CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El Ejército de EE.UU. tiene el desafío de mantener el Pentágono funcionando mientras se propaga la pandemia de coronavirus

Por Barbara Starr

Washington (CNN) — El liderazgo militar de Estados Unidos ya ha tomado una serie de acciones decisivas a raíz del brote de coronavirus como cancelar los ejercicios militares con aliados, poner embarcaciones en cuarentena y hacer pruebas a los nuevos reclutas para detectar el virus.

Pero a medida que el coronavirus continúa extendiéndose en EE.UU., el desafío de mantener funcionando el Pentágono –que sirve como centro neurálgico de los militares– si la enfermedad golpea la fuerza laboral es algo que está recibiendo cada vez más atención.

¿Cómo podemos luchar contra el coronavirus? 3:10

Aunque se llevan a cabo preparativos para el teletrabajo y parte del personal podría mudarse fuera del lugar en caso de que la situación se agravara, un pequeño número de funcionarios vitales podría ser «encerrado» para realizar labores cruciales en el centro de comando del Pentágono.

En una señal clara de que el secretario de Defensa, Mark Esper, está trabajando para mitigar el riesgo que representa el brote, este lunes se realizó una inusual reunión con personal de alto nivel.

En lugar de agrupar a los altos funcionarios en una misma sala de reuniones, estos se distribuyeron en tres salones diferentes y hablaron por videoconferencia.

publicidad

«Creo que el secretario está tratando de dar el ejemplo de que necesitamos tomar algunas de estas medidas de sentido común», indicó el portavoz del Pentágono Jonathan Hoffman.

LEE: Minuto a minuto: Más de 114.000 casos de coronavirus en el mundo, 64.000 recuperados y 4.000 muertes

Durante una sesión informativa en el Pentágono el pasado jueves, Esper señaló que cambiaría «las interacciones sociales» para «tratar de evitar y prevenir el contagio».

El Pentágono ha planeado en silencio durante semanas sobre cómo impedir que la infección circule entre la fuerza laboral y qué hacer si se propaga. Algunos planes detallados se están desarrollando, pero todavía hay pocas respuestas definitivas porque no se sabe cuánto impacto puede tener el virus, según le informaron seis funcionarios de defensa a CNN.

Los militares mantienen rutinariamente planes de pandemia, pero este esfuerzo es especialmente detallado debido a la naturaleza única del Pentágono, que es crucial para las operaciones militares de Estados Unidos en todo el mundo.

Una ciudad pequeña

El Pentágono en sí es una ciudad pequeña y tiene tres veces el espacio del edificio del Empire State, con múltiples locales de comida y puestos de café, así como varias tiendas. También funciona como un centro de tránsito y los sistemas de metro y autobús de Washington tienen paradas allí.

La gran cantidad de personas y el tamaño del edificio significan que si un empleado del Pentágono resulta positivo en las pruebas de coronavirus, sería extraordinariamente difícil realizar un seguimiento de contactos confiable, señalan los funcionarios de defensa.

¿Es el coronavirus una pandemia? 5:20

Los trabajadores del Pentágono también apuntan que puede ser difícil implementar controles de temperatura para las personas que ingresan al edificio, ya que la fuerza laboral es muy grande. Los agentes de seguridad del lugar, que proporcionan protección en todas las entradas, no están capacitados para hacerlo, destacó un funcionario.

Otras acciones que se están tomando incluyen colocar carteles con recomendaciones de higiene y desinfectantes para manos en los 28,1 kilómetros del edificio de oficinas más grande del mundo, donde trabajan 26.000 empleados.

Esper comentó a periodistas el jueves que «analizaría las medidas de prevención y las medidas de mitigación si alguien resultara positivo».

En una de las afirmaciones más claras, el Pentágono permanecerá al menos parcialmente abierto: Esper se comprometió a mantener el centro de comando de alta seguridad en funcionamiento.

«Nuestro centro de comando militar nacional tiene la capacidad de funcionar durante semanas si tienen que ser encerrados dentro del edificio en caso de que tengamos algún tipo de brote», informó el jueves.

El centro de comando, que tiene algunas partes subterráneas, es el área más fuertemente restringida del Pentágono. Con un funcionamiento durante las 24 horas del día, es un centro de comunicaciones para toda la inteligencia militar y de información operativa que ingresa al edificio.

Se esperaría que otro personal menos vital del Pentágono trabaje de forma remota y se podrían introducir turnos rotativos, explicaron los funcionarios. También es posible que el personal clave se desvíe a sitios de trabajo alternativos.

Además, existe la posibilidad de que las áreas de servicio de alimentos y las tiendas se cierren para reducir la cantidad de personas que trabajan allí.

Los recorridos turísticos del edificio para visitantes podrían cancelarse y se podría limitar la cantidad de invitados que ingresan cada día, indicó un funcionario de defensa.

Esper también dejó claro que intentará mantener el edificio accesible a la prensa.

«Confiamos plenamente en que podemos continuar desempeñando las funciones que el Pentágono necesita realizar si tenemos algún tipo de brote en el edificio», aseguró la semana pasada.