CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

El movimiento Detengan a Sanders ya mostró sus cartas

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — En las últimas 24 horas, sucedieron las siguientes cosas en la carrera presidencial demócrata:

1) El exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, puso fin su campaña y dio su respaldo al exvicepresidente Joe Biden en un mitin en Texas anoche.

2) La senadora de Minnesota Amy Klobuchar decidió abandonar la carrera y respaldar a Biden. Ella también estuvo en el mitin de Biden en Texas.

3) El exlíder de la mayoría del Senado Harry Reid (Nevada) anunció su respaldo a Biden, citando la capacidad del exvicepresidente de «reunir la coalición más grande y diversa posible para derrotar a Trump y liderar a nuestro país tras el trauma de la presidencia de Trump».

4) La senadora por Illinois Tammy Duckworth, así como una serie de miembros de la Cámara de Representantes, exsenadores y exgobernadores que representan a los estados que votarán el supermartes o más tarde este mismo mes, respaldaron a Biden.

publicidad

Así es como se ve cuando el poder establecido dentro del partido, profundamente preocupado por la posibilidad de que el senador por Vermont Bernie Sanders sea el candidato demócrata ante el presidente Donald Trump, comienza a mover las piezas necesarias para tratar de evitar que gane el socialista democrático de Vermont.

¿Qué tan grandes son sus preocupaciones? A las 72 horas de que Biden ganara su primer estado en la carrera por la nominación, una victoria mayor de lo que se esperaba en Carolina del Sur, todo el grupo de los aspirantes pragmáticos / moderados / del poder establecido han abandonado la carrera, con la excepción del multimillonario Mike Bloomberg.

Y puedes apostar que si Bloomberg no termina con más delegados que Biden después de mañana, el exalcalde de la ciudad de Nueva York tendrá una gran presión para dejar a un lado su ego y respaldar también a Biden.

(Ahora eso no significa que las afirmaciones en Twitter de Trump que implican que los demócratas están tratando de «quitárselo» a Sanders sean precisas. No hay nada nefasto en los respaldos y abandonos, eso es solo Política para principiantes).

Preguntado sobre los movimientos del lunes, Sanders dijo a periodistas: «Miren, no es ningún secreto … que hay un enorme esfuerzo para tratar de detener a Bernie Sanders, eso no es un secreto para nadie en esta habitación … El poder corporativo se está uniendo. La clase política se está uniendo y harán cualquier cosa. Están realmente nerviosos de que los trabajadores se estén levantando».

Aún así, no está nada claro para mí que el poder establecido demócrata pueda detener a Sanders. El senador de Vermont parece encaminado a obtener victorias en California y, en menor medida, en Texas el martes. Y prácticamente no hay ningún escenario que pueda imaginar donde Sanders no termine el supermartes con una clara ventaja de delegados sobre Biden y todos los demás.

La meta real para el poder establecido puede ser simplemente mantener a Sanders alejado de los 1.991 delegados comprometidos que formalmente lo convertirían en el candidato del partido.

Incluso si tiene éxito, por supuesto, ese esfuerzo probablemente requeriría que los superdelegados decidan la nominación, a favor de Biden, en una segunda votación. Lo cual, bueno, podría ser problemático.

El punto: El movimiento Detengan a Sanders ahora está a la luz del día. Pero, ¿es demasiado tarde?