CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

China

China está desinfectando y destruyendo dinero en efectivo para contener el coronavirus

Por Jessie Yeung

(CNN Business) — Mientras el nuevo brote de coronavirus continúa afectando a China, el banco central del país ha implementado una nueva estrategia para contener el virus: limpieza profunda y destrucción del dinero en efectivo potencialmente infectado.

Las nuevas medidas, anunciadas por el Banco Popular de China el sábado, apuntan a contener la propagación del virus, oficialmente conocido como Covid-19. Todavía se desconoce mucho sobre el virus, que ha infectado a más de 71.000 personas en todo el mundo ha matado hasta ahora a unas 1.775 personas, la mayoría en China; el virus, al parecer, sobrevive durante al menos varias horas en la superficie, según la Organización Mundial de la Salud.

Piden que atiendan a personas con coronavirus en Wuhan 4:23

Esta es la razón por la cual los edificios en las áreas afectadas desinfectan regularmente los botones de elevadores, las manijas de las puertas y otras superficies comúnmente tocadas, y por lo qué las personas están preocupadas por el dinero en efectivo, que cambia de manos varias veces al día.

Todos los bancos chinos ahora deben literalmente lavar su efectivo, desinfectarlo con luz ultravioleta y altas temperaturas, luego almacenarlo durante siete a 14 días antes de entregarlo a los clientes, dijo el gobierno central chino en un comunicado de prensa el sábado.

Un trabajador médico descansa en un hospital De la Cruz Roja de Wuhan el 16 de febrero de 2020, en medio de un brote de coronavirus que cobró la vida de más de 1.700 personas, la China primordialmente. (STR/AFP via Getty Images)

El efectivo que proviene de áreas de infección de alto riesgo, como hospitales y mercados húmedos, será «tratado especialmente» y enviado de vuelta al banco central en lugar de ser recirculado.

Y en la sucursal de Guangzhou del banco central, estos billetes de alto riesgo pueden destruirse en lugar de simplemente desinfectarse, según el tabloide estatal Global Times.

Para compensar el suministro, el banco emitirá grandes cantidades de efectivo nuevo no infectado; En enero, el banco asignó 4.000 millones de yuanes (unos 573,5 millones de dólares) en nuevos billetes a Wuhan, la ciudad china donde comenzó el brote, dijo el comunicado de prensa del gobierno.

Otras medidas incluyen suspender las transferencias físicas de efectivo entre las provincias más afectadas, para limitar la posibilidad de transmisión de virus durante el tránsito del efectivo.

No está claro cuán «infectado» en realidad puede estar el efectivo en China: el virus probablemente muere después de unas horas en la superficie, especialmente si se eliminó con desinfectante. Y la mayoría de las personas en los centros urbanos no usan efectivo de todos modos: las aplicaciones de pago móvil son casi ubicuas.

¿Cómo te contagias con el coronavirus? 1:54

Pero como estudios anteriores han encontrado, el dinero puede estar increíblemente sucio. Cada dólar, pasado de persona a persona, muestra un poco del entorno del que proviene y pasa esa contaminación a la siguiente persona.

La lista de cosas que se encuentran en los billetes de dólares estadounidenses incluye ADN de nuestras mascotas, rastros de drogas, bacterias y virus, según un estudio de 2017 en Nueva York.

Eso no significa que el efectivo sea realmente peligroso para nuestra salud; la transmisión de enfermedades relacionadas con el dinero es rara, y no se han iniciado brotes de enfermedades importantes desde los cajeros automáticos. Pero con los casos nuevos que se informan todos los días en China, los funcionarios del país no corren riesgos.

Las nuevas medidas indican «el apoyo total del sistema financiero para combatir el virus y reanudar la producción», dijo el comunicado de prensa del gobierno.

China lucha por contener el coronavirus

Desde que comenzó el brote en Wuhan en diciembre, el virus se ha extendido a 28 países y territorios, provocando restricciones de viaje y medidas de emergencia en todo el mundo.

Pero China continental sigue siendo el más afectado. De las 1.775 muertes por coronavirus en todo el mundo, solo cinco ocurrieron fuera de China continental. Y de los 71.319 casos en todo el mundo, 70.548 se encuentran en China continental.

Para limitar la propagación del virus, las autoridades chinas han implementado una serie de otras medidas drásticas, que incluyen el bloqueo total o parcial de 60 millones de personas. Las personas no solo tienen miedo de tocar el dinero: simplemente con salir a la calle corren el riesgo de infección; muchos se han quedado en casa durante las últimas semanas y solo se han aventurado a comprar comestibles. Incluso cuando salen, se envuelven en plástico protector; los viajeros en una estación de tren de Beijing esta semana fueron vistos usando guantes de plástico desechables, gorros de ducha, visores de plástico de cara completa e incluso ponchos de plástico de cuerpo completo.

Un viajero en la estación de tren del sur de Beijing, totalmente cubierto, el 15 de febrero de 2020.

Los bloqueos y la detención de los negocios también han afectado a la economía china, con cierta advertencia de que el brote podría costarle a China US$ 62.000 millones en pérdida de crecimiento. Los expertos advierten que si las empresas cierran por completo, incapaces de sobrevivir a las suspensiones prolongadas, podría provocar despidos masivos, desempleo y ejecuciones hipotecarias de viviendas.

Y así, millones de personas están comenzando a reanudar el trabajo, en la seguridad de sus apartamentos, en lo que podría ser el mayor experimento de trabajo desde el hogar del mundo.

Mientras tanto, los expertos chinos e internacionales continúan trabajando juntos para aprender más sobre el virus y contener su propagación. El domingo, un equipo de expertos internacionales y de la OMS llegó a Beijing para una misión conjunta con sus homólogos chinos, para analizar datos y determinar los próximos pasos para China y el mundo.