CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Garry Kasparov: el peligro de nominar a Sanders

Por Garry Kasparov

Nota del editor: Garry Kasparov es el presidente de la Iniciativa Renovar la Democracia y excampeón mundial de ajedrez. Las opiniones expresadas son únicamente las del autor. Ver más artículos de opinión en CNN. Las opiniones expresadas en la columna son propias del autor.

(CNN) — En un año electoral en el que casi nadie está de acuerdo en algo, podemos decir con seguridad que hay mucho en juego.

Donald Trump, envalentonado después de ser liberado por los republicanos del Senado, se volvería loco si fuera reelegido. Su asalto a las instituciones estadounidenses y el orden global haría que los últimos tres años parecieran francamente aburridos.

La Corte Suprema probablemente vería al menos dos jueces liberales reemplazados por jóvenes trumpistas (no conservadores, trumpistas), y Trump podría incluso nombrar a su quinto si el juez conservador más antiguo, Clarence Thomas, se retira.

Vladimir Putin continuará librando sus guerras y agitará la inestabilidad sin temor a la interferencia estadounidense. La credibilidad del gobierno de Estados Unidos y del electorado estadounidense se erosionará aún más a medida que Trump siga alardeando sobre los inmigrantes, destripando las regulaciones ambientales y acosando a dictadores, amigos de negocios y su base ampliamente xenófoba. Reelegir a Trump significa respaldar estas prácticas.

En medio de esta pesadilla existe un espectro disparejo de fuerzas. Aunque la mayoría de los votantes demócratas mencionan que vencer a Trump es su principal problema, algunos miembros de una facción progresista beligerante liderada por Bernie Sanders parecen más interesados en la pureza ideológica que en ganar en noviembre.

La amplia victoria de Joe Biden en el supermartes, justo después de su victoria en Carolina del Sur, demostró que los votantes demócratas no han aceptado por completo reelegir a Trump como algo inevitable.

El rápido retiro de los precandidatos moderados como Biden -Tom Steyer, Pete Buttigieg, Amy Klobuchar y ahora Michael Bloomberg- impuso el reto de vencer a Trump por encima de los egos. Pero Sanders, como su doppelganger socialista Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista en el Reino Unido, no pone nada por delante de sí mismo.

Durante décadas, Sanders se ha dado el lujo de criticar la necesidad de los grandes cambios sin tener el poder o la responsabilidad de lograrlos. Los socialistas estadounidenses son a la izquierda lo que los libertarios son a la derecha, las moscas y Jiminy Crickets que intentan desempeñar el papel de conciencia para los dos partidos dominantes.

En ese sentido, la reciente comparación del analista de CNN John Avlon de Sanders con Ron Paul fue adecuada. Este año, Sanders había saltado del ala más izquierdista del Partido Demócrata y al principio tenía una ventaja temprana en las primarias.

Admito que tengo poca experiencia en participar realmente en elecciones libres y justas habiendo nacido en la Unión Soviética. Como soviético, envidiaba la capacidad de los ciudadanos del mundo libre para elegir a sus líderes, entre muchos otros privilegios y libertades inimaginables. Así que me resulta desconcertante que un estadounidense hubiera encontrado algo que admirar en nuestro régimen comunista totalitario. Pero al señor Sanders, entonces alcalde de Burlington, Vermont, le gustaron muchas cosas cuando fue a la URSS en 1988.

No esperarías que alguien que haga un viaje así critique a sus anfitriones, y no es sorprendente que un socialista como Sanders se esfuerce por señalar el lado positivo del imperio del mal y cómo Estados Unidos podría esforzarse por ser más como él. «Tomemos las fortalezas de ambos sistemas», dijo al regresar. «Aprendamos unos de otros».

Sería un giro cruel tener un presidente que admire la dictadura actual de Rusia contra un retador que elogió a nuestro antiguo sistema.

Los soviéticos solo permitían esas visitas si podían explotarlas para propaganda y Sanders lo obligó. (Y como dije en AC360 la semana pasada, es probable que los archivos soviéticos tengan más material poco halagador de la visita de Sanders, material que Putin estará feliz de compartir con su candidato favorito, Trump, cuando sea el momento adecuado).

Sanders también realizó esta tarea de blanqueo para la Cuba de Fidel Castro difundiendo mitos sobre la ausencia de personas sin hogar y hambre -«No vi a un niño hambriento. No vi a ninguna persona sin hogar», afirmó al regresar de un viaje a la isla en 1989- y la semana pasada lo hizo para China en un foro de CNN. «China es un país autoritario, cada vez más autoritario», dijo. «¿Pero alguien puede negar -los hechos son claros- que han sacado a más personas de la pobreza extrema que ningún otro país en la historia?»

La URSS produjo gran arte, avances científicos y unos cuantos campeones mundiales de ajedrez. Pero también produjo las purgas estalinistas y esclavizó a cientos de millones de personas. Los pueblos de Cuba y China sobreviven, y a veces prosperan, a pesar de su socialismo y de sus regímenes brutales, no por ellos. La pobreza china comenzó a aumentar cuando Deng Xiaoping permitió la entrada de elementos de libre mercado en la economía. Es un anuncio de capitalismo, no socialismo o autoritarismo.

No elogias a los comandantes de un campo de concentración si un prisionero esculpe una obra maestra con barro.

Hablar sobre la atención médica y la alfabetización en las dictaduras socialistas es como admirar lo limpio que estaba todo en la Estrella de la Muerte en «Star Wars». Hay atención médica gratuita en la prisión, pero sigue siendo una prisión. ¿Qué valor tiene la alfabetización si le dicen lo que se puede y no se puede leer?

A menos que exponga que hay un valor único y algo vital que aprender de tales regímenes, ¿por qué no elegir ejemplos que no incluyan censura, gulags y asesinatos en masa entre sus «logros»?

Para Bernie Sanders, la respuesta es porque quería y quiere promover el socialismo. Para hacer una distinción que a menudo se pierde en los estadounidenses con su sistema bipartidista, los socialdemócratas quieren usar políticas para suavizar las fronteras del mercado libre. Los socialistas democráticos, que es como Sanders se llama a sí mismo, quieren remodelar la sociedad para eliminar los males del capitalismo.

A él y a sus seguidores les gustaría promocionar a Dinamarca y Finlandia, pero sus propias palabras también destacan las dictaduras socialistas de Nicaragua, Cuba y la Unión Soviética. Estos últimos endosos refutan a aquellos que dicen que socialismo es solo otra palabra para definir un sistema con impuestos más altos y una mejor red de seguridad social. Sería fácil abogar por esas cosas sin defender aspectos de los estados policiales, pero Sanders elige lo contrario.

Trump habitualmente adula a los autoritarios y estas tendencias viles lo convierten en un peligro para el estado de derecho en Estados Unidos y el mundo. Soy uniformemente antiautoritario y estoy feliz de condenar a Sanders y Trump. La pregunta es qué significará todo esto para cambiar a los votantes en estados políticamente oscilantes, donde la impronta izquierdista de Sanders de criticar a Estados Unidos no será bien recibida. También es una debilidad que solo Sanders tiene y el candidato aún no se ha decidido.

En 2016, Trump también hizo campaña bajo la premisa de que EE.UU. era malo, pero su mensaje nacionalista y jingoísta tenía la resonancia suficiente con los votantes correctos en los lugares correctos. Los demócratas deben centrarse en la integridad y la competencia en lugar de invitar a un debate sobre los dictadores favoritos que son peores.

El Colegio Electoral es un desastre arcaico, pero aún existe. Sanders necesitaría una participación récord entre los jóvenes para incluso tener una oportunidad contra Trump en los estados políticamente oscilantes del medio oeste. Es probable que Sanders pierda en Florida después de sus comentarios sobre Cuba e Israel. Pensilvania perdería cientos de miles de empleos bajo la prohibición de fracking que impulsaría Sanders (que también cuenta con el respaldo de Elizabeth Warren).

Y un estudio encontró que una candidatura de Sanders tiene más probabilidades de aumentar la participación del electorado de Trump, no de los demócratas. Por el contrario, un demócrata moderado solo necesita atraer a algunos de los muchos votantes descontentos de Trump, o mantenerlos en casa, y no requiere de una transformación milagrosa del electorado (una transformación, por cierto, que para Sanders no se materializó el supermartes. Los votantes jóvenes, una vez más, en gran medida se quedaron en casa).

Los progresistas militantes pueden estar dispuestos a jugarse el futuro de la República con la ilusoria posibilidad de ver a su héroe socialista democrático ocupar la presidencia de EE.UU. Pero espero que la mayoría prevalezca y esté de acuerdo que el camino más seguro es restaurar la cordura y la estabilidad. Incluso si amas a Bernie Sanders y estás de acuerdo con su mensaje es demasiado arriesgado creer que es el mejor para llevarlo a la Casa Blanca.