CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

El regreso político, histórico e increíble de Joe Biden domina el supermartes

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Joe Biden acaba de lograr el regreso más grande, rápido e inesperado de la historia política moderna.

Nada en la historia electoral del exvicepresidente, la campaña hasta ahora deslucida y la dinámica de esta carrera presidencial, sugería su victoria del supermartes.

Las tres campañas por la Casa Blanca del exvicepresidente tuvieron un remate final este sábado. Le tomó 33 años al político de 78 años ganar un solo concurso de nominaciones. Ahora, de repente, se ha convertido en una máquina principal, obteniendo 10 victorias en un lapso de cuatro noches.

De cara a las primarias del sábado en Carolina del Sur, Biden, con resultados poco convincentes en las tres primeras elecciones de nominaciones, enfrentaba una última posición. Ahora, solo tres días después, es el aspirante con más impulso y se ha convertido, al menos por ahora, en un gigante político.

Sanders ataca a Biden al cierre del supermartes

“Hemos visto, en ese período de 72 horas, que Joe Biden pasó de ser una broma a un monstruo”, dijo el comentarista de CNN, Van Jones.

Biden rompió todas las expectativas al acumular nueve victorias primarias el martes. Transformó la carrera, posiblemente deteniendo la marcha a la nominación para el senador de Vermont, Bernie Sanders, quien en algunos escenarios previos a la votación podría haber surgido de la noche con una ventaja casi inexpugnable en delegados críticos a la convención.

Ningún candidato presidencial de los últimos tiempos había rescatado una campaña fallida de manera tan espectacular. En 2008, el difunto amigo de Biden, el senador John McCain, hizo un famoso regreso, pero se desplegó durante semanas y culminó con sus victorias en las primarias republicanas en Nueva Hampshire y Carolina del Sur.

El expresidente Bill Clinton se definió a sí mismo como el “Niño que regresó” después de estar segundo en Nueva Hampshire, en 1992, a pesar de una serie de escándalos. Antes de eso, Richard Nixon reconstruyó su marca después de perder la carrera presidencial de 1960 y una elección de gobernador de California. Pero el renacimiento que lo llevó a la victoria en las elecciones de 1968 le tomó años de una cuidadosa coreografía.

A Biden le tomó solo tres días.

Comenzó bien para Biden, luego mejoró

En un presagio de la excelente noche de Biden, CNN dio sus proyecciones en Virginia tan pronto como las urnas cerraron a las 7 p.m, hora del este. Luego el aspirante se fue por el sur, antes de concentrarse en los estados que los expertos ya habían elegido para Sanders, incluidos Massachusetts, Minnesota y luego, increíblemente, Texas: un equipo estatal de Sanders había predicho con confianza que abrazaría su socialismo democrático.

Simplemente no había razón para pensar que todo esto fuera posible.

Biden no tenía dinero, bombardeos publicitarios, ninguna organización y ni siquiera hizo una parada de campaña en la mitad de los estados en los que ganó.

Su esperanza en el supermartes habría sido mantener a Sanders cerca para proporcionar una justificación para una campaña prolongada y una posible apuesta para arrebatar la nominación en la convención en julio.

Al final resultó que, y aunque Sanders parece estar a la cabeza en California, el mayor premio para delegados, el exvicepresidente y su rival liberal parecen estar estrechamente igualados en el recuento de delegados acumulativo que sale del día más importante de elecciones de 2020 hasta el momento, con Biden ganando impulso.

El presidente Donald Trump sugirió en Twitter, el miércoles por la mañana, que una “tormenta perfecta” de factores: la senadora Elizabeth Warren, tal vez ayudando a dividir el voto progresivo y la afirmación infundada del presidente de que el establishment demócrata está trabajando para socavar a Sanders, ayudó impulsar a Biden a la victoria.

¡Quedan “muchos buenos estados para Joe!”, dijo Trump.

Los gastos millonarios de los precandidatos para el supermartes 0:44

“¡Estamos vivos!”

Entonces, ¿qué llevó a que ocurriera esta tormenta política?

Una combinación de factores de cambio rápido parece haber abierto un camino previamente imprevisto hacia el triunfo de Biden.

Primero, la gran victoria de Biden en Carolina del Sur le confirió el aura de un ganador, y su actuación dominante con los votantes negros se transfirió a una carrera por el sur.

Las fuerzas que lo llevaron a esa victoria se agitaron durante un foro de CNN cuando Biden consoló a un pastor que perdió a su esposa en la masacre de Charleston, en un gesto que mostró su humanidad y fe. Luego, el abrazo al final del día por el representante político de Carolina del Sur, el representante James Clyburn, se convirtió en el raro caso de un respaldo político realmente efectivo.

Saboreando la victoria en el Estado de Palmetto, Biden dejó de actuar como un senador confundido, pasado por alto, arrastrando los pies hacia su enésimo mandato y se presentó como un ganador. En su discurso de victoria, el exvicepresidente alcanzó alturas emocionales que lo enmarcaron como una figura empática, decente y unificadora que los votantes quemados por tres años tumultuosos podrían ver como un antídoto contra Trump.

En esos momentos, la campaña de Biden finalmente reflejó al hombre mismo. Él ha soportado múltiples tragedias personales y cambios políticos, al final siempre se levanta de suelo.

Mientras, rugía en un discurso de victoria en Los Ángeles, el martes por la noche: “Para aquellos que han sido derribados, cortados, abandonados, esta es su campaña. ¡Hace solo unos días la prensa y los expertos declararon la campaña muerta!”, decía.

“¡Estamos muy vivos!”.

Supermartes: latinos salen a votar en Massachussets 2:07

Biden deja a sus rivales con preguntas difíciles

Biden de alguna manera no se convirtió en un mago político. Su victoria fue posible gracias a un bajo rendimiento significativo de Sanders, lo que sugiere que el senador de Vermont podría tener un techo de apoyo, a pesar de su atractivo para los votantes más jóvenes y más liberales.

Quizás Sanders fue víctima de su propio éxito. Después de sus primeras victorias en este ciclo, la perspectiva de un socialista democrático que tomara la nominación demócrata y entrara en la lucha contra Trump de repente parecía muy real.

Los resultados del martes fueron un recordatorio de que muchos demócratas son mucho más conservadores que sus hermanos en los primeros estados de Iowa y Nueva Hampshire, los estados que definieron los primeros intercambios de la carrera.

Ahora debe haber dudas sobre el argumento central de la campaña de Sanders: qué puede expandir la base demócrata y vencer a Trump, especialmente dada la fuerza de Biden entre los votantes racialmente diversos. El exvicepresidente también demostró una capacidad para vincularse con los votantes en los suburbios de las grandes ciudades, por ejemplo, en Houston y Dallas, que ayudó a los demócratas a recuperar la Cámara de Representantes en 2018.

Biden también puede agradecer a Michael Bloomberg, cuyo derroche de efectivo de 500 millones de dólares no logró darle la victoria en ningún estado, y solo un premio de consolación de una victoria en el territorio de Samoa.

Los años de construcción de relaciones políticas de Biden, dos períodos como vicepresidente de Barack Obama y una conexión con los demócratas hicieron lo que la riqueza de Bloomberg no pudo hacer: comprar el éxito.

La razón del exalcalde de Nueva York para una entrada tardía para ganar una nominación fue que Biden era demasiado tambaleante y carecía de poder para ganar la corona demócrata y luego vencer a Trump.

Pero el resurgimiento de Biden y el cuadro de mando del supermartes parecen privar al magnate de los negocios de cualquier ruta hacia la nominación. Biden también podría agradecer a Warren, quien destripó a Bloomberg en un par de debates de campaña y lo hizo quedar mal a los ojos de los votantes.

La consolidación del establecimiento centrista demócrata alrededor de Biden también le dio un impulso enorme e inesperado en la víspera del supermartes. El exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, y la senadora de Minnesota, Amy Klobuchar, abandonaron repentinamente la carrera el lunes y respaldaron a Biden.

Klobuchar casi seguramente entregó su estado natal a Biden, en una carrera donde se esperaba que Sanders terminara por encima de Biden. Su movimiento permitió a Biden emerger como el campeón centrista, de una manera que ningún republicano logró hacer en 2016, lo que le permitió a Trump deshacerse de una larga serie de victorias primarias a pesar de que rara vez ganaba la mayoría de los votos.

Latinos, grupo decisivo en las primarias de San Diego 2:56

¿Puede Sanders recuperarse?

Cada paso de una campaña presidencial es seguido por un levantamiento de expectativas y una barra más alta para el desempeño de un aspirante.

Así que Biden comenzará a ser juzgado como un candidato potencial después de su actuación del supermartes. El próximo gran desafío para los aspirantes llega en el debate de CNN de la próxima semana, en Arizona. El choque podría ser el primer uno contra uno entre Sanders y Biden, si Bloomberg y Warren no ven el camino a seguir luego de sus decepcionantes actuaciones el martes. Los votantes verán el choque definitorio de las primarias: la línea de falla que está dividiendo su partido entre el llamado de Sanders para revolucionar la economía de Estados Unidos, la atención médica y los sistemas de educación adicional y el enfoque convencional más moderado y unificador de Biden.

Las esperanzas de Biden en el futuro ahora pueden depender de cuán rápido pueda construir su triunfo del supermartes y ampliar su todavía rudimentaria maquinaria de campaña. También estará bajo presión para mantener sus actuaciones con más energía, fuerza y emoción durante las agotadoras semanas por venir.

Sanders, con su formidable maquinaria política y su red casi inagotable de recaudación de fondos de pequeños donantes, tiene el acero y los recursos para luchar hasta el final.

Y Biden no es el único con una historia de regreso improbable. Después de un ataque al corazón, el año pasado, Sanders fue dado por perdido, pero se recuperó y volvió más fuerte que nunca.