CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los síntomas del coronavirus generalmente tardan 5 días en aparecer, según un estudio

Por Arman Azad

(CNN) — Las personas contagiadas con el nuevo coronavirus tienden a desarrollar síntomas aproximadamente cinco días después de la exposición, y casi siempre dentro de las dos semanas siguientes, según un estudio publicado el lunes.

Ese período de incubación es coherente con las estimaciones anteriores de los funcionarios de salud pública, y los resultados sugieren que 14 días de cuarentena son apropiados para las personas potencialmente expuestas al coronavirus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) han utilizado ese estándar durante la pandemia actual, recomendando, por ejemplo, que las personas se pongan en cuarentena durante dos semanas después de viajar a países con transmisión generalizada de coronavirus, como Italia o Corea del Sur.

MIRA: Los criterios médicos en los que CNN se basa para catalogar al nuevo coronavirus como una pandemia

Cuando se trata de esas cuarentenas, el período de incubación «nos dice cuánto tiempo es razonable hacerlo», dijo Justin Lessler, autor del estudio y profesor asociado de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

Su investigación, publicada en la revista Annals of Internal Medicine, también sugiere que la detección sintomática del virus, como los controles de temperatura en un aeropuerto, puede estar perdiendo a personas recientemente infectadas.

«Si alguien está en su período de incubación, esa es la ventana cuando alguien que ya ha sido infectado puede entrar al país y no ser detectado por la vigilancia basada en síntomas», dijo Lessler.

Eso podría explicar por qué los esfuerzos de los CDC para detectar más de 46.000 viajeros en busca de «fiebre, tos y falta de aliento» han dado como resultado un solo caso de COVID-19 positivo, según los datos de detección más recientes de los CDC, que se publicaron al final del mes de febrero.

«Una ventana estrecha» para estimar el período de incubación

Para estimar el período de incubación, los investigadores buscaron más de 180 informes de coronavirus en lugares sin transmisión generalizada del virus, es decir, áreas donde la infección se debió a viajes fuera del país.

Debido a que el estudio se realizó temprano en la pandemia del COVID-19, la transmisión comunitaria en ese momento se limitó a Wuhan, China. Eso permitió a los investigadores estimar el «tiempo de exposición» al coronavirus al determinar cuándo una persona estuvo en Wuhan, la única fuente plausible de infección.

Al comparar el viaje a Wuhan con la aparición de síntomas, los investigadores podrían estimar un período de incubación para el virus: generalmente alrededor de 5 días y raramente más de 12.

«Tenemos una especie de ventana estrecha al comienzo de la epidemia para descubrir realmente lo que está sucediendo», dijo Lessler. «Si está en todas partes, no sabes dónde se infectaron las personas».

Es posible, dijeron los investigadores, que su estudio se haya centrado en casos más severos del virus, lo que hacía más probable que fuesen noticia y llamaran la atención de los funcionarios de salud pública. La incubación para casos leves, entonces, podría diferir un poco.

Propagar la enfermedad sin sentirse enfermo

Bill Hanage, profesor asociado de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, dijo que estaba «impresionado por la forma en que [los investigadores] han acorralado una gama tan amplia de datos de tantas fuentes para estimar algo tan importante».

Hanage, que no participó en la investigación, dijo que «ningún estudio puede concretar algo como el período de incubación en este momento». Pero la estimación de los investigadores es «razonable», dijo, «y también es consistente con otras estimaciones independientes».

Sin embargo, el período de incubación informado se relaciona con los síntomas del coronavirus, no con el grado de infección. Según los expertos, es posible que las personas puedan propagar el virus antes de que aparezcan los síntomas o sin sentirse mal en absoluto.

LEE: Minuto a minuto: Más de 114.000 casos de coronavirus en el mundo, 64.000 recuperados y 4.000 muertes

Tanto los CDC como la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, observan que las infecciones por coronavirus pueden ser asintomáticas, y los CDC dicen que el papel de la transmisión presintomática «es desconocido».

Hanage, el epidemiólogo de Harvard, dijo que esos términos pueden ser confusos, pero «lo que importa es si una persona puede transmitir antes de darse cuenta de que podría ser fuente de contagio». Y la respuesta, dijo, «es un sí inequívoco».

Si esa transmisión críptica ocurre con la frecuencia suficiente para afectar la dinámica de la enfermedad es otra cuestión, dijo Hanage, pero «mi opinión es que sí».

El «período entre infecciones reportadas» es lo suficientemente corto, dijo, que algunas personas probablemente están propagando la enfermedad sin sentirse enfermas.

«El objetivo no es necesariamente cero casos»

Si bien el nuevo estudio respalda un período de monitoreo de 14 días para algunas personas, los investigadores advierten que las cuarentenas no son apropiadas para todos.

«El enfoque en la contención ha durado demasiado», dijo Lessler, el autor del estudio. «Tenemos que recordar, particularmente ahora que parece que el virus está más extendido en partes de Estados Unidos y en todo el mundo, que el objetivo no es necesariamente que ocurran cero casos después de la cuarentena».

En cambio, dijo, el foco necesita estar en mitigación: esfuerzos que buscan reducir el impacto del virus en las comunidades una vez que ya se está propagando.

LEE: ¿Por qué el coronavirus nos lleva psicológicamente a comprar papel higiénico?

El objetivo debe ser «tratar de equilibrar el riesgo de que las personas propaguen enfermedades e infecten a otras personas que puedan estar en alto riesgo, y desaceleren la epidemia», dijo Lester.

«Simplemente no se puede eliminar de la población a todos los trabajadores de la salud que han estado expuestos a este virus», dijo. «Eso sería un desastre.»