CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Este médico chino intentó salvar vidas, pero fue silenciado. Ahora tiene coronavirus

Por Yong Xiong, Nectar Gan

(CNN) — El 30 de diciembre, Li Wenliang lanzó una bomba en el grupo de exalumnos de la escuela de medicina en la popular aplicación de mensajería china WeChat: siete pacientes de un mercado local de mariscos habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al SARS y puestos en cuarentena en su hospital.

Li explicó que, según una prueba que había visto, la enfermedad era un coronavirus, una gran familia de virus que incluye el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Los recuerdos del SARS son profundos en China, donde una pandemia en 2003 mató a cientos tras el encubrimiento del Gobierno. «Solo quería recordarles a mis compañeros de la universidad que tuvieran cuidado», dijo.

Li, un médico de 34 años que trabaja en Wuhan, la ciudad central de China en el epicentro del brote mortal de coronavirus, les dijo a sus amigos que advirtieran a sus seres queridos en privado. Pero en cuestión de horas, las capturas de pantalla de sus mensajes se volvieron virales, sin que su nombre estuviera borroso. «Cuando los vi circulando en línea, me di cuenta de que estaba fuera de mi control y que probablemente sería sancionado», dijo Li.

Estaba en lo cierto.

Poco después de publicar el mensaje, la policía de Wuhan acusó a Li de difundir rumores. Fue uno de los varios médicos señalados por la policía por tratar de denunciar el virus mortal en las primeras semanas del brote. Desde entonces, el virus se ha cobrado al menos 427 vidas y ha enfermado a más de 20.000 personas en todo el mundo, incluyendo a Li.

publicidad
Wuhan doctor Li Wenliang in an intensive care bed on oxygen support after contracting the coronavirus.

El doctor de Wuhan Li Wenliang en cuidados intensivos con oxigenoterapia tras contraer el coronavirus.

Desde una cama de cuidados intensivos en el hospital, Li le dijo a CNN que el sábado se confirmó que había contraído el virus.

Su diagnóstico ha provocado indignación en China, donde crece una reacción violenta contra la censura estatal en torno a la enfermedad y un retraso inicial en advertir al público sobre el virus mortal.

Citado por la policía

El mismo día de diciembre en que Li envió un mensaje a sus amigos, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan emitió un aviso de emergencia, informando a las instituciones médicas de la ciudad que una serie de pacientes del Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan tenía una «neumonía desconocida.»

El aviso llegó con una advertencia: «No se permite a ninguna organización o individuo divulgar información de tratamiento al público sin autorización».

En las primeras horas del 31 de diciembre, las autoridades de salud de Wuhan celebraron una reunión de emergencia para discutir el brote. Posteriormente, Li fue convocado por funcionarios de su hospital para explicar cómo sabía sobre los casos, según el periódico estatal Beijing Youth Daily.

LEE: ¿Cómo se cuidan los médicos que atienden a personas con coronavirus?

Más tarde ese día, las autoridades de Wuhan anunciaron el brote y alertaron a la Organización Mundial de la Salud. Pero los problemas de Li no terminaron ahí.

El 3 de enero, Li fue llamado a una estación de policía local y reprendido por «difundir rumores en línea» e «interrumpir severamente el orden social» por el mensaje que envió al grupo de chat.

Medical staff wearing protective clothing with a patient at the Wuhan Red Cross Hospital in Wuhan.

Equipo médico usa vestimenta protectora en el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan.

En ese mensaje, Li dijo que los pacientes habían sido diagnosticados con SARS, citando el resultado de la prueba que mostró que el patógeno dio positivo por el virus del SARS con un alto «coeficiente de confianza», una medida que indica la precisión de la prueba. Aclaró en un mensaje posterior que el virus era en realidad un tipo diferente de coronavirus, pero la captura de pantalla de su primer mensaje ya se había extendido en línea.

Li tuvo que firmar una declaración, de la cual CNN ha visto una fotografía, reconociendo su «delito menor» y prometiendo no cometer más «actos ilegales».

Temía que fuera a ser detenido. «Mi familia se preocuparía mucho por mí si perdiera mi libertad por unos días», le dijo a CNN por un mensaje de texto en WeChat: estaba tosiendo demasiado y respirando demasiado mal para hablar por teléfono.

Por suerte, a Li se le permitió salir de la estación de policía después de una hora.

La policía de Wuhan no ha respondido a la solicitud de comentarios de CNN al momento de la publicación. La Comisión de Salud Municipal de Wuhan declinó hacer comentarios.

El oftalmólogo volvió a trabajar en el Hospital Central de Wuhan sintiéndose impotente. Él dijo: «No había nada que pudiera hacer. (Todo) tiene que adherirse a la línea oficial».

El 10 de enero, después de tratar inadvertidamente a un paciente con el coronavirus de Wuhan, Li comenzó a toser y desarrolló fiebre al día siguiente. Fue hospitalizado el 12 de enero. En los días siguientes, la condición de Li se deterioró tanto que fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos y recibió oxigenoterapia.

El 1 de febrero, dio positivo por coronavirus.

Wuhan doctor Li Wenliang, who contracted the coronavirus from a patient he treated, in an intensive care ward.

Desestiman el brote

Desde el principio, las autoridades chinas querían controlar la información sobre el brote, silenciando cualquier voz que difería con su narrativa, independientemente de si decía la verdad.

El 1 de enero, la policía de Wuhan anunció que había «tomado medidas legales» contra ocho personas que recientemente «publicaron y compartieron rumores en línea» sobre la enfermedad similar a la neumonía y «causaron impactos adversos en la sociedad».

«Internet no es una tierra más allá de la ley … Cualquier acto ilegal de fabricación, difusión de rumores y perturbación del orden social será castigado por la policía de acuerdo con la ley, con tolerancia cero», dijo un comunicado policial en Weibo, una plataforma china similar a Twitter.

El anuncio de la policía se transmitió en todo el país por CCTV, la emisora estatal de China, dejando en claro cómo el Gobierno chino trataría a esos «manifestantes».

Chinese police officers wearing masks stand in front of the Tiananmen Gate on January 26 in Beijing.

Agentes de policía chinos usan máscaras frente a la Puerta de Tiananmén.

En las dos semanas que siguieron, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan siguió siendo la única fuente de actualizaciones sobre la evolución del brote. Los científicos chinos identificaron el patógeno como un nuevo coronavirus el 7 de enero. Durante aproximadamente una semana, no se anunciaron nuevos casos confirmados. Las autoridades de salud sostuvieron que «no había evidencia obvia de transmisión de persona a persona», no había infección de los trabajadores de la salud y que el brote era «prevenible y controlable».

El 31 de enero, Li escribió en una publicación en Weibo cómo se sintió durante ese período: «Me preguntaba por qué los avisos oficiales (del Gobierno) seguían diciendo que no había transmisión de persona a persona y que no había trabajadores de la salud infectados».

Luego vino un salto repentino en las infecciones. Hasta el 17 de enero, las autoridades de Wuhan solo habían reportado 41 casos del virus. Para el 20 de enero, ese número había aumentado a 198.

El Gobierno central se hizo cargo y, el 20 de enero, el presidente Xi Jinping ordenó «esfuerzos decididos para frenar la propagación» del coronavirus y enfatizó la necesidad de la divulgación oportuna de información. Era la primera vez que Xi abordaba públicamente el brote.

Más tarde esa noche, Zhong Nanshan, un experto en respiración designado por el Gobierno, conocido por combatir el SARS hace 17 años, declaró en la cadena estatal CCTV que el nuevo coronavirus era transmisible de persona a persona.

Tres días después, las autoridades impusieron un bloqueo sin precedentes en Wuhan, el motor económico y el centro de transporte del centro de China, pero cinco millones de personas ya habían abandonado la ciudad para las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Ahora, el virus se ha extendido a todas las regiones del país, incluida la frontera occidental de Xinjiang y la remota región del Tíbet.

En una entrevista con CCTV el 27 de enero, el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, admitió que su gobierno no reveló información sobre el coronavirus «de manera oportuna».

Explicó que según la ley china sobre enfermedades infecciosas, el gobierno local primero debe informar el brote a las autoridades nacionales de salud y luego obtener la aprobación del Consejo de Estado antes de hacer un anuncio.

«Para la divulgación tardía, espero que todos puedan entender que se trata de una enfermedad infecciosa, y que la información relevante tiene canales especiales para divulgarse de conformidad con la ley», dijo.

LEE: Lo que sabemos sobre los casos de coronavirus en EE. UU.

Indignación pública

A fines de enero, el mal manejo del brote por parte del gobierno de Wuhan se estaba volviendo bien entendido en China. Muchos en línea pensaron en el grupo de ocho «chismosos», diciendo que sus advertencias tempranas podrían haber salvado cientos de vidas.

Las llamadas para que los ocho sean vindicados crecieron, incluso en los medios estatales. El llamado de Xi para la divulgación oportuna de información fue visto como una luz verde para informar sobre el coronavirus y los periodistas chinos comenzaron a producir una cobertura profunda e informes de investigación contundentes. El periódico estatal Beijing Youth Daily entrevistó a Li y el artículo se volvió viral. La pieza fue censurada en cuestión de horas, pero el alboroto se mantuvo.

A medida que aumentaba la ira pública, la Corte Suprema de China criticó el 28 de enero a la policía de Wuhan por castigar a los «chismosos».

«Podría haber sido algo afortunado para contener el nuevo coronavirus, si el público hubiera escuchado este ‘rumor’ en ese momento y hubiera adoptado medidas como usar máscaras, desinfección estricta y evitar ir al mercado de vida silvestre», dijo la corte.

Cediendo ante la presión, la policía de Wuhan emitió un comunicado al día siguiente, diciendo que las ocho personas solo habían cometido delitos menores «particularmente menores» por difundir «información no verificada». Dijo que solo habían sido citados para hablar y no detenidos ni multados.

El sábado, otra «chismosa» presentó su historia en la prensa china.

Xie Linka, oncóloga del Hospital de la Unión de Wuhan, dijo a los medios chinos que recibió una advertencia de la policía después de enviar una alerta a sus colegas en un grupo WeChat en la noche del 30 de diciembre.

En el mensaje, Xie transmitió una advertencia de otros médicos sobre una enfermedad infecciosa: «No vayan al Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan en el futuro cercano. Se descubrió que varias personas contrajeron una neumonía desconocida similar al SARS allí. Hoy nuestro hospital ha recibido múltiples pacientes del mercado. Recuerden a todos usar máscaras y ventilar adecuadamente».

Li Wenliang, a doctor in Wuhan, was punished by police for "spreading rumors" over a message warning people against the coronavirus.

Doctor Li Wenliang.

Ahora recuperándose en una sala de cuarentena, Li dijo que no estaba seguro si era uno de los ocho «chismosos». Pero se sintió aliviado después de leer el comentario de la Corte Suprema, tomándolo como una señal de que el Gobierno central está en contra de darle un castigo severo.

En el Weibo de Li, decenas de miles han dejado comentarios agradeciéndole por hablar y deseándole una rápida recuperación.

«Dr. Li, usted es un buen médico con conciencia. Espero que se mantenga sano y salvo», dicen uno de los comentarios mejor calificados.

Otros han cuestionado lo que podría haber sido si la advertencia de Li hubiera sido atendida.

«Si Wuhan hubiera prestado atención [a su advertencia] en ese entonces y hubiera tomado medidas preventivas activas», escribió otro usuario de Weibo, «donde estamos ahora un mes después podría ser una imagen completamente diferente».