CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

El gobierno de López Obrador prohíbe la importación de cigarrillos electrónicos por decreto

Por Marcos Álvarez

(CNN Español) — Con un decreto presidencial, el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prohibirá la importación de cigarrillos electrónicos desde este jueves.

La medida fue oficializada este miércoles con la publicación de la normativa presidencial en el Diario Oficial de la Federación de los Estados Unidos Mexicanos.

El comercio de este tipo de dispositivos se encuentra prohibido en México desde 2008 pero, según el comunicado oficial, el decreto del presidente busca lograr una “armonización” del marco normativo para evitar prácticas ilegales.

La gacetilla gubernamental cita informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que han indicado que “los cigarrillos electrónicos o dispositivos vaporizadores pueden contener niveles de sustancias tóxicas y compuestos carcinógenos, en ocasiones superiores a los de los cigarrillos tradicionales”.

LEE: Massachusetts demanda a empresa de cigarrillos electrónicos por anuncios para menores

Siempre teniendo a la OMS como referencia, el comunicado destaca que el organismo ha advertido que los mencionados dispositivos “constituyen un riesgo para las personas del entorno expuestas al aerosol exhalado por los usuarios de estos dispositivos, ya que las soluciones y mezclas utilizadas suelen estar disueltas en propilenglicol o glicerina, elementos dañinos para el corazón y los pulmones”.

MIRA: ¿Sabes qué efectos tiene en tu cuerpo el uso de cigarrillos electrónicos?

Además, añade datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) en México, que indican que, en el periodo comprendido entre 2016 y 2017, “en México, 938.000 adolescentes probaron alguna vez el cigarrillo electrónico, de los cuales 160.000 lo utilizan de manera habitual”.

Esas cifras despertaron la alerta del gobierno mexicano que considera que estos dispositivos representan “la puerta de entrada de adicción a la nicotina”.