CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

7 cosas para observar en las primarias de este martes en Nueva Hampshire

Por Eric Bradner, Gregory Krieg, Dan Merica

Manchester, Nueva Hampshire (CNN) — Este martes en Nueva Hampshire, el senador de Vermont Bernie Sanders espera poder declarar el tipo de victoria decisiva que podría poner toda la primaria presidencial demócrata a su favor.

El exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg tiene como objetivo detenerlo y forzar otro recuento cercano después de su empate en las asambleas partidarias de Iowa hace ocho días.

El exvicepresidente Joe Biden solo busca evitar el desastre, mientras que la senadora de Minnesota Amy Klobuchar intenta superarlo y emerger como un contendiente sorpresa a medida que la campaña se traslada a Nevada. Por su parte, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren necesita una buena actuación en el estado vecino para generar la sensación de impulso que le ha faltado a su campaña en las últimas semanas.

Aquí hay siete cosas que debe observar en las primarias del martes en Nueva Hampshire:

Sanders quiere enviar un mensaje

Sanders no obtuvo el resultado que quería en Iowa, pero Nueva Hampshire –un estado rural de tradición independiente que le otorgó una victoria de 22 puntos sobre Hillary Clinton en 2016– es su área de experiencia.

Con tantos candidatos en la boleta electoral, los márgenes serán mucho más pequeños esta vez, pero Sanders y su campaña no quieren irse de aquí sin haber pronunciado un discurso de victoria. En horario estelar. Con partidarios enviando donaciones por cada aplauso.

Cada encuesta reciente en el estado muestra al senador del vecino Vermont con una ventaja significativa, si no decisiva, sobre su rival más cercano, Buttigieg.

El par se ha enfrentado durante la última semana después del cerrado final en Iowa, donde sus respectivas campañas reclamaron el primer puesto en una contienda aún sin resolver.

Pero para Sanders, Nueva Hampshire tiene que ser diferente. No puede quedar ninguna duda.

Una derrota ante Buttigieg, quien está tratando de establecerse como el abanderado moderado, colocaría una nube oscura sobre la campaña de Sanders mientras la carrera se dirige hacia el oeste para las asambleas partidarias en Nevada.

Sanders cree que le irá bien allí, debido a su ventaja significativa con los votantes latinos, pero cualquier cosa menos que una victoria clara en Nueva Hampshire le daría un giro a las primarias demócratas y podría plantear dudas perjudiciales en su apoyo más suave: específicamente, los votantes que creen es el mejor candidato para reclamar la clase trabajadora blanca del presidente Donald Trump en noviembre.

¿Podrá Biden resurgir?

La campaña de Biden ha dependido durante mucho tiempo de transformar su base de votantes negros en una victoria en Carolina del Sur y una gran cantidad de delegados durante el próximo Supermartes.

Pero después de lograr un cuarto puesto en Iowa, no está claro si puede sobrevivir a otro espectáculo débil y mantener intacta esa base.

Para solucionar sus problemas, Biden intentó varios mensajes en los últimos días en Nueva Hampshire. El sábado, criticó la limitada experiencia de Buttigieg como alcalde de una pequeña ciudad en el anuncio más negativo de la carrera demócrata hasta la fecha. El domingo, desechó esos ataques a favor de un mensaje centrado en la moralidad. Y el lunes, abrió el día diciéndole a los votantes cómo trataría de reconquistar una economía fuerte de Trump.

Se sintió como si su campaña hubiera estado probando todas las opciones a la mano para ver si alguna funcionaba.

Biden ya ha mostrado que anticipa una derrota aquí. El viernes predijo, ante una audiencia nacional, en su primera respuesta en un debate, que “probablemente también recibiría un golpe” en New Hampshire.

Pero un sólido segundo lugar es muy diferente a un lejano cuarto o quinto puesto.

Biden ya está a la zaga de varios de sus rivales en cuanto a recaudación de fondos, y la presencia del exalcalde de la ciudad de Nueva York Mike Bloomberg en la carrera se cierne sobre el Supermartes. El agotamiento de los fondos después de otro final débil podría ser la amenaza más inmediata para su campaña.

¿Cuán cerca puede mantenerse Buttigieg?

Buttigieg, quien apenas recibió la noticia de que el Partido Demócrata de Iowa le ha otorgado la mayor cantidad de delegados de las asambleas de la semana pasada, ha visto un impulso sustancial en Nueva Hampshire.

Las encuestas a finales de 2019 lo colocaban apenas en los dos dígitos allí: una encuesta de CNN / Universidad de Nueva Hampshire en octubre ponía al exalcalde de South Bend, Indiana, con un 10%. Pero tras las asambleas de Iowa, Buttigieg vivió un resurgimiento; La última encuesta de seguimiento de CNN ahora tiene al alcalde con 22%.

En comparación, Sanders ha disfrutado de una ventaja constante en Nueva Hampshire.

Entonces, la pregunta para Buttigieg el martes es simple: ¿puede concretar un segundo lugar y cuán cerca puede mantenerse de Sanders?

Los dos han pasado a los ataques antes de las elecciones primarias, con Sanders golpeando a Buttigieg por tomar dinero de donantes adinerados y el exalcalde respondiendo al considerar al senador de Vermont como demasiado extremo e inflexible para la mayoría de los votantes.

Buttigieg ha destacado sus resultados de Iowa en Nueva Hampshire, pero también ha tratado de halagar a los votantes de este estado describiéndolos como personas “famosas por pensar” por sí mismas.

“También soy consciente y me siento humilde por el hecho de que Nueva Hampshire es Nueva Hampshire”, dijo Buttigieg en Merrimack. “Y Nueva Hampshire no es el tipo de lugar que permita que Iowa o cualquier otra persona le diga qué hacer”.

Pero espera que el estado sí escuche, aunque sea un poco, a Iowa.

¿Se están cerrando las paredes sobre Warren?

Ella ha sido implacable en su mensaje, predicando la elegibilidad y la durabilidad personal mientras explica sus planes para reformar un gobierno federal corrupto.

Pero Warren tuvo un rendimiento inferior en Iowa, un estado en el que muchos creían que tenía el equipo de campaña con mayor experiencia, y solo alcanzó los dos dígitos en la última encuesta de CNN previa a las primarias en New Hampshire.

La senadora de Massachusetts no necesita un milagro aquí; solo mostrarse “lo suficientemente fuerte”, como uno de sus patrocinadores más devotos, el cofundador del Comité de la Campaña del Cambio Progresivo, Adam Green, le dijo a CNN este fin de semana, para darle un impulso a medida que la carrera avanza hacia el oeste.

En el camino, Warren le ha dicho a las multitudes que mantengan la fe, que ha estado en “peleas imposibles de ganar” antes y que ha superado las probabilidades.

“Comencé con 19 puntos abajo, y nunca antes había competido por nada. Pero cada vez que me derribaron, volví a subir”, dijo Warren sobre su campaña de 2012 para vencer al senador republicano Scott Brown. “Y fui derribada nuevamente y volví a levantarme. Incluso en el día de las elecciones, la gente decía, demasiado cerrado, no estoy seguro de que vamos a lograrlo. Lo vencí por siete puntos y medio, esa era otra lucha imposible de ganar”.

Sus posibilidades de lograr ese tipo de regreso en en el Estado del granito parecen escasas. Pero lo que no puede permitirse –tal vez literalmente, dadas las implicaciones de la recaudación de fondos–, es caer de los puestos principales, lo que significaría ser superada por Biden y Klobuchar.

¿Cuáles moderados sobreviven?

Buttigieg y Biden serán vigilados de cerca, pero ambos tienen caminos por delante en la carrera demócrata.

La aspirante moderada que más tiene en juego en las primarias del martes es Klobuchar.

Terminó quinta, siguiendo los pasos de Biden, en Iowa. Si su potente actuación en el debate el viernes por la noche, cuando cuestionó intencionadamente la experiencia de Buttigieg, la catapulta hasta el tercer lugar en Nueva Hampshire, posiblemente por delante del exvicepresidente y Warren–, le daría un giro a la carrera demócrata.

El camino que sigue para Klobuchar sin un final sorprendentemente fuerte en Nueva Hampshire es turbio: prácticamente no tiene apoyo entre los votantes no blancos que tienen un papel mucho más importante en la carrera demócrata que comienza en Nevada, y su tardío ascenso no le ha permitido construir el tipo de organización de campaña en los estados del Supermartes que otros contendientes sí tienen.

Al menos otros dos candidatos en la categoría moderada parecen estar llegando al final de sus caminos. El senador por Colorado Michael Bennet, quien se enfocó en Nueva Hampshire con poco que mostrar en las encuestas, no ha calificado para un debate desde el verano pasado.

Y el exgobernador de Massachusetts Deval Patrick, un participante tardío en las primarias, esperaba que su estado vecino le diera un impulso y lo llevara a Carolina del Sur, donde su apuesta era que Biden colapsaría y le dejaría una oportunidad de ganar los votantes negros. Pero Nueva Hampshire podría subrayar la dificultad de entrar en una carrera meses después de que otros comenzaron a hacer campaña.

¿Son estos los últimos días de la pandilla de Yang?

El empresario Andrew Yang, junto con Buttigieg, era sin duda la mayor sorpresa de las primarias de 2020.

Se levantó de la verdadera oscuridad –cuando le dijo a su familia que planeaba postularse para presidente, algunos respondieron: “¿Presidente de qué?”- para conquistar seguidores devotos y únicos en línea. Su enfoque en un ingreso básico universal le ha dado a su campaña el tipo de causa animadora que algunos de sus rivales no pudieron tener.

Pero es ahí donde, en gran parte, terminó el éxito.

Yang terminó con 1% en Iowa y no recibió un delegado nacional. Y su campaña tuvo que despedir a parte del personal en los días posteriores a las asambleas allí, lo que indica que, a pesar de la destreza en cuanto a la recaudación de fondos en línea por parte Yang, el dinero podría estar escaseando.

Los principales operadores de Yang creen que Nueva Hampshire, con más votantes independientes que participan en las primarias demócratas, podría ser más adecuado para respaldar al empresario convertido en político. Pero encuestas recientes muestran a Yang en con cifras de un solo dígito aquí.

“Si no nos presentamos tan bien en Nueva Hampshire, habrá alguna reevaluación”, dijo un asesor de Yang, “especialmente si termina siendo el peor de los escenarios”.

Gabbard prácticamente se mudó a Nueva Hampshire. ¿Importará?

La representante de Hawai, Tulsi Gabbard, se mudó a Nueva Hampshire a fines de 2019 y alquiló una casa para facilitarle la celebración de eventos casi todos los días en el Estado del Granito.

La estrategia la ha convertido en una de las aspirantes más omnipresentes en Nueva Hampshire y la congresista incluso invitó a simpatizantes a practicar snowboard con ella este invierno.

Pero esa ubicuidad no se ha notado en las encuestas. Gabbard tuvo un 5% en la última encuesta de seguimiento de CNN en Nueva Hampshire, muy por debajo de los principales aspirantes.

Apenas hubo registro de ella en Iowa, lo que significa que cualquier apuesta de largo alcance por parte de la legisladora depende totalmente de cómo termine en Nueva Hampshire.

“Al poder pasar tiempo aquí en Nueva Hampshire, pudimos hacer campaña de la vieja escuela, campañas de base y ser competitivos”, dijo Gabbard, cuestionando la naturaleza compleja de las asambleas de Iowa. “Por eso tomamos esta decisión”.

El martes, Gabbard descubrirá si esa apuesta valió la pena.