CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Lo que nos estamos perdiendo sobre la edad y la presidencia

Por David M. Perry

Nota del editor: David M. Perry es periodista e historiador. Es asesor académico senior en el Departamento de Historia de la Universidad de Minnesota. Sígalo en Twitter. Las opiniones expresadas aquí son las del autor. Lea más artículos de opinión en CNN.

(CNN Español) — A medida que las elecciones presidenciales de 2020 se han reducido a tres hombres de 70 años, con cada uno experimentando, seguramente, los cambios en el cuerpo y la mente que la edad nos trae a todos si tenemos la suerte de vivir tanto tiempo, una cosa ha quedado clara: esta será la elección presidencial más «capacitista» en, al menos, la historia moderna de Estados Unidos. El “capacitismo” es el estigma o la discriminación basada en las percepciones sobre la discapacidad, sean correctas o no. Es tan pernicioso, penetrante y generalizado como cualquier otra ideología perjudicial como el sexismo o el racismo (y, de hecho, a menudo estas ideologías se cruzan). Hoy, tenemos tres candidatos cuyos comportamientos, cuerpos o historiales de salud los convierten en blancos probables de los ataques.

Nuestros prejuicios sobre las discapacidades físicas y mentales son un terreno fértil para que los políticos rivales planten semillas de dudas sobre sus oponentes, jugando con nuestros peores temores sobre nuestro propio envejecimiento y vulnerabilidad y, en última instancia, oscureciendo el hecho de que ha habido muchos presidentes discapacitados: Lincoln tenía depresión severa, Franklin D. Roosevelt, por supuesto, usó una silla de ruedas y es la razón por la que gran parte de la Casa Blanca es accesible. Y aunque, de hecho, hay muchas condiciones de discapacidad que podrían no ser acomodadas razonablemente en la Oficina Oval, una campaña basada en insinuaciones, burlas y difamaciones sobre discapacidad hará que sea mucho más difícil tener conversaciones difíciles sobre la aptitud de estas personas grandes que están buscando el cargo más alto en la tierra.

Desde las elecciones de 2016, muchos liberales han alegado, con demasiada frecuencia, que Donald Trump está experimentando síntomas activos de enfermedad mental, o experimentando un deterioro cognitivo relacionado con la edad. Hace unas semanas, el corazón de Bernie Sanders era el centro de atención, cuando el senador se negó a publicar registros médicos adicionales (aunque publicó algunos) después de sufrir un ataque cardíaco al principio de su campaña. Ahora, con Joe Biden aparentemente a punto de apoderarse de la nominación demócrata, tanto los partidarios y expersonal de Sanders, como el propio presidente y su equipo de campaña a través de un video manipulado, están haciendo afirmaciones sin fundamento sobre la aptitud mental del exvicepresidente. El comportamiento de Trump es una continuación de sus ataques contra la salud de Hillary Clinton en 2016, cuando se reveló como el candidato a presidente más “capacitista” en la historia de Estados Unidos.

Es posible que estos candidatos tengan problemas de salud que no conocemos. Los cuerpos cambian. Todos envejecemos. Pero Biden siempre ha tartamudeado (lo que puede manifestarse en todo tipo de patrones de habla no estándar), y el ataque cardíaco no le ha impedido a Sanders realizar una actividad vigorosa en los últimos meses. Las cuestionables declaraciones de Donald Trump no deberían sorprendernos porque sea un hombre mayor, ya que siempre ha sido un mentiroso egoísta. La patología casual de los comportamientos observados por estos hombres no nos ayudará a juzgar si están listos para ser presidentes. Sin embargo, burlarse de ellos alertará a las personas discapacitadas en su vecindario, algunas de las cuales pueden tener condiciones que no son visibles, como una enfermedad mental, de que usted considera riesgosas tales condiciones.

Las personas con discapacidad trabajan en todas las industrias del mundo, a veces, buscando adaptaciones razonables, aunque a menudo se las obliga a guardar el secreto para evitar los juicios de las personas que las rodean.

Aun así, aunque hombres discapacitados hayan sido presidentes, y probablemente lo sean en los próximos cuatro años dada la edad de los principales contendientes, no todas las discapacidades pueden adaptarse fácilmente para todos los trabajos. Desde la elección de Trump, ya que he perdido amigos acerca de si es apropiado o necesario participar en insultos por discapacidad para explicar su conducta, he pensado mucho en una famosa reunión entre el periodista de la CBS Lesley Stahl y el presidente Ronald Reagan en 1986. Ella dice que le dijeron que no hiciera preguntas, y que el presidente, cuando lo conoció, claramente no tenía idea de dónde estaba o qué estaba pasando.

En retrospectiva, esto bien pudo haber sido una manifestación de la enfermedad de Alzheimer que finalmente lo mató. Pero una vez que Reagan volvió a enfocarse, Stahl decidió no revelar lo que había visto y experimentado. Creo que fue un error. Después de todo, cuando mis padres llegaron a la edad de estos candidatos presidenciales, mi madre había fallecido y mi padre ya no podía trabajar. No podemos pretender que el envejecimiento sea simple o que llegue sin complicaciones.

En cambio, aquellos de nosotros, que quisiéramos saber si los candidatos están realmente a la altura del trabajo sin caer en el “capacitismo”, debemos enhebrar la aguja entre el estigma y el silencio, confiando en informes de primera mano y testimonios de testigos oculares. Los reporteros necesitan informar sobre lo que observan, si un incidente alcanza lo que yo he llamado «estándar de Stahl». Si Trump da una respuesta incoherente, los periodistas no deberían editarla para que tenga sentido. Lo mismo ocurre si Biden es evidentemente inconsciente de la realidad, o si Sanders demuestra algún tipo de deterioro físico.

Pero nosotros, como consumidores de medios, debemos estar en guardia. El “capacitismo” vende. Atacar a un rival como no apto para liderar por motivos de discapacidad, será una tentación irresistible para las campañas presidenciales a medida que se desarrollen.

Puede que no sea posible mantenerlo fuera de la campaña presidencial de 2020. Pero recuerde que es poco probable que el presidente, el exvicepresidente y el senador restante tomen nota cuando se burlen de sus aparentes discapacidades. Pero, por otro lado, su familia, amigos y compañeros de trabajo con discapacidades lo notarán absolutamente. Si no puede hacerlo mejor por el bien de nuestros políticos, hágalo mejor por ellos, incluso si los propios candidatos no lo hacen.