CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Las comunidades religiosas modifican sus tradiciones para prevenir la propagación del coronavirus

Por Harmeet Kaur

(CNN) — Cuando las congregaciones episcopales recibieron la Sagrada Comunión este fin de semana, podían optar por no sumergir el pan consagrado en el cáliz único y compartido. Algunas iglesias católicas simplemente no usaron el cáliz durante la comunión. Y cuando los fieles de ambas tradiciones intercambiaron la paz, agitaron las manos o se tocaron los codos en lugar de los típicos apretones de manos o abrazos.

Esas son solo algunas de las precauciones que la Diócesis Episcopal de Chicago y la Arquidiócesis Católica Romana de Chicago están tomando para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus en sus congregaciones. Ambas instituciones han emitido directrices para el clero, los sacerdotes y otros líderes de la congregación a medida que se identifican más casos de coronavirus en toda su región.

Y a medida que el coronavirus continúa propagándose por todo el mundo, los líderes de varias tradiciones religiosas están modificando las prácticas y ajustando los servicios. Las iglesias están ofreciendo misa en línea y en televisión. Las sinagogas pueden transmitir lecturas del Pergamino de Ester para la fiesta de Purim. Las peregrinaciones musulmanas de Umrah se suspenden temporalmente.

Aquí te contamos algunas de las formas en que las religiones se están adaptando a la amenaza del coronavirus.

Cristiandad

En Belén, las puertas están cerradas en la Iglesia de la Natividad, considerada el lugar de nacimiento de Jesús. Y al otro lado de la Plaza del Pesebre, la mezquita de Omar Ben Khatab también está vacía.

La Iglesia de la Natividad, considerada como el lugar de nacimiento de Jesús, está cerrada por temor al coronavirus.

En lugar de dar su saludo dominical semanal en la ventana de la Plaza de San Pedro en Roma, el papa Francisco pronunció la oración del Ángelus a través de una transmisión en vivo.

«Hacemos esto para que la concentración cercana de personas no propague el virus», dijo el pontífice el domingo. Rezó por los que sufren el brote y por aquellos que los están ayudando.

El papa apareció brevemente en la ventana para bendecir a un pequeño número de personas reunidas en la Plaza de San Pedro.

La audiencia semanal del pontífice del miércoles también será a través de un enlace de video, dijo el Vaticano en un comunicado el sábado, y toda participación pública en su misa privada de lunes a viernes se canceló hasta el 15 de marzo.

La Ciudad del Vaticano informó de su primer caso de coronavirus el viernes, y el Vaticano disipó los informes de que el papa Francisco había sido examinado para detectar coronavirus, diciendo que solo estaba resfriado. Mientras tanto, las iglesias en muchas ciudades del norte de Italia, incluidas Bolonia, Turín y Venecia, suspendieron sus servicios del Miércoles de Ceniza, y algunas ofrecieron misas en línea o en la televisión local.

LEE: Minuto a minuto: Caen los mercados por brote del coronavirus que ya cuenta 108.000 casos en el mundo

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cerró varios templos y ha limitado o suspendido temporalmente las reuniones en Hong Kong, Mongolia, Corea del Sur, Japón y Seattle.

La Oficina de Teología y Adoración de la Iglesia Presbiteriana en EE.UU. ha asegurado a los fieles que pueden decidir limitar la participación en la iglesia, o no, sin temor a ser juzgados. También alentó a las personas que decidan quedarse en casa porque están enfermas, para que participen de otras maneras como en círculos de oración, grupos pequeños y redes sociales.

«Creo que es una forma de evitar una sensación de pánico o demasiada alarma», dijo a CNN Jeffrey Lee, obispo de la diócesis episcopal en Chicago. «Saber que hay cosas que podemos hacer es poderoso para las personas dentro o fuera de la iglesia».

Judaísmo

La próxima semana es Purim, una de las fiestas más alegres del año, a menudo marcada por banquetes, celebraciones y desfiles. Dado el brote en algunas comunidades, los líderes judíos están tomando decisiones duras para determinar si podrán ajustar algunas de las tradiciones habituales, o si tendrán que eliminarlas por completo.

El Ministerio de Salud de Israel prohibió eventos comunitarios grandes y reuniones masivas de más de 5.000 personas, lo que significa que muchas ciudades han tenido que cancelar sus celebraciones de Purim.

Otras tradiciones también se ven afectadas.

La ley judía requiere que se escuche una lectura del rollo de Ester, o la Meguilá, en voz alta sobre Purim. Las sinagogas que cerraron debido al virus o suspendieron grandes reuniones ahora están lidiando con buscar la manera de hacer que su congregación aún pueda cumplir con esa obligación.

La Asamblea Rabínica, la asociación internacional de rabinos conservadores, emitió directrices que sugieren que las congregaciones podrían transmitir la lectura.

Es una opción que la congregación Beth Shalom, una sinagoga conservadora en Seattle, está estudiando, según el presidente de la junta, Norbert Sorg. La sinagoga canceló grandes reuniones por el momento, incluidos los servicios de Sabbat los viernes por la noche y los sábados por la mañana.

Además de la lectura, otras costumbres de Purim incluyen regalar comida a amigos y vecinos y dar caridad a los necesitados.

En Joven Israel de New Rochelle, una sinagoga ortodoxa en un suburbio de la ciudad de Nueva York, es tradición salir y distribuir dinero en efectivo a los pobres, dijo Samuel Heilman, uno de los feligreses de la sinagoga. Pero eso no sucederá este año.

Joven Israel de New Rochelle ha sido cerrado y varios de sus feligreses están en cuarentena, después de que un miembro de la comunidad dio positivo por coronavirus.

La sinagoga cerró después de que un miembro de la comunidad dio positivo por coronavirus. Y varios de sus feligreses, incluidos Heilman y su esposa Ellin Heilman, están bajo cuarentena.

«Purim va a ser un desastre este año», dijo Heilman.

Islam

A los musulmanes del Centro Islámico del sur de California se les pide que no se abracen o se besen en la mejilla, sino que coloquen una mano sobre sus corazones, hagan un gesto respetuoso o muestren una cálida sonrisa.

Se aconseja a los miembros de la comunidad que se laven las manos con frecuencia y se mantengan alejados de los demás, y se instalaron estaciones desinfectantes para las manos a medida que las personas entran y salen de la mezquita.

Los trabajadores limpiaron el interior de la Gran Mezquita de La Meca el jueves después de que Arabia Saudita vació el sitio sagrado debido a los temores por coronavirus.

En California hay al menos 49 casos confirmados, y los funcionarios advierten que es probable que haya más.

El Centro Islámico del Sur de California aún no ha cancelado los servicios ni ha instado a las personas a rezar en casa. Por ahora, están esperando ver cómo evoluciona la situación. Pero es algo que están considerando, según el portavoz Omar Ricci.

«Solo estamos tratando de adelantarnos a las cosas y creo que gran parte de esto es enviar mensajes a la comunidad», dijo Ricci. «Si ven que el Centro Islámico está en control y examinando activamente las cosas, creo que eso les dará un nivel de alivio de que estamos tomando algunas buenas decisiones. Creo que lo importante es que no reaccionemos de forma exagerada o dejemos de reaccionar mientras las cosas evolucionan».

En otras partes del mundo, las comunidades están llevando las cosas un paso más allá.

Arabia Saudita, que atrae a millones de fieles visitantes cada año, suspendió temporalmente la entrada de los extranjeros al reino para la peregrinación de Umrah, en la que se visitan los lugares más sagrados del islam y que se pueden hacer en cualquier época del año.

Tayikistán, que aún no ha informado de ningún caso de coronavirus, ha suspendido las oraciones del viernes, la congregación más importante de la semana. El Consejo Sharia de los Emiratos Árabes Unidos emitió una fetua que prohíbe a las personas enfermas asistir a las oraciones y los servicios.

Hinduismo

La primera ministra de India, Narenda Modi, dijo que no asistirá a las celebraciones de Holi de la próxima semana, el festival hindú que marca la llegada de la primavera e involucra a juerguistas arrojando polvos de colores brillantes, debido a la directriz para evitar grandes reuniones. Las autoridades del país también han aconsejado a los estados que eviten las reuniones masivas.

En el Reino Unido y Europa, todos los eventos y asambleas religiosas en los mandirs Swaminarayan de BAPS se cancelaron o pospusieron hasta nuevo aviso. Otras formas de adoración todavía están disponibles para los devotos. La gente puede visitar los mandirs para el darshan, la contemplación de deidades; arti, la ceremonia de la luz; y abhishek, la práctica de verter agua sobre la imagen de Dios.

Pero la organización está alentando a las personas a evitar viajes no esenciales.

Para aquellos que desean evitar viajar pero quieren seguir adorando, el mandir Shri Swaminarayan de BAPS en Londres dice que las personas pueden participar diariamente en su sitio web.

Sijismo

Gurdwara Aid, una organización con sede en el Reino Unido que ayuda a los gurdwaras sijs, aconseja que los gurdwaras incrementen sus horarios de limpieza en las zonas comunes y tengan ampliamente disponible desinfectante para manos y pañuelos.

Budismo

En Hong Kong, el templo budista Fook Wai Ching She cerró mientras las autoridades investigan un grupo de casos de coronavirus relacionados con el lugar.

El Cuerpo Cultural del Budismo Coreano anunció que suspenderá hasta el 20 de marzo su programa Templestay, que permite a los participantes experimentar la vida budista monástica en 137 templos alrededor de Corea del Sur.

Más cambios pueden venir

Muchos de los líderes religiosos que toman la decisión de cerrar lugares de culto, prohibir grandes reuniones o modificar sus tradiciones reconocen que sus acciones pueden ser decepcionantes o demasiado cautelosas para algunos.

Aún queda por ver qué tanto se extenderá el virus en muchas comunidades. Las medidas que estas instituciones tienen implementadas son buenas por ahora, pero no se sabe por cuánto tiempo tendrán que seguir haciendo ajustes. Esa, por ahora, es la gran pregunta.

CNN actualizará este artículo a medida que sepa sobre más medidas que las instituciones religiosas están tomando.

Emma Reynolds, Daniel Burke, Livia Borghese y Delia Gallagher de CNN contribuyeron a este informe.

Acerca del autor

Harmeet Kaur