CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Móvil

Los Apple Watch y los iPhone podrían usarse para detectar una causa principal de accidentes cerebrovasculares

Por Paul R. La Monica

(CNN Business) — Apple se asoció con Johnson & Johnson para reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares en las personas mayores.

J&J y Apple anunciaron el martes que los ciudadanos estadounidenses mayores de 65 años (con un plan tradicional de Medicare) serán elegibles para participar en la investigación clínica a través de la aplicación Heartline Study en iPhones. También tendrán acceso a funciones de salud cardíaca en los modelos de Apple Watch. Los pacientes también deben aceptar proporcionar acceso a sus datos de reclamaciones en Medicare.

«Heartline podría convertirse en un ensayo clínico histórico. Estamos trayendo increíbles aplicaciones digitales de tecnología y compromiso para la atención médica a pacientes y médicos», dijo el Dr. Paul Burton, vicepresidente de asuntos médicos de la unidad de Janssen Pharmaceutical Companies de J&J. a CNN Business.

El estudio está diseñado para detectar fibrilación auricular o AFib, un ritmo cardíaco irregular que es una de las principales causas de accidente cerebrovascular.

«La fibrilación auricular potencialmente puede provocar más accidentes cerebrovasculares en personas mayores de 65 años. Los casos son más comunes», dijo Burton. «Y la gente teme tanto tener un derrame cerebral como morir».

Burton dijo que la inscripción para el estudio ahora está abierta y que los pacientes serán estudiados durante al menos dos años. Los participantes ya deben tener un iPhone 6s o un modelo posterior. Agregó que un grupo de pacientes será rastreado solo en sus teléfonos y otro grupo recibirá un Apple Watch que contará con una aplicación de ECG y una función de notificación de ritmo irregular.

El anuncio de J&J-Apple es el último en una asociación entre las dos compañías. Primero anunciaron planes para trabajar juntos en un estudio de detección de AFib en enero de 2019.

Apple ha estado promocionando el Apple Watch como un dispositivo que puede ayudar a las personas a realizar un seguimiento de la información médica vital, especialmente su frecuencia cardíaca.

«El estudio Heartline ayudará a comprender mejor cómo nuestra tecnología podría contribuir a la ciencia y ayudar a mejorar los resultados de salud, incluida la reducción del riesgo de accidente cerebrovascular», dijo en un comunicado Myoung Cha, jefe de iniciativas estratégicas de salud de Apple.