CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Análisis

¿Sabía Xi Jinping sobre el brote de coronavirus antes de lo que se ha dicho?

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — A medida que el mortal coronavirus se extendía por China y el mundo el mes pasado, quedó claro que algo había salido mal.

Funcionarios en Hubei, la provincia en el centro del brote, fueron acusados de restar importancia a la gravedad del virus, e incluso de encubrirlo deliberadamente, ignorando la evidencia de que se propagaba de persona a persona hasta que fue demasiado tarde.

Frente a esta historia de irresponsabilidad, se contó otra historia en China, una de un gobierno central competente al que los funcionarios locales le habían negado la imagen completa, y una vez que entendió las verdaderas ramificaciones intervino para tomar medidas drásticas para detener la propagación del virus.

Y, de hecho, hubo un cambio importante el 20 de enero, cuando el presidente de China, Xi Jinping, habló públicamente por primera vez sobre el virus y ordenó “esfuerzos decididos” para controlar el brote. Hablando junto a Xi en Beijing una semana después, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, elogió la “seriedad con la que China está tomando este brote” y agradeció a Beijing por su “transparencia”.

Sin embargo, durante el fin de semana, una transcripción de un discurso interno del Partido Comunista pareció arrojar dudas sobre esta narrativa, revelando que Xi sabía y dirigía la respuesta al virus el 7 de enero, casi dos semanas antes de que hablara públicamente de ello.

La revelación plantea preguntas importantes acerca de si fue el gobierno central, no las autoridades de Hubei, el que vaciló en su respuesta, permitiendo que el virus se propagara por todo el país y, finalmente, por el mundo.

También subraya la dificultad de mantener la imagen de Xi, cuidadosamente cultivada por los medios estatales, como un gobernante casi omnisciente que supervisa y es consciente de todo lo que está sucediendo en el país. Con el aumento de las críticas sobre la incapacidad de contener el coronavirus, tanto en el país como en el extranjero, Beijing se enfrentó a la elección de admitir que Xi ignoraba la verdadera naturaleza de la crisis hasta casi un mes después, o que estaba al tanto de ello e involucrado en la respuesta.

Sin embargo, al elegir la última opción, no importa cuánta responsabilidad se pueda atribuir a los funcionarios provinciales por no “implementar” las instrucciones de Xi, el gobierno admite que la responsabilidad final del brote recae en el hombre del centro.

¿Quién lo sabía?

En la transcripción del discurso, publicado el sábado por la revista oficial del Partido Comunista Qiushi, Xi “emitió requisitos para la prevención y el control del nuevo coronavirus” durante una reunión del Comité Permanente del Politburó, el órgano de decisión más poderoso de China. el 7 de enero.

Dio más instrucciones el 20 de enero y dos días después, cuando “solicitó explícitamente a la provincia de Hubei que implementara un control exhaustivo y estricto sobre la salida de personas”, esencialmente colocando a la provincia en estado de clausura.

“En todo momento, he monitoreado la propagación de la epidemia y el progreso en el trabajo de prevención y control, y continúo dando órdenes e instrucciones orales”, dijo Xi.

Se trata del período de 13 días entre el 7 y el 20 de enero el más crucial, sobre todo porque es cuando los funcionarios en Hubei celebraron dos reuniones clave del partido provincial y Wuhan invitó a más de 40.000 familias a asistir a un banquete masivo en un intento por organizar un récord mundial. También es cuando los funcionarios de Wuhan y Hubei parecieron minimizar el brote, una evaluación que fue repetida por los funcionarios estatales: Wang Guangfa, jefe de un equipo de investigadores enviados desde Beijing para investigar la situación, dijo el 11 de enero que estaba bajo control.

Wang, como otros en la línea del frente durante el brote inicial, posteriormente fue diagnosticado con el virus.

Los funcionarios provinciales se han enfrentado a intensas críticas por su manejo de la crisis durante este período, como ocurrió en el período previo al viaje del Año Nuevo Lunar, en el que cientos de millones de personas viajan por el país. La inspección de pasajeros no se llevó a cabo en Wuhan, un importante centro de viajes nacionales e internacionales, hasta el 14 de enero y hubo más restricciones una semana después.

El alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, admitió más tarde que las “advertencias de la ciudad no fueron suficientes” y ofreció renunciar.

“Entendemos que el público no está satisfecho con nuestra divulgación de información. Por un lado, no divulgamos la información relevante de manera oportuna; por otro, no hicimos suficiente uso de información válida para mejorar nuestro trabajo”, dijo Zhou en una entrevista con la cadena estatal CCTV. “En cuanto a la divulgación tardía, espero que el público pueda entender que es una enfermedad infecciosa, y que la información relevante debe divulgarse de acuerdo con la ley. Como gobierno local, solo podemos revelar información después de ser autorizados”.

La referencia de Zhou a estar autorizado para divulgar información se vio inicialmente como una especie de intento de cubrir su propia espalda, al imponer parte de la responsabilidad a sus superiores. Pero si Xi estaba dirigiendo la respuesta en este punto, entonces Zhou podría haber estado esperando la guía de Beijing antes de hacer algo, y cualquier culpa por su inacción puede estar en otro lado.

Xi en el centro

Wu Qiang, un analista político con sede en Beijing que se especializa en analizar los discursos de Xi, describió el discurso recientemente publicado como “sin precedentes”, durante una entrevista con el diario South China Morning Post. “Parece que está defendiendo y explicando cómo ha hecho todo en su capacidad para liderar la prevención de epidemias”, dijo Wu.

En las últimas semanas, ha habido un aparente esfuerzo para trasladar la culpa de la crisis a los funcionarios provinciales, quienes engañaron a Beijing o no implementaron las instrucciones del liderazgo del partido. Esto fue ejemplificado por el embajador de China en Estados Unidos, Cui Tiankai, quien dijo en una entrevista con NPR el sábado que “no se puede hablar en términos muy generales ‘del gobierno’ (en China)”.

“A veces, el gobierno en un nivel particular comete algunos errores. Esto es posible. Esto es, creo que es algo natural en todo el mundo”, dijo. “Pero no se puede decir que todo el gobierno en China está cometiendo un error. Esto no es cierto”.

Esto ya era una especie de narrativa incómoda para Xi, quien ha acumulado más poder que cualquier líder chino desde Mao Zedong y ha intensificado severamente la disciplina interna dentro del Partido Comunista. Al enfatizar su participación personal en la respuesta desde una etapa temprana, Xi potencialmente ha socavado aún más esa narrativa: no se puede culpar a los funcionarios locales por sus fracasos, y luego revelar que los estuvo vigilando todo el tiempo.

Sin embargo, en última instancia, la incomodidad de compartir parte de la culpa con los funcionarios de Hubei podría ser preferible a admitir que Xi y aquellos a su alrededor estaban potencialmente desprevenidos o mal informados sobre lo que realmente estaba sucediendo.

Nectar Gan y Shanshan Wang contribuyeron con informes.