el piloto lo ignore», dijo Goelz.

Pero esa preocupación, dijo, es «exagerada».

«Puedes calibrar estas cosas con mucho cuidado», dijo Goelz. «El argumento de la carga de trabajo no se sostiene cuando lo comparas con los beneficios de seguridad».

Lo que dicen el fabricante y el propietario del helicóptero

El helicóptero Sikorsky S-76B que transportaba a Bryant, su hija Gianna y otras siete personas fue construido en 1991. Eso fue 15 años antes de que la NTSB recomendara equipar todos los helicópteros nuevos y existentes que pueden transportar seis pasajeros con TAWS.

Si bien esa recomendación nunca se convirtió en un mandato federal, Sikorsky comenzó a hacer de TAWS el estándar en todos sus nuevos helicópteros S-76 a partir de 2005, dijo a CNN la portavoz de la compañía Callie Ferrari.

TAWS para helicópteros también estaba disponible como un kit de equipo opcional antes de 2005, dijo Ferrari.

Island Express Holding Corp., el propietario del helicóptero que se estrelló, se negó a comentar a CNN sobre por qué el avión no fue adaptado con TAWS.

MIRA: FOTOS | Recordando a las víctimas del accidente en el que murió Kobe Bryant

«Debido a que esta es una investigación en curso, Island Express difiere comentarios sobre este asunto a la NTSB», según un comunicado de la compañía.

El helicóptero también carecía de 2 grabadoras recomendadas

TAWS no es la única característica recomendada por la NTSB que no estaba en el helicóptero. La aeronave también carecía de una grabadora de voz de cabina (CVR) y una grabadora de datos de vuelo (FDR), dijo Homendy.

«Tener un CVR y un FDR nos hubiera ayudado significativamente en esta investigación», dijo el miembro de NTSB.

NTSB investigator Carol Hogan examines wreckage at the crash site.

La investigadora de la NTSB Carol Hogan examina los restos en el lugar donde se estrelló el helicóptero.

Al igual que con TAWS, la FAA no requiere grabadores de voz de cabina y grabadores de datos de vuelo para todos los helicópteros.

«La FAA promueve el equipamiento voluntario de las grabadoras de vuelo en aeronaves para las cuales las regulaciones no requieren estos dispositivos», dijo la FAA en un comunicado.

Island Express, el dueño del helicóptero de Bryant, se negó a decir por qué el avión no tenía las grabadoras, citando la investigación en curso.

Algunos operadores en el pasado han dicho que las grabadoras de datos de vuelo son «demasiado grandes y pesadas», dijo Goelz.

Pero «ahora los han miniaturizado. Son como máximo 2,3 kilos», dijo.

«La idea de que este tipo de dispositivos no son obligatorios es realmente inaceptable».