CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Cuatro mujeres eran candidatas serias para presidente. ¿Qué pasó?

Por Swanee Hunt

Nota del editor: Swanee Hunt, exembajadora de EE.UU. ante Austria, es la fundadora del Programa “Women and Public Policy” en la Facultad de Gobierno “Kennedy” de la Universidad de Harvard y de “Seismic Shift”, una iniciativa dedicada a aumentar el número de mujeres en cargos públicos elevados. También es la autora de “Rwandan Women Rising”. Las opiniones expresadas en la columna son propias de la autora.

(CNN) — El jueves, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren anunció el final de su campaña presidencial después de una desalentadora actuación en las elecciones primarias. Ahora solo hay una mujer que se postula para el cargo más alto en esta tierra; una mujer que, según cualquier métrica electoral, prácticamente no tiene posibilidades de ganar.

En 2007, cuando Hillary Rodham Clinton anunció por primera vez “Estoy dentro y voy a ganar”, avivó la esperanza en todos los que sueñan con la paridad política: que una mujer pronto podría ser presidenta de Estados Unidos. Inmediatamente después de la candidatura de Clinton en 2016, y su pérdida ante un flagrante misógino, innumerables mujeres se postularon para un cargo público.

Por lo tanto, fue prometedor ver a seis mujeres demócratas intensificar la contienda por la presidencia esta vez. Incluso si dos, la autora Marianne Williamson y la representante de Hawái, Tulsi Gabbard, no tuvieran muchas opciones de ganar por una variedad de razones, dejaron a cuatro mujeres altamente calificadas en la carrera: Warren, la senadora de Minnesota Amy Klobuchar, la senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand y la senadora de California Kamala Harris. Ahora, la posibilidad de que una mujer gane la carrera presidencial 2020 es nula.

¿Qué pasó?

No hay duda de que el sexismo jugó un papel en llevarnos a este punto. Pero las influencias sociales son problemas perversos: son enfermedades, difíciles de diagnosticar, aún más difíciles de curar.

Como suele ser, quizá siempre, el caso, estas candidatas parecían tener un nivel más alto cuando se trataba de ser presidenciales, elegibles e incluso agradables. De hecho, para las mujeres, esas tres características luchan entre sí. Una mujer que parece ser amable (agradable) paga un alto precio. Gillibrand, adoptó un enfoque suave al usar vestidos en contraste con los trajes (con pantalones) que usan muchas candidatas. Sin embargo, más allá de la óptica, se ocupó de cuestiones más abiertamente centradas en las mujeres que sus competidores.

Y Harris. ¿Su fuerte demostración de audacia, como cuando enfrentó al vicepresidente Biden en carrera, la hizo desagradable? ¿Por qué ella, como Gillibrand, no tuvo éxito en obtener apoyo? Más allá de los problemas de la campaña, ¿qué fuerzas invisibles se interponían en el camino? Harris no era simplemente una candidata negra; nuestro expresidente abrió ese camino. Ella era una mujer negra.

Mientras la campaña continuaba, Warren y Klobuchar se establecieron como poderosas y presidenciales, mucho más, seguramente, que la mayoría de los hombres en la carrera. De ahí que el New York Times respalde no a una, sino a ambas. Pero para entonces Warren había caído en las urnas. Algunos cuestionaron su capacidad para enfrentarse al presidente Donald Trump, alimentando dudas sobre su capacidad de elección. En Nevada, Warren llamó la atención sobre la situación de no ganar que enfrentaba como mujer política: “Si te quejas de eso, entonces te estás quejando”, dijo. “Y si no te quejas, el resto de las mujeres piensan, ‘¿en qué planeta estás viviendo?’ Entonces, quedas atrapada entre los dos”.

Klobuchar tomó el enfoque de enfatizar que ella se estaba lanzando por sus méritos, no por su género, aunque estaría orgullosa de ser la primera mujer presidenta.

Sin reparos, llamó al sexismo cuando comentó durante un debate, en referencia al exalcalde de South Bend, Pete Buttigieg, que ninguna alcaldesa de una pequeña ciudad estaría en su posición en la contienda.

¿Eso fue quejarse? Preguntas como esta, incluso cuando se formulan en un contexto aparentemente neutral, son potencialmente tóxicas. Las mujeres deben trabajar doblemente no solo para ser duras, sino para hacerlo de una manera visiblemente atractiva.

La simpatía puede ser la razón por la cual Warren, en un video de Instagram, sacó una Michelob Ultra de su refrigerador mientras hablaba casualmente en su cocina.

La ironía es, por supuesto, que el presidente más detestable en la memoria reside en una Casa Blanca contaminada por la corrupción, el engaño, la avaricia, la amoralidad, que necesita desesperadamente una mujer para palearlo todo.

Sí, estamos viendo avances por debajo del nivel presidencial. Las mujeres representan cerca de una cuarta parte del cuerpo de votantes del 116º Congreso, un número récord (aunque las mujeres en ambas cámaras son predominantemente demócratas).

Dado que hace 100 años las mujeres estadounidenses obtuvieron el derecho al voto, es difícil para muchas de nosotras comprender el hecho de que todavía tenemos que tomar asiento detrás del escritorio en la Oficina Oval. Quizás en 2020 veamos a una mujer vicepresidenta. Eso sería progreso, pero no el progreso que la nación necesita para una democracia verdaderamente representativa.

En su libro “What Happened”, Hillary Clinton relata una acertada historia que David Foster Wallace contó en un discurso de graduación de 2005 en el Kenyon College. Dos peces jóvenes están nadando cuando un pez mayor que viene hacia ellos asiente y dice: “Buenos días, muchachos. ¿Cómo está el agua?” Los peces jóvenes nadan alegremente. Finalmente, uno mira al otro: “¿Qué es el agua?”

De hecho, las realidades más importantes pueden ser las más difíciles de ver y de hablar para los votantes. Pero debemos observar y hablar. El sexismo fue una fuerza en las primarias demócratas de este año.

Debe llegar un día en que podamos ver los resultados de las elecciones sin decir: “Tenemos que hacerlo bien la próxima vez”. Como diría Shakespeare, si hay fallas no están en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos.