CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Finanzas Personales

¿Podría el dinero comprar la felicidad después de todo? Un nuevo estudio piensa que sí

Por Sandee LaMotte

(CNN) — ¿Compra el dinero realmente la felicidad? Parece, al menos para un grupo de estudiantes universitarios alemanes que participaron en un estudio sobre la conexión entre la felicidad y el altruismo, la preocupación desinteresada por el bienestar de los demás.

El estudio encontró que el acto de donar dinero para salvar una vida produjo felicidad al principio, pero los efectos no duraron. Después de un mes, los estudiantes que donaron dinero fueron menos felices que aquellos que optaron por quedarse con el dinero.

«El comportamiento prosocial no aumenta inequívocamente la felicidad», escribieron los autores del estudio, «porque el gasto prosocial naturalmente requiere renunciar a algo más, lo que puede disminuir la felicidad por derecho propio».

«Caramba, definitivamente un resultado sorprendente y uno que es inconsistente con la investigación previa», dijo la investigadora de Felicidad, Sonja Lyubomirsky, autora de «The How of Happiness: A Scientific Approach to Getting the Life You Want», que no participó en el estudio.

«No puedo explicarlo», dijo Lyubomirsky, profesora de Psicología en la Universidad de California en Riverside. «No tiene sentido a la luz de todo lo que sabemos sobre los beneficios de ayudar a los demás frente a uno mismo».

El «subidón de ayuda»

El nuevo estudio se enfrenta a investigaciones anteriores sobre los efectos de poner el bienestar de los demás antes que el nuestro sin esperar nada a cambio.

publicidad

Se encontraron análisis previos de escáneres cerebrales que estimulan los centros de recompensa del cerebro, inundando el sistema con productos químicos para sentirse bien que producen lo que se conoce como «subidón de ayuda».

El voluntariado, por ejemplo, ha demostrado minimizar el estrés, mejorar la depresión, reducir el riesgo de deterioro cognitivo, incluso ayudarnos a vivir más tiempo.

LEE: Los beneficios para la salud de tener un acto de bondad al azar

Una razón para esto, dicen los expertos, es porque dar a los demás contribuye a nuestro sentido de comunidad y pertenencia. Y eso, según los estudios, es un contribuyente clave para una vida más larga y saludable.

«El camino hacia la felicidad no es elegir ser feliz, es encontrar el sentido en la vida», según el profesor de Psicología, Lyle Ungar, quien ha desarrollado lo que él llama el Mapa del Bienestar. Califica a todos los condados de Estados Unidos en factores psicológicos como la apertura, la confianza, la amabilidad y el neuroticismo.

«Hazte voluntario, pasa tiempo en una organización benéfica, da algo de ti mismo. Las personas que están bien de esa manera viven más», dijo Ungar en una entrevista previa con CNN.

O como el Dalai Lama ha dicho: «La felicidad no es algo listo. Viene de tus propias acciones».

Dar es bueno para tu salud

Puede que no sea «felicidad», pero investigaciones previas también han demostrado que el «gasto prosocial», que es donar dinero a otros, reduce la presión arterial y mejora la salud del corazón. Un estudio le pidió a un grupo de personas con presión arterial alta que gastara 40 dólares en sí mismas, mientras que a otro grupo de personas, también con presión arterial alta, se le pidió que gastara el dinero en otros.

Encontraron que aquellos que gastaron dinero en otros tenían presión arterial más baja al final del estudio de seis semanas.

De hecho, los beneficios fueron tan grandes como los de una dieta saludable y ejercicio.

Dar también puede reducir la percepción del dolor, según muestra una investigación. Al estudiar escaneos del cerebro de las personas mientras pensaban en dar, un estudio encontró que aquellos que dijeron que donarían dinero para ayudar a los huérfanos eran menos sensibles a una descarga eléctrica que aquellos que se negaron a dar. Además, cuanto más pensaban las personas que su donación ayudaría, menos dolor sentían.

En los escáneres cerebrales, las regiones del cerebro que reaccionan a la estimulación dolorosa parecen desactivarse instantáneamente por la experiencia de dar.

LEE: Los propósitos de Año Nuevo no funcionan. Aquí te explicamos cómo hacer 12 «micropropósitos» en lugar de uno

Salvaron unas 318 vidas

El nuevo estudio, publicado el lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, pidió a casi 300 estudiantes universitarios que eligieran entre dos loterías después de calificar sus niveles de felicidad.

Si las personas escogen la lotería A, tienen muchas posibilidades de ser elegidos para recibir 100 euros para su uso personal. Si eligen la lotería B, no recibirían dinero, pero podrían activar un regalo de 350 euros que salvaría una vida amenazada por la tuberculosis, también conocida como TB.

La tuberculosis es una enfermedad mortal. El trastorno pulmonar infeccioso mató a 1,5 millones de personas en 2018, según la Organización Mundial de la Salud, lo que la convierte en una de las 10 principales causas mundiales de muerte y la principal causa de un solo agente infeccioso, incluso por encima del VIH/SIDA.

Dos tercios de los casos de tuberculosis en el mundo están en solo ocho países: India tiene el mayor número de casos, seguida por China, Indonesia, Filipinas, Pakistán, Nigeria, Bangladesh y Sudáfrica.

Ambos escenarios de lotería en el estudio fueron reales: los investigadores pagaron a los sujetos un total de 40.764 euros y donaron 111.300 euros a una organización benéfica india sin fines de lucro, Operation ASHA, que combate la tuberculosis. Cada 350 euros ayudarían a identificar, tratar y curar a cinco pacientes adicionales en la India. Se estimó que esos cinco pacientes eran el equivalente a salvar una vida humana adicional de la enfermedad.

En los entornos de laboratorio, aproximadamente el 60% de los estudiantes eligieron salvar vidas, y sus respuestas en una encuesta indicaron un sentimiento de autosatisfacción y felicidad por su elección.

¡Ah, pero el dinero!

Pero el placer no duró. Cuando se contactó con ellos un mes después por correo electrónico, sus niveles de felicidad habían caído por debajo de aquellos que originalmente habían decidido quedarse con el dinero.

Curiosamente, las personas más felices al final del estudio fueron aquellas que eligieron la lotería para salvar vidas, no entraron en esa lotería y fueron elegidas al azar más tarde para recibir 100 euros. Pudieron cosechar los primeros beneficios psicológicos de dar y los últimos beneficios «egoístas» de gastar el dinero.

«Si bien esto les impidió realmente salvar una vida, no tuvieron que sacrificar el alto pago, y pudieron decirse a sí mismos (y/o a otros) que habían hecho lo que estaba en su poder para lograr el resultado prosocial», escribieron los autores del estudio.

MIRA: ¿Cómo puede un perro ayudar a un paciente que está luchando contra una enfermedad?

¿Se enfrentan realmente los hallazgos de este estudio a investigaciones anteriores y muestran que inicialmente estamos encantados de ayudar a otros, pero preferiríamos en realidad ayudarnos a nosotros mismos?

O ¿muestra solo la realidad de los estudiantes universitarios con problemas que siempre podrían usar 100 euros adicionales para llegar a fin de mes?

Más investigación podría decirlo.