CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cómo sobrevivir al confinamiento del coronavirus como padres, especialmente las madres que llevan la carga

Por Elissa Strauss

(CNN) — Escribir esto fue difícil.

Hablando prácticamente, me siento abrumada. Estoy atrasada en el trabajo porque mantuvimos a mi hijo con goteo nasal, pero que por lo demás parecía estar bien, en casa lejos de la escuela durante unos días para no preocupar a sus maestros.

Mi carrito de compras en línea ha estado sujeto a una gran cantidad de pedidos y revisiones. ¿Necesitamos más papel higiénico? ¿Atún enlatado? ¿Cuánto es prudente? ¿Cuánto es acaparar o incluso ético?

Yo también me he sumergido profundamente en el mundo del desinfectante en Internet. Y sigo con las manos vacías. Luego está la ropa extra para lavar, la preparación adicional de alimentos y el firme compromiso de asegurarme de que todos duerman a tiempo para mantener su sistema inmunológico en marcha.

Todo esto, y la pregunta que todos hemos hecho tantas veces que ya casi no podemos reconocer las palabras: ¿Te lavaste las manos? ¿Te lavaste las manos? ¿Te lavaste las manos?

Emocionalmente, estoy a la deriva. Me preocupa que mis amigos y familiares se contagien del COVID-19. Me preocupa que las escuelas cierren. Me preocupa que las escuelas no cierren.

publicidad

Al igual que muchas madres, yo soy la persona en mi matrimonio con un trabajo flexible, lo que significa que todos los trastornos en la programación los tengo que administrar yo y que no me pagan los días de incapacidad.

Además de esto, pasé dos días completos de trabajo leyendo todo lo que pude encontrar sobre el virus: investigación para este artículo.

Como muchos, pasé de estar cautelosa a nerviosa a entrar en pánico a una velocidad vertiginosa. Cuanto más sepas… Vi fotos desgarradoras de hospitales italianos. Vi gráficas que ilustran la falta de preparación de Estados Unidos. Tom Hanks. La NBA.

Esta es la paternidad en los tiempos del coronavirus.

Es exigente, emocional, y pensar que me sentí abrumada el mes pasado. Para mí y para muchos otros, manejar la amenaza del virus está agregando una nueva y significativa dosis de trabajo doméstico y emocional a nuestras vidas. Si tú eres la madre de familia, lo más probable es que la mayor parte de este trabajo esté cayendo en tu regazo.

MIRA: Niños y coronavirus: cinco consejos de una pediatra para los padres y madres

Manejar los sentimientos y la ansiedad

El acto de criar, o de criar bien al menos, requiere un poco de ansiedad inicial.

«Parte de convertirse en padre se trata de ser hipervigilante ante posibles amenazas. Te conviertes en una máquina de detección de amenazas», dijo Darby Saxbe, profesor asociado de Psicología y director del Centro para la Familia Cambiante de la Universidad del Sur de California.

Lo que hace que la ansiedad por el coronavirus sea mucho peor que la ansiedad de que mi hijo pequeño corra hacia los autos es su potencial para interrumpir nuestras rutinas diarias combinado con una incertidumbre más profunda sobre cómo se desarrollará.

¿Cuánto tiempo estarán nuestros hijos fuera de la escuela? ¿Cómo haremos nuestro trabajo? Y esto se aplica tanto a los padres con empleo remunerado como a los que se quedan en casa. Manejar niños y una casa es trabajar.

Las ansiedades logísticas son mucho más severas para los millones de padres que también cuidan a un padre anciano o que no tienen acceso a licencia por enfermedad remunerada. En tiempos normales, esto incluye una cuarta parte de los trabajadores del sector privado y el 70% de los trabajadores de bajos salarios, de acuerdo con la Asociación Nacional para Mujeres y Familias de Estados Unidos.

A partir de ahí, es fácil derivar a preguntas más grandes y existenciales. ¿Cuántas personas morirán? Además, las pandemias son pruebas de estrés para las sociedades. ¿Pasará?

Tomar de rehenes a nuestros instintos parentales

«No tendríamos una especie si no tuviéramos estos mecanismos para responderles a nuestros hijos», dijo Saxbe. «Pero estos problemas globales pueden tomar de rehenes a estos sistemas por ser padres protectores».

Yael Krieger es madre de tres niños pequeños en Berkeley, California. Propensa a la ansiedad, ahora se encuentra en una batalla constante con los peores escenarios posibles que siguen surgiendo en su cabeza.

En el centro de su ansiedad se encuentran todas las incógnitas, que son difíciles de razonar. Por un lado, nuestra comprensión de la enfermedad y cómo funciona es extremadamente limitada, y hay nuevos hallazgos todos los días. Además, siente que el Gobierno de Estados Unidos le ha dado muy pocas razones para tener fe en su capacidad para manejar el brote.

«Hay mucha frustración cognitiva. ¿Por qué nuestro Gobierno no está haciendo más? ¿Por qué no han estado haciendo pruebas? ¿Y cómo se supone que debo cuidar a mis hijos adecuadamente, sabiendo que las personas que se supone que cuidan al país no están haciendo su trabajo adecuadamente?», dijo Krieger.

Saxbe sugiere que los padres intenten tomarse un descanso de las noticias y poner el riesgo de su familia en perspectiva. Ella sabe que será difícil. (Lo es.) Tenemos que intentarlo de todos modos.

«En un mundo aterrador, es importante que los padres protejan su salud mental, porque los niños pueden quedar traumatizados por la ansiedad de los padres», dijo.

LEE: Coronavirus 16 de marzo: Las muertes por coronavirus superan las 6.000 en todo el mundo

Un sentido de orden en medio del caos

Si bien todos los niños se sienten nerviosos hasta cierto punto, aquellos cuyas escuelas están canceladas probablemente estén más inquietos. Los niños prosperan en la estabilidad y la rutina. Cuando desaparece, corresponde a los padres modelar cómo hacerle frente, dijo Saxbe.

Para sobrevivir, todos necesitamos comprometernos con un cierto sentido de orden y, al mismo tiempo, ceder ante el caos.

Padres hagan lo que necesiten para reducir sus niveles de estrés, ya sea que estén teniendo tiempo a solas o haciendo ejercicio. Tal vez alivien su política de televisión y videojuegos o acepten el poder de los dulces como un soborno para ayudar a sus hijos a cumplir. Creen una estructura con la que puedan comprometerse de manera realista y en la mayoría de los días, lograrla y, lo que es más importante, asegúrense de disfrutar algunas partes de ella.

Yehuda Kurtzer tiene tres hijos, dos de los cuales han faltado a la escuela debido al coronavirus, y uno de los cuales está en cuarentena por posible exposición. Es parte de una pareja en la que ambos trabajan con sede en Riverdale, Nueva York, y tiende a viajar mucho por trabajo.

Trabajar desde casa con sus hijos ha sido un poco loco, como se puede esperar. Pero se las arregla para mitigar parte de la ansiedad concomitante al encontrar formas de vivir esa vida de la «década de 1950» que, en tiempos normales, es imposible para su familia.

«Hemos estado lavando mucha ropa, y hemos hecho una gran prioridad de sentarnos y comer comidas normales juntos», dijo Kurtzer. «Queremos inculcar un sentido de higiene en nuestra casa y un sentido de comunidad. Ambas cosas se sienten importantes».

Estamos juntos en esto

Ya sea que los niños estén dentro o fuera de la escuela, la amenaza del coronavirus ha hecho que administrar la vida familiar sea un trabajo mucho más grande. Curiosamente, las mamás están asumiendo más de este trabajo emocional y doméstico.

Eve Rodsky, autora de «Juego limpio: una solución que cambia el juego cuando tienes mucho que hacer (y más vida por vivir)«, dijo que las investigaciones muestran que la mayoría de las interrupciones de la vida diaria son manejadas por las madres, incluso cuando ambos padres trabajan.

«Tratamos el tiempo de las mujeres como infinito, como arena. Y tratamos el tiempo de los hombres como finito, como un diamante», dijo Rodsky. Como resultado, las mujeres cuidan cuando tienen que hacerlo, y los hombres cuidan cuando pueden.

Además de esto, es más probable que las mujeres hagan lo que los expertos llaman «trabajo de preocupación», explicó Rodsky. Las mamás tienen más probabilidades que los padres de anticipar las necesidades de la familia y planificar con anticipación para el peor escenario posible. (Escucha atentamente, y puedes escuchar el zumbido de «¿qué sigue?» en un bucle constante en la cabeza de la mayoría de las madres).

En mi caso, mi profunda familiaridad con el carrito de compras de Target.com y las publicaciones en Reddit sobre desinfectante de manos, la semana pasada.

Erin Vey, una madre de dos hijos que trabaja a tiempo completo en los suburbios a las afueras de Seattle, dijo que el cierre de escuelas locales ha servido como una llamada de atención para muchas familias sobre cuánto más hacen las madres de cuidado infantil y administración doméstica que los padres, incluso cuando ambos tienen trabajos remunerados de tiempo completo.

MIRA: Licencia de paternidad: ¿igual para el padre que para la madre?

«Muchas madres son las más afectadas por el trabajo y la gestión de las comunicaciones de la escuela [que ha establecido el aprendizaje remoto]. Hay tal vez cinco por hora», dijo Vey.

«También hay mucha logística en términos de compras», dijo, ya que muchos artículos esenciales, incluido el papel higiénico, se agotan en las tiendas locales. «Todo esto termina como responsabilidad de las mujeres».

Las mujeres asumen más el ‘trabajo emocional’

Algunos hombres que conoce Vey han respondido a la situación de todo el mundo en casa exigiendo su espacio y tiempo personal, y uno llegó a establecer una oficina en el baño principal con la puerta cerrada mientras su esposa con empleo y los niños se mantuvieron alejados.

«Si eso no dice ‘la mamá lo está haciendo todo’, no sé entonces qué sí», dijo Vey.

Pero muchos otros, como su esposo, están considerando el desequilibrio en sus hogares y están tratando de cambiarlo. Antes del coronavirus, el esposo de Vey no había prestado mucha atención a los correos electrónicos de las escuelas de su hija. ¿Por qué molestarse? Su esposa se encargaría de eso.

Ahora, están formando equipo, dividiendo los días de trabajo y la administración de la casa tanto como sea posible, y eso está haciendo la vida mucho mejor.

Si hay algo positivo en todo esto, o al menos una lección que podríamos querer impartir a nuestros hijos, es esta. En nuestras ciudades, nuestros lugares de trabajo, nuestras aulas y nuestros hogares, nos vemos obligados a darnos cuenta de que la vida funciona mejor cuando podemos depender unos de otros.

Padres: cuando les dicen a sus hijos que se laven las manos, no solo digan que necesitan hacerlo para mantenerse saludables o mantener a la familia sana.

Díganles que necesitan lavarse las manos para mantener a todo el mundo saludable y expliquen por qué. Entonces, tal vez dejen una nota para un vecino anciano preguntándole si necesita alguna ayuda.

Los gérmenes, como el amor y el cuidado, se mueven entre nosotros. Ser consciente de lo primero es una forma de compartir lo último.

Elissa Strauss escribe sobre la política y la cultura de la paternidad.