CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mercado financiero

US$ 3,4 billones han sido borrados del mercado de valores en una semana

Por Matt Egan

(CNN) — La confianza en un asunto frágil en los mercados financieros. Puede desaparecer en un instante. Eso es exactamente lo que sucedió durante este caos alimentado por el coronavirus en Wall Street.

Le tomó al S&P 500 solo seis días de negociación pasar de niveles récord a una corrección. Ese es el swing más veloz en más de 70 años, según Howard Silverblatt de S&P Dow Jones Indices.

Los temores de una pandemia han borrado US$ 3,4 billones del S&P 500 durante ese lapso. Y más pérdidas están en reserva el viernes. Las acciones estadounidenses están en camino a su peor semana desde la crisis financiera de 2008.

«Por el momento, el pánico es alto», escribió Scott Minerd, director global de inversiones de Guggenheim Partners, en un informe a los clientes el jueves.

Wall Street está comenzando a valorar el riesgo de que el coronavirus pueda provocar una desaceleración económica severa o incluso una recesión en Estados Unidos. Las ventas de teléfonos inteligentes están en caída libre. MasterCard advierte sobre un gasto más suave. Apple enfrenta escasez de iPhone y Coca-Cola habla de carencia de edulcorante artificial.

«El coronavirus nos muestra el impredecible camino que puede jugar una fuerza exógena para interrumpir una economía que ya presenta muchos síntomas de ciclo tardío», anotó Minerd.

Precios optimistas, mercados sorprendidos por la crisis de salud

Las colosales pérdidas se han amplificado por algunos factores importantes.

Primero, los mercados estaban valorando sobre el optimismo, como lo demuestran las altas valoraciones del mercado. La relación precio / ganancias del S&P 500 alcanzó máximos de 18 años la semana pasada.

En otras palabras, Wall Street se mostró complaciente con el brote de coronavirus y sus consecuencias. Pero los inversores quedaron sorprendidos cuando la crisis de salud se extendió desde China a Corea del Sur, Italia y otras economías importantes.

Otro problema es que los inversores no están capacitados en epidemias, y mucho menos en pandemias. Eso crea un miedo a lo desconocido. En ese entorno, los inversores venden primero y hacen preguntas después.

Mientras tanto, los mercados también pueden sacudirse por el cambiante contexto político. Bernie Sanders, un autodenominado socialista democrático, no solo lidera la carrera por la nominación demócrata, sino que Goldman Sachs advirtió que el coronavirus podría costarle la elección al presidente Donald Trump. Eso podría significar un giro radical lejos de los bajos impuestos y la regulación ligera de la era Trump que los mercados adoran.

Wall Street ahora se prepara para obtener ganancias corporativas más débiles por el coronavirus. Goldman Sachs advirtió que el crecimiento de las ganancias del S&P 500 2020 podría ser barrido por el daño causado a las cadenas de suministro y la demanda.

Eso sugiere que la venta tal vez no se haga efectiva por ahora. RBC Capital Markets señaló que el S&P 500 podría caer a un rango de 2.700 y 2.900 puntos, lo que equivale a una pérdida total del 14% al 20% desde sus máximos históricos. La firma asegura que eso sería «consistente con los temores de crecimiento» de 2010, 2011, 2015-2016 y la segunda mitad de 2018.

‘Extremos históricos’

No obstante, los veteranos del mercado están instando a los inversores cotidianos a no entrar en pánico, y poner las pérdidas en contexto.

Sí, el Dow sufrió su peor caída de puntos el jueves. Pero sobre una base porcentual, la caída del 4,4% palidece en comparación con la caída en picada del 8% de 2008, por no mencionar el colapso del 22% en el lunes negro en 1987.

Y a pesar de las fuertes pérdidas de esta semana, el S&P 500 todavía cuadruplica  los mínimos de 2009.

Es importante recordar que los mercados tienden a reaccionar exageradamente, tanto al alza como a la baja. Y el lado positivo de la actual caída del mercado es que las acciones han comenzado a funcionar con parte de la espuma que se había acumulado. En cierto punto, las acciones comenzarán a verse atractivas nuevamente.

«Estamos viendo extremos históricos en la presión de venta», dijo Keith Lerner, estratega jefe de mercado de Truist / SunTrust Advisory.

Citando el mejorado contexto de riesgo/recompensa, Lerner mejoró su perspectiva de las acciones el jueves de «neutral» a «atractivo».

La historia muestra que los mercados tienden a reaccionar de forma exagerada ante la alarma de recesión.

El S&P 500 cayó un 10% en solo cuatro sesiones de negociación. Un año después de tal venta masiva, el S&P 500 siempre ha subido, indicó Lerner. La ganancia promedio ha sido del 26%.

Mark Haefele, director general de inversiones de UBS, informó a los clientes en un informe el jueves que los fundamentos económicos «sólidos» en Estados Unidos sugieren que la interrupción del coronavirus será «efímera».

«Si bien no estamos tratando de llegar al fondo del mercado», escribió Haefele, «la experiencia pasada sugiere que este es un buen momento para invertir en acciones estadounidenses para inversores con un horizonte temporal de varios meses o más».