CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cirujano general de EE.UU.: Ten cuidado, pero no le tengas miedo al coronavirus

Por Jerome M. Adams

Nota del editor: El vicealmirante Jerome M. Adams, M.D., es el vigésimo cirujano general de los Estados Unidos. Es anestesiólogo certificado por la junta con una maestría en salud pública y miembro de la Fuerza de Tarea del Coronavirus del Presidente. Antes de ser seleccionado para su puesto actual, se desempeñó como comisionado de salud de Indiana de 2014 a 2017. Las opiniones expresada en este texto son suyas.

(CNN) — Desde que me nombraron para el grupo de trabajo de coronavirus, rápidamente hice algunas observaciones. Está claro que debemos continuar ayudando a los estadounidenses a comprender cómo protegerse, pero también que no debemos inventarnos la rueda. Para abordar el brote de la enfermedad, podemos confiar en una planificación y preparación comprobadas que comenzaron hace mucho tiempo.

Si bien el nuevo coronavirus, también conocido como COVID-19, puede dar miedo, los estadounidenses deben recordar que hemos experimentado otros brotes de enfermedades que no solo manejamos sino que superamos. Con cada ocurrencia aprendimos y fortalecimos nuestra preparación para la próxima. Nuestra historia con estos brotes nos da la confianza de que tenemos el conocimiento, las herramientas y el talento para abordar COVID-19.

MIRA: ¿Qué le depara el futuro al coronavirus? Así es como terminaron otros tres brotes infecciosos como el ébola, SARS y H1N1

Contamos con los mejores expertos médicos y científicos que trabajan con el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, todos tomando las medidas necesarias para proteger al público. El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Dr. Bob Redfield, es un virólogo clínico reconocido internacionalmente. El Dr. Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), es un inmunólogo de renombre mundial y respetado que ha ayudado a nuestro país a navegar en los brotes virales en el pasado. Si bien no debemos ser complacientes, el público puede estar seguro de que tenemos el mejor equipo científico del mundo trabajando día y noche para mantener a nuestro país seguro.

Parte de mi trabajo como cirujano general es comunicar la mejor ciencia disponible al pueblo estadounidense, y eso incluye cómo nosotros, como país, como comunidades e individuos, debemos actuar para mantenernos saludables. Esto es especialmente importante ya que vemos que a medida que hay una mayor propagación potencial de la comunidad, la respuesta de EE. UU. se amplía para incluir tanto un enfoque en la contención del virus como la limitación de su impacto.

Las comunidades e instituciones deben revisar sus planes de respuesta ante una pandemia durante brotes previos como el virus de la gripe H1N1, el SARS y el ébola. Los proveedores de atención médica deben estar atentos a los pacientes que han viajado a regiones afectadas por el coronavirus y a los pacientes con fiebre y enfermedades respiratorias, pero no hay una explicación alternativa, como la influenza.

Hay cosas que los estadounidenses promedio deberían, y no deberían, hacer para protegerse. Debido a que COVID-19 es una enfermedad respiratoria, existen medidas básicas de salud pública que pueden limitar su propagación. Lavarse las manos con frecuencia, mantenerse alejado de las personas enfermas o quedarse en casa si te enfermas y cubrirte cuando toses o estornudas están científicamente comprobadas como algunas de las formas mejores y más prácticas para que las personas se mantengan libres de enfermedades.

No se recomienda usar máscaras para la mayoría de los estadounidenses y el acaparamiento de máscaras puede perjudicar nuestra respuesta al reducir el suministro disponible para los profesionales médicos que las necesitan. Es de vital importancia que nuestros proveedores de salud tengan máscaras y otros suministros médicos cuando atienden a personas que han estado expuestas al virus.

Finalmente, ha habido muchas comparaciones de coronavirus con gripe. Estas comparaciones directas no siempre son útiles, pero vale la pena señalar que estamos en medio de una temporada de gripe severa y que la gripe sigue siendo un riesgo significativo para muchos estadounidenses. Vacunarse contra la gripe no solo disminuye la probabilidad de contraer o ser hospitalizado por la gripe, sino que la prevención de la gripe puede respaldar nuestra respuesta al COVID-19. La capacidad de la comunidad para responder a COVID-19 será aún más fuerte si prevenimos el exceso de casos de gripe estacional mediante una mayor vacunación contra la gripe. Esto es particularmente cierto si esos casos de gripe son graves y requieren hospitalización, por lo que se utilizan recursos hospitalarios clave.

MIRA: El COI dice que sí habrá Juegos Olímpicos en Tokio pese al coronavirus… de momento

Los estadounidenses deben sentirse tranquilos al saber que tenemos el mejor equipo del mundo para protegerlos de COVID-19, y los mejores sistemas de salud pública y atención médica en los que confiar. Debemos ser cautelosos y tomar las medidas adecuadas para prepararnos y protegernos, pero no debemos tener miedo.

Hemos pasado por esto antes y ningún lugar en el mundo está mejor preparado para manejar este desafío. Convirtamos el miedo en acciones que nos ayudarán a mantenernos a salvo.