CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Contrajeron el coronavirus que ha matado a más de 1.700 personas y sobrevivieron

Por David Culver, Lily Lee, Ben Westcott

Beijing (CNN) — Cuando el ingeniero Edison Zhang, de 31 años, fue diagnosticado con el mortal nuevo coronavirus, que ha matado a cientos de personas en su ciudad natal de Wuhan, en realidad se sintió aliviado.

A medida que Zhang se enfermaba cada vez más, la peor parte era esperar un diagnóstico.

“Al principio, tenía miedo”, dijo. Pero una vez que su caso fue confirmado, dejó de preocuparse. “Sabía desde este punto, que no hay otra opción que recibir tratamiento”, agregó Zhang.

Zhang tuvo la suerte de recibir un diagnóstico. Hay informes en partes de China de que la escasez de kits de prueba y los resultados inexactos están conduciendo a largas demoras en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con coronavirus.

Hasta el lunes, había más de 71.000 casos de la enfermedad en todo el mundo y más de 1.700 muertes, la gran mayoría de las cuales ocurrieron en la provincia de Hubei, la región central de China donde se detectó el virus por primera vez.

ESCUCHA: El coronavirus en Hong Kong: “Me tomaban la temperatura con un termómetro ultrasónico”

Pero a medida que aumenta el número de muertos, también aumenta el recuento de los que han sobrevivido.

Los medios de comunicación estatales chinos han publicitado ampliamente a los antiguos pacientes libres de virus, mostrando imágenes de ellos recibiendo flores y saliendo del hospital. Zhang es una de las más de 10.000 personas que se han recuperado del coronavirus después de recibir un diagnóstico oficial.

Familia infectada

Zhang se está sometiendo a una cuarentena de 14 días en un hotel asignado por el gobierno en la ciudad de Chongqing, donde había viajado con los padres de su esposa para el Año Nuevo Lunar.

Llegó a la ciudad de Wuhan el 22 de enero con su esposa y sus suegros. Al día siguiente, su suegro fue al hospital porque había presentado tos.

“Habíamos pedido fuertemente una prueba de hisopo nasofaríngeo… porque sentimos que todos sus síntomas eran similares (a los del coronavirus)”, dijo Zhang. Pero el hospital del condado se negó a realizar la prueba.

Pocos días después, su esposa tuvo fiebre. El 30 de enero, una prueba de hisopo nasofaríngeo mostró que tanto ella como su padre habían sido infectados por el nuevo coronavirus, oficialmente llamado Covid-19. Al día siguiente, a Zhang y a su suegra también se les hicieron pruebas de hisopos nasales. Toda la familia estaba infectada.

“Si hubiéramos hecho las pruebas de frotis nasofaríngeos antes, tal vez no seríamos los cuatro de la familia los infectados”, dijo Zhang.

La familia fue diagnosticada en un hospital del condado que no pudo tratarlos. “Todos fuimos trasladados a un hospital de nivel superior en la ciudad… la ambulancia nos recogió directamente del hospital del condado y nos llevó al hospital de la ciudad. De puerta a puerta. No hubo paradas”, dijo.

Durante su tratamiento, Zhang dijo que constantemente preguntaba a los médicos sobre los medicamentos que le administraban. Investigó en línea su tratamiento en comparación con el de los pacientes con síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2003, para asegurarse de que no estaba tomando medicamentos con efectos secundarios a largo plazo.

El 9 de febrero, después de ser dado de alta del hospital, Zhang fue enviado a cuarentena. Le dijeron que casi todas sus pertenencias personales, incluyendo ropa, libros y otros artículos, tendrían que ser destruidas.

Hasta ahora solo Zhang y el padre de su esposa se han recuperado. Su esposa y su madre todavía están en el hospital.

MIRA: Familiares de personas que al parecer tienen coronavirus en Wuhan piden que los atiendan en hospitales

Consciente del estigma negativo que rodea a las personas que han sido infectadas por el coronavirus, Zhang pidió usar un seudónimo en sus entrevistas con CNN.

Incluso los sobrevivientes que aparecen en las emisoras estatales chinas tienen la cara borrosa, ya que el Gobierno comprende el aislamiento social y la discriminación que puede traer haber sido diagnosticado.

Aún así, en muchos sentidos, Zhang tuvo suerte. Como un hombre joven y en forma que juega baloncesto y no tiene condiciones preexistentes, sus posibilidades de sobrevivir al coronavirus parecían ser altas.

“(Después de que me diagnosticaron) verifiqué los números de defunción publicados en ese momento. Encontré que la mayoría de las personas que murieron eran personas de la tercera edad, muchas de las cuales tenían otras afecciones. Y en mi caso, no tengo ninguna otra enfermedad”, dijo.

“Lo traté simplemente como un resfriado normal”

En cuarentena en un hotel en Wuhan, Tiger Ye, de 21 años, espera un resultado negativo en su última prueba antes de poder irse a casa.

Necesita cuatro pruebas negativas antes de ser declarado libre de coronavirus.

Al igual que Zhang, Ye se ha recuperado del mortal nuevo coronavirus. También pidió usar un seudónimo por temor a las repercusiones de hablar.

Zhang no tiene claro cómo se infectó, pero Ye dijo que probablemente se infectó mientras estudiaba japonés en una escuela de idiomas no muy lejos del mercado de mariscos de Wuhan, donde se cree que se originó el coronavirus.

“El 17 de enero, mientras asistía a la escuela, me sentí un poco enfermo y dolorido. (Pero) solo lo traté como un resfriado normal y tomé un medicamento”, dijo. A los pocos días, Ye comenzó a perder el apetito y, para el 21 de enero, estaba tan mal que no pudo terminar su almuerzo.

Tomó un taxi a un hospital importante, pero lo encontró lleno de gente ansiosa. “Fue un verdadero desastre. Había mucha gente, enfermeras y médicos en la clínica de fiebre”, dijo. “Vi a la gente y revisé el mapa (para ir a otro hospital)”.

Después de mirar un mapa, identificó un hospital más pequeño y se dirigió hacia allí. Fue enviado con una receta médica pero sin un diagnóstico adecuado.

La condición de Ye empeoró y para el 26 de enero tenía una “tos loca” y fiebre alta. En el apogeo de su enfermedad, Ye dijo que “sentía frío, pero su cuerpo estaba caliente”, con una temperatura superior a 39 grados Celsius. Sufría de dolor de estómago, vómitos y diarrea.

Después de visitar el hospital nuevamente, no pudo tomar un taxi a casa ya que Wuhan estaba ahora confinado, por lo que su padre tuvo que ir a buscarlo en su automóvil. “Mi papá me dijo que necesitaba estar en cuarentena durante unos 14 días”, dijo.

Finalmente, Ye volvió al hospital. Allí se le diagnosticó oficialmente el virus y se le dio un medicamento que generalmente se usa para tratar el VIH, un tratamiento experimental que, aunque poco común, se ha proporcionado en China y otros países.

Ye comenzó a recuperarse rápidamente y el 9 de febrero lo llevaron a un hotel para que lo pusieran en cuarentena. Nunca había sido hospitalizado oficialmente.

“Cuando estaba en mi punto más difícil, pensé ‘¿moriré?’ Pero solo tuve que enfrentar esta enfermedad y combatirla”, dijo.

No todos los sobrevivientes han encontrado que tener la enfermedad es una experiencia difícil. En una conferencia de prensa organizada por el gobierno chino el viernes, Li, una trabajadora de tecnología de 31 años, dijo que solo tenía síntomas leves y que se sentía segura una vez que fue hospitalizada.

“No deberíamos temerle a esta enfermedad, si alguien la tiene, debe confiar en el país, confiar en el hospital y confiar en los médicos”, dijo a los periodistas. “Así que por favor ve al hospital para un examen lo antes posible cuando lo contraigas. Definitivamente podemos vencer la enfermedad”.

Xu Bin, médico del Hospital Beijing Youan, dijo que los médicos estaban usando una mezcla de medicamentos antivirus y medicina tradicional china para ayudar a los pacientes a recuperarse. Los médicos se protegían del virus usando trajes de materiales peligrosos, junto con otra capa de ropa y guantes protectores y máscaras faciales N95.

LEE: ¿Por qué se contagian los médicos con el coronavirus pese a los cuidados sanitarios?

Para pacientes como Zhang y Ye, la incertidumbre sobre el virus es una de las peores partes de la infección. Incluso después de que se hayan recuperado, Zhang dijo que había escuchado historias sobre “pacientes que dieron negativo dando positivo nuevamente”.

“Vi las noticias y sé que existe esa posibilidad. No sé si eso me sucedería y estoy un poco preocupado por eso, porque todavía no hay información clara sobre esta enfermedad. Realmente no puedes decir que alguien está completamente curado”, dijo.