CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mujer

Primeros ministros nórdicos: Estamos comprometidos con la protección los derechos de las mujeres

Nota del editor: Erna Solberg es la primera ministra de Noruega, Katrín Jakobsdóttir es la primera ministra de Islandia, Mette Frederiksen es la primera ministra de Dinamarca, Sanna Marin es la primera ministra de Finlandia y Stefan Löfven es el primer ministro de Suecia. Las opiniones expresadas en este comentario son las de los autores.

(CNN) — El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y durante 2020 con el 25° aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, hay muchas razones para celebrar el progreso global que se ha logrado en materia de igualdad de género. Lamentablemente, este progreso duramente alcanzado está siendo desafiado abiertamente. Nosotros, los primeros ministros de los países nórdicos, deseamos expresar nuestra grave preocupación por el actual retroceso en los derechos de las mujeres y las niñas. Hemos sido testigos de un aumento de las políticas regresivas en todo el mundo, que a menudo socava los derechos humanos universales.

El éxito de los países nórdicos en la promoción de la igualdad de género es el resultado de políticas gubernamentales específicas y sociedades civiles sólidas, pero también está profundamente arraigado en los marcos legales internacionales. Por lo tanto, deseamos reiterar nuestro compromiso conjunto con la protección y promoción de los derechos de las mujeres y las niñas y, en general, de los derechos humanos universales.

Durante más de 40 años, los países nórdicos han trabajado colectivamente para promover la igualdad de género. Esto ha resultado en economías más fuertes y sociedades más felices y prósperas. Las políticas públicas clave incluyen la provisión de un permiso parental bien pagado y compartido, y un cuidado infantil universal, asequible y de alta calidad. Cuando se implementan adecuadamente, estas políticas permiten a las mujeres participar en el mercado laboral y en los procesos públicos de toma de decisiones, al tiempo que dejan espacio para que los hombres compartan las responsabilidades domésticas. Esto tiene un impacto positivo en la igualdad de género en el trabajo y en el hogar, y también conduce a una mayor igualdad de género en la toma de decisiones públicas y un mejor equilibrio de género entre los líderes. El sector privado debe ser parte de esto. Aumentar la participación de las mujeres y garantizar un liderazgo más diverso ha demostrado no solo ser lo correcto sino también lo más inteligente.

Sin embargo, a pesar del notable progreso que se ha logrado, las desigualdades estructurales basadas en el género siguen siendo evidentes en toda la región. Como en otros países, la discriminación se multiplica cuando el género se cruza con otras características protegidas, como la raza, el origen étnico, la orientación sexual y la discapacidad. A modo de ejemplo, el desempleo entre las mujeres nacidas en países fuera de la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo (EU/EEE) sigue siendo mayor que entre otros grupos.

En general, las tendencias de género persisten en los mercados laborales nórdicos. La mayoría de los maestros y trabajadores sociales son mujeres, y los hombres tienen más probabilidades de trabajar en los sectores de transporte, construcción y manufactura. Los hombres también están sobrerrepresentados en puestos de liderazgo.

publicidad

Nos preocupa profundamente que, a pesar de los enormes esfuerzos, no hemos logrado eliminar la violencia contra las mujeres, que el movimiento #MeToo expuso tan claramente. En resumen: hemos logrado mucho, no hemos terminado y estamos totalmente comprometidos a continuar.

A nivel internacional, todos los países nórdicos han puesto los derechos de las mujeres en el centro de sus políticas exteriores y de desarrollo.

Somos participantes activos en todas las principales organizaciones internacionales que promueven los derechos humanos universales y trabajamos para eliminar la discriminación contra las mujeres y las niñas. Todos los países nórdicos han ratificado el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (el Convenio de Estambul).

Somos firmes defensores de la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres (SDSR), y nos oponemos a cualquier intento de negarles a las mujeres el derecho al aborto legal y seguro y otros servicios de salud. Las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina, deben quedar relegados a la historia.

Todos los países nórdicos han elaborado planes para intensificar sus esfuerzos para conmemorar el 25° aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. Todos apoyamos activamente la campaña del Foro de la ONU para la Igualdad de Generación de las Mujeres y estamos profundamente comprometidos con la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Cinco años después de la adopción de la Agenda 2030, está claro que el objetivo número 5, garantizar la igualdad de género, es el objetivo que la mayoría de los países están más lejos de alcanzar.

Por lo tanto, continuaremos hablando internacionalmente y compartiendo nuestra experiencia de avanzar hacia la igualdad de género y los beneficios que esto ha traído a nuestras sociedades.

La generación actual de jóvenes es más grande que nunca.

Tienen un papel vital que desempeñar en la realización de la igualdad de género. Nos comprometemos a relacionarnos con los jóvenes para lograr la igualdad de género para 2030. Instamos firmemente a la comunidad mundial a hacer lo mismo.

Los líderes mundiales deben intensificar sus esfuerzos para construir un futuro sostenible donde las mujeres y las niñas de todos los orígenes sociales y partes del mundo tengan acceso a servicios de educación y salud, tengan las mismas oportunidades para trabajar y participar en la vida pública, y sean libres de la amenaza de violencia sexual y de género.

En el Día Internacional de la Mujer, nosotros, los primeros ministros nórdicos, reafirmamos nuestro compromiso con esta visión.

Juntos podemos hacerlo.