CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tenis

María Sharapova, ganadora de cinco Grand Slam, se retira del tenis

Por Ben Morse

(CNN) — La cinco veces ganadora del Grand Slam Maria Sharapova anunció su retiro del tenis en una columna titulada ‘Tenis, me estoy despidiendo’, que escribió para Vogue y Vanity Fair.

La rusa se retira de las canchas a sus de 32 años, habiendo ganado un Grand Slam por última vez en 2014 cuando conquistó el Abierto de Francia por segunda ocasión.

Su última aparición fue en el Abierto de Australia 2020, donde fue eliminada en la primera ronda por Donna Vekić.

En su artículo, Sharapova dijo que estaba “despidiéndose” del tenis.

“Al dar mi vida al tenis, el tenis me dio una vida”, escribió Sharapova.

“Lo extrañaré todos los días. Extrañaré el entrenamiento y mi rutina diaria: despertarme al amanecer, atar mi zapato izquierdo antes que el derecho y cerrar la puerta de la cancha antes de golpear mi primera pelota del día. Extrañaré a mi equipo, a mis entrenadores. Extrañaré los momentos en los que estuve sentada con mi padre en el banco de prácticas. Los apretones de manos, ganen o pierdan, y los atletas, lo supieran o no, me empujaron a ser la mejor”.

María Sharapova (izquierda) saluda a la croata Donna Vekic.

Sharapova se mudó a Florida, Estados Unidos, cuando solo tenía siete años en 1994 para recibir entrenamiento profesional.

La rusa irrumpió en la escena del tenis cuando tenía 17 años en 2004 al vencer a Serena Williams, número uno en la final de Wimbledon, y ganar su primer Grand Slam.

Subió a la cima de la clasificación mundial por primera vez en 2005 y, junto con su título de Wimbledon, ganó dos títulos del Abierto de Francia, un Abierto de Australia y un título del Abierto de Estados Unidos.

La rusa también perdió ante su rival Williams en otras tres finales de Grand Slam.

En 2016, dio positivo por sustancia prohibida meldonium en el Abierto de Australia. Inicialmente fue sancionada durante dos años, antes de que la misma se redujera a 15 meses después de una apelación. Al regresar a la acción en abril del año siguiente, desde entonces no ha podido alcanzar las alturas que logró en el comienzo de su carrera.

¿Podría caer el imperio Sharapova por el dopaje? (2016)

Sharapova también ha recaudado más de 38 millones de dólares en premios en su carrera, según Business Insider.

“Mirando hacia atrás ahora, me doy cuenta de que el tenis ha sido mi montaña”, dijo. “Mi camino se llenó de valles y desvíos, pero las vistas desde su cima eran increíbles.

“Después de 28 años y cinco títulos de Grand Slam, estoy lista para escalar otra montaña, para competir en un tipo diferente de terreno”, dijo.

María Sharapova lanza un beso al público en el Roland Garros de 2018 en Francia.

La tenista pasó cinco períodos diferentes en la cima del ranking mundial, además de recibir una serie de avales bien pagados de marcas como Nike.

Después de regresar a la cima en 2012, Sharapova hizo su debut en los Olímpicos de Londres, donde terminó con la medalla de plata, perdiendo en la final ante Williams.

Sus lesiones

Sin embargo, las lesiones finalmente afectaron a la tenista rusa. Sufrió una serie de lesiones en el hombro y antes del Abierto de Estados Unidos del año pasado reconoció que el final de su carrera podría estar cerca.

“Detrás de puertas cerradas, treinta minutos antes de ir a la cancha, tuve un procedimiento para adormecer mi hombro para entrar el partido”, explicó Sharapova.

“Las lesiones de hombro no son nada nuevo para mí: con el tiempo mis tendones se han deshilachado como una cuerda.

“He tenido múltiples cirugías, una vez en 2008; otro procedimiento el año pasado, y pasé innumerables meses en fisioterapia. Simplemente pisar la cancha ese día se sintió como una victoria final, cuando por supuesto debería haber sido simplemente el primer paso hacia la victoria. Comparto esto no para obtener compasión, sino para pintar mi nueva realidad: mi cuerpo se había convertido en una distracción.

“A lo largo de mi carrera, ‘¿valió la pena?’ nunca fue una pregunta, al final, siempre lo valió. Mi fortaleza mental siempre ha sido mi arma más fuerte. Incluso si mi oponente fuera físicamente más fuerte, más segura, incluso mejor, podría perseverar y lo hice”.