CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Aviación

¿Está bien reclinar tu asiento en el avión? El gran debate sobre la silla reclinada

Por Stacey Lastoe, Lilit Marcus

(CNN) — El derecho percibido a reclinar el asiento en el avión puede llegar a los golpes.

Una historia sobre una mujer que reclinó su asiento a bordo de un vuelo de American Airlines y se encontró con repetidos golpes en el respaldo de su silla se hizo viral esta semana, reavivando el debate sobre si reclinarse es aceptable.

El director ejecutivo de Delta Air Lines, Ed Bastian, se vio envuelto en la refriega en una entrevista en CNBC y dijo: «Creo que los clientes tienen derecho a reclinarse… Pero creo que lo correcto es que si vas reclinarte sobre alguien debes preguntarle primero si le parece bien».

El año pasado, Delta anunció un replanteamiento de los asientos reclinables. En un esfuerzo por afectar la experiencia de viaje de menos pasajeros, Delta decidió renovar algunos de sus jets para reducir la reclinación de los asientos de 10 a 5 centímetros y la reclinación de los asientos de primera clase de 14 a 9 centímetros.

LEE: Nadie quiere el asiento de la mitad en los aviones pero este diseño podría cambiar eso

Para aquellos que aborrecen la opción de reclinar, fue un pequeño paso. Y para aquellos que lo valoran, bueno, fue un compromiso. Este tema aparentemente inocuo es uno en el que hay dos mentes sobre lo que es aceptable y lo que no.

Dos periodistas de CNN Travel participaron en un debate amistoso sobre la reclinación de los asientos.

Tu asiento. Tu decisión.

Stacey Lastoe, editora senior de CNN Travel, tiene una altura superior a la media y no se disculpa por reclinar su asiento; es su derecho como pasajera de avión, tren y autobús. Ella alienta a la persona sentada frente a ella a hacerlo también.

En el primer tramo de mi vuelo a Japón para mi luna de miel, a mi esposo y a mí nos pasaron a la primera clase. Aunque solo serían unas pocas horas en el cielo camino a Dallas, estaba emocionada por tomar champán, sentarme y relajarme. Copa en mano, empujé hacia atrás para reclinar mi asiento para una máxima relajación. Pero no cedía; parecía estar atrapada en un asiento disfuncional.

¿O no?

Resulta que el caballero detrás de mí tenía un perro en una jaula entre las piernas, colocado de modo que el asiento frente a él, mi asiento, no tenía a dónde ir. Como éramos recién casados y amamos cada momento, no me importó cuando mi esposo se volvió hacia el hombre y le dijo que su esposa quería reclinar su asiento y le preguntó si podía reorganizar su jaula para perros para permitir la comodidad de todos.

El tipo se enloqueció, pero no antes de que una azafata interviniera y explicara racionalmente que era mi «derecho» reclinar mi asiento. Ella señaló que había mucho espacio para su perro y que él no podía usar el animal para infringir mis derechos de reclinación.

Al final, querido lector, me recliné. Bebí champán. Releí nuestro itinerario de Japón. Dormí la siesta.

LEE: Una mujer grabó en un avión a otro pasajero que le empujó repetidamente su asiento reclinado: ¿quién tiene la razón?

Ya ves, soy una reclinadora. Una persona que se reserva el derecho de reclinarse. Al hacerlo, espero que la persona frente a mí ejerza también su derecho a reclinarse. Me recuesto, se reclina, todos nos recostamos para mayor comodidad.

No puedo dormir sentada completamente erguida, sin embargo, wow, eso sería encantador. Y disfruto durmiendo en aviones, trenes, autobuses y en el automóvil. Aprecio la tecnología moderna que tiene asientos mejorados con capacidades reclinables.

Fuera de los viajes aéreos comerciales o de primera clase, sé que puede ser difícil. Por supuesto, tengo que mover mi trasero un poco más atrás en el asiento cuando alguien se reclina para que mis rodillas no se compriman en el respaldo del asiento reclinado. Pero esto es de esperarse. Ciertamente no es causa de irritación o ansiedad.

Ahora, he escuchado la frustración de muchos a quienes les gusta trabajar en sus computadoras portátiles en los aviones. Dependiendo del tamaño de la computadora portátil, y del asiento de clase económica, es imposible tener la computadora portátil completamente abierta en la mesa de la bandeja cuando la persona frente a ti se reclina. Presuntamente.

With space at a premium, some argue that reclining doesn't help.

Algunos argumentan que reclinarse no ayuda a tener más espacio.

He tenido éxito acercando mi laptop un poco más a mí, la mitad sobre la mesa de la bandeja, la mitad sobre mi regazo, o simplemente he optado por mantener la mesa de la bandeja escondida y confiar en mi regazo para poner mi portátil.

Lo que digo es: no es imposible trabajar solo porque tu vecino ha optado por ejercer su derecho a reclinarse.

Mientras el asiento tenga una función de reclinación, estaré recostada y disfrutando el vuelo.

LEE: Una pasajera dice que quedó lesionada después de que el hombre detrás de ella golpeara su asiento reclinado

¿En qué se diferencia este vuelo de todos los demás vuelos?

Lilit Marcus, editora de CNN Travel con sede en Hong Kong, realmente valora el contrato social que celebras cuando viajas entre extraños. También es conocida por argumentar a favor de los hoteles.

En la festividad judía de la Pascua, abrimos con una pregunta: ¿por qué esta noche es diferente de todas las demás? Una de las respuestas es: esta noche nos reclinamos.

Si bien esa discusión específica sobre la reclinación tiene que ver con la metáfora de poder relajarse nuevamente después de las dificultades de la historia bíblica del Éxodo, también proporciona una plantilla útil para viajar.

En otras palabras: la reclinación debe reservarse solo para ocasiones especiales.

Viajar, a menos que seas increíblemente rico, a menudo es una experiencia comunitaria. Puede que no conozcamos a los extraños aplastados a nuestro lado en el autobús, avión o tren, pero todos estamos conectados entre nosotros en virtud de ir al mismo lugar.

La historia de la Pascua, también, es la de un viaje emprendido por un grupo.

Cuando el pueblo judío, dirigido por Moisés, huyó de la esclavitud en Egipto, el Mar Rojo se separó de ellos y pudieron escapar.

Debido a la naturaleza precaria del viaje, tuvieron que trabajar juntos. Miriam, la hermana de Moisés, tocaba la pandereta para levantar el ánimo de todos.

¿Sabes lo que ella no hizo? Decidir que todos los demás en el grupo podrían descubrir su propio camino y que ella solo iría a la costa haciendo lo suyo.

¿Sabes qué más no hizo? Reclinarse.

Reclinarse es una forma de afirmar que tus necesidades de viaje, y solo las tuyas, son importantes. A la gente le gusta hacerlo, pero a nadie le gusta cuando les sucede a ellos. A menudo, son las mismas personas que empujan su asiento hacia atrás lo más lejos posible las que más se quejan cuando la persona frente a ellos retrocede sin pensar en su cena.

Sí, los aviones son estrechos. Pero la razón por la que los aviones están apretados no es por la persona detrás de ti, sino por los márgenes de ganancias de las aerolíneas que dependen de meter a más y más personas en la misma cantidad de espacio finito.

La verdad es que todos nos precipitamos juntos hacia lo desconocido. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos mientras lidiamos con la ansiedad durante el vuelo, los pasajeros ruidosos, el aire lleno de turbulencias y más.

LEE: OPINIÓN: No prohíban los asientos reclinables, prohíban a los idiotas en los aviones (2014)

Podrías decidir que tu deseo de unos pocos centímetros más de espacio es lo que realmente importa. Pero así como no gritarías (uh, espero que no lo hicieras) directamente al oído de un compañero de viaje, también puedes ser compasivo al no forzar tu camino hacia más de la de por sí pequeña cantidad de espacio personal que él o ella ya tiene.

Sé amable. Descansa en otra noche. Incluso si es Pascua.

¿Recuerdas ‘Lost’?

Si el avión aterriza en una extraña isla mística y estás atrapado allí con todos tus compañeros de viaje esperando ser rescatados, recordarán quién reclinó su asiento.

Especialmente cuando es hora de tomar decisiones difíciles sobre a quién rescatar de los osos polares.