CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Rusia busca ayudar a Trump a ganar en 2020, asegura una alta funcionaria de seguridad electoral a legisladores

Por Jim Acosta, Zachary Cohen, Dana Bash, Jeremy Herb

(CNN) – La principal funcionaria de seguridad electoral de la comunidad de inteligencia de EE.UU. tuvo una sesión informativa con los legisladores la semana pasada, en la que les advirtió que la comunidad de inteligencia cree que Rusia ya está tomando medidas para interferir en las elecciones de 2020 con el objetivo de ayudar al presidente Donald Trump a ganar, según le dijeron a CNN tres fuentes familiarizadas con el asunto.

La sesión informativa de la semana pasada, dirigida por la funcionaria de seguridad electoral Shelby Pierson y reportada inicialmente por el diario The New York Times, abordó la imagen general de los esfuerzos de Rusia, incluyendo el hackeo, el uso de redes sociales como armas y los ataques a la infraestructura electoral, señaló una de las fuentes.

Los informantes dijeron que Rusia sí favorece a Trump, pero que ayudar al presidente no era lo único que intentaban hacer: también se había diseñado algo para despertar preguntas sobre la integridad del proceso electoral, agregó la fuente.

Trump se enfureció durante una reunión con el director interino saliente de Inteligencia Nacional, Joseph Maguire, la semana pasada por permitir que la información sobre los esfuerzos de intromisión de Rusia se incluyera en la sesión informativa, indicó un funcionario de la Casa Blanca.

La interferencia de Rusia en las elecciones de 2016 –que la comunidad de inteligencia de EE.UU. cree tenía el objetivo impulsar la candidatura de Trump y afectar a su rival, Hillary Clinton– llevó a la investigación del fiscal especial Robert Mueller. Ahora, la posibilidad de interferencia en los comicios 2020 pondrá a prueba aún más las defensas de Estados Unidos contra la intromisión extranjera, la cual Trump ha minimizado repetidamente, al desestimar cualquier insinuación de que la influencia del Kremlin desempeñó un papel en su elección como presidente.

publicidad

Un funcionario de seguridad nacional en el gobierno de Trump le dijo a CNN que Pierson podría haber malinterpretado la inteligencia de que Rusia ha desarrollado una preferencia hacia Trump.

“Una interpretación más razonable de la inteligencia no es que ellos tengan una preferencia, es un paso antes de eso. Es más que entienden que el presidente es alguien con quien pueden trabajar, él es un negociador. Pero no es que lo prefieran a él sobre (Bernie) Sanders o (Pete) Buttigieg o cualquier otra persona. Así que, eso puede haber sido malinterpretado por Shelby”, afirmó el funcionario.

James Clapper, quien fue director de Inteligencia Nacional en el gobierno del presidente Barack Obama, le dijo a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room» este jueves que es “bastante predecible” que Rusia vuelva a tratar de interferir en las elecciones.

“Esto no es una gran sorpresa, pero ilustra el tremendo desafío que tiene la comunidad de inteligencia cuando está reuniendo hechos que nuestro presidente no quiere escuchar, y con el resultado de que el mensajero recibió un disparo en la forma en que a Joe Maguire se le pidió irse”, dijo Clapper.

La sesión informativa fue un factor para el cambio de director de Inteligencia Nacional

La noticia sobre la sesión informativa clasificada de Pierson con los legisladores acerca de Rusia no fue bien recibida ni por Trump ni por los republicanos de la Cámara de Representantes, le dijeron fuentes a CNN. Cuando Trump se enteró, parecía mayormente frustrado porque el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara Adam Schiff, un demócrata altamente crítico, fue incluido en la sesión informativa, de acuerdo una persona familiarizada con el asunto.

Trump creía que Schiff en especial podría usar la información para tratar de socavarlo durante los próximos meses mientras está en la carrera por la reelección, dijo la persona, y el presidente culpó a Maguire por los datos que llegaron a Schiff.

Schiff, un demócrata de California, tuiteó en la noche de este jueves que si Trump interfiere con los informes de inteligencia al Congreso sobre amenazas de intromisión extranjera, “nuevamente está poniendo en peligro nuestros esfuerzos para detener la interferencia extranjera. Exactamente como advertimos que lo haría”.

Sin embargo, el funcionario de seguridad nacional señaló que Trump estaba molesto porque se enteró sobre la conclusión de inteligencia a través de un miembro del Congreso y no por la comunidad de inteligencia, describiendo a Trump como “fuera de conjunto con Maguire en ese proceso”.

Un exfuncionario de inteligencia de alto rango desestimó la idea de que Pierson hubiera mostrado un trato preferencial hacia Schiff y los demócratas durante su sesión informativa sobre seguridad electoral, y sugirió que la respuesta de Trump indica que él y la comunidad de inteligencia “aún no pueden comunicarse sobre este tema”.

“Lo que la (comunidad de inteligencia) considera reportar la verdad –una simple declaración de hechos en evidencia sin ningún juicio– el presidente lo ve como algo que socava su legitimidad”, le dijo el exfuncionario a CNN.

Este miércoles, Trump anunció que nombraría a Richard Grenell, un acérrimo partidario y actual embajador de EE.UU. en Alemania, como director interino de Inteligencia Nacional a pesar de no tener experiencia en este sector. Una fuente familiarizada con las discusiones internas indicó que los funcionarios de la Casa Blanca vieron a Grenell como una buena solución provisional para la vacante interina de Inteligencia Nacional, ya que se agotaba el tiempo de Maguire en el puesto y había insatisfacción de Trump con Maguire por la información de inteligencia.

Trump confirmó en un tuit en la noche de este jueves que planea nominar un director de Inteligencia Nacional permanente pronto, y presentó al representante de Georgia Doug Collins, el principal republicano en la Comisión Judicial de la Cámara y un aliado del Congreso, para el puesto cuando habló con los periodistas en el Air Force One.

Grenell ya estaba siendo considerado para otros cargos en la Casa Blanca cuando cubrir el cargo de la dirección en Inteligencia Nacional se convirtió en una necesidad apremiante, añadió la fuente.

En la noche de este jueves, un funcionario de inteligencia le confirmó a CNN que el segundo al mando en Inteligencia Nacional, Andrew Hallman, también dejará su puesto interino.

Los rechazos repetidos sobre la amenaza de Rusia

Trump ha minimizado en múltiples ocasiones los esfuerzos de Rusia por interferir en las elecciones de EE.UU. y ha rechazado los hallazgos de las agencias de inteligencia estadounidenses.

En especial, el presidente pareció ponerse del lado de las afirmaciones de Rusia en lugar de la evaluación de su comunidad de inteligencia sobre la intromisión en las elecciones de 2016 cuando se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin en Helsinki, Finlandia, en julio de 2018.

Trump y la injerencia rusa 3:02

“Tengo una gran confianza en mi gente de inteligencia, pero debo decirles que el presidente Putin fue extremadamente fuerte y poderoso en su negación”, aseguró Trump ante periodistas mientras estaba junto al líder ruso. Posteriormente afirmó haber utilizado las palabras incorrectas.

Desde entonces, los funcionarios de inteligencia de EE.UU. han seguido advirtiendo constantemente sobre los esfuerzos en curso de Rusia para interferir en las elecciones estadounidenses, señalando las amenazas tanto en las elecciones intermedias de 2018 como en la carrera presidencial de 2020. El mes pasado, el director del FBI Christopher Wray dijo a la Comisión Judicial del Senado que Rusia seguía “participando en la influencia extranjera maligna” en línea con el objetivo de sembrar división y discordia, “y generar controversia, generar desconfianza en nuestras instituciones democráticas durante nuestros procesos electorales”.

En ese momento, Wray aseguró que no podía responder públicamente a una pregunta sobre si los rusos tenían como objetivo ayudar o afectar campañas políticas específicas.

La propia Pierson ha estado al frente del asunto de la interferencia extranjera en las elecciones de 2020, pues los altos funcionarios han tratado de crear conciencia sobre la naturaleza de la amenaza que tomó por sorpresa a la mayoría del público estadounidense en 2016.

“Los rusos, por ejemplo, ya están participando en operaciones de influencia en relación con los candidatos que entrarán en 2020. Pero no tenemos evidencia en este momento de que nuestros adversarios estén buscando directamente interferir con los recuentos de votos”, le dijo Pierson a NPR en una entrevista el mes pasado.

El día en que fue reemplazado, Maguire escribió un artículo de opinión junto con otros altos funcionarios de seguridad electoral, incluidos Wray y el secretario de Justicia, en el que emitió una advertencia similar sobre Rusia y otros actores extranjeros.

“Los estados han logrado un progreso significativo desde 2016, pero mientras la amenaza persista, queda trabajo por hacer. Todavía tenemos que identificar cualquier actividad diseñada para evitar la votación o cambiar los votos. Sin embargo, estamos atentos a cualquier actividad maliciosa de los cibercriminales y de actores extranjeros como Rusia, China e Irán”, escribieron.

Jake Tapper, Alex Marquardt y Paul LeBlanc, todos de CNN, contribuyeron con este informe.